CÓMO ESTÁ EL GÉNERO…

– Buenas. Venía a apuntarme a natación.

+ Hola, buenas tardes. Aquí tiene el formulario y los horarios.

– Perfecto. Muchas gracias.

+ ¿Natación para embarazadas? ¿es para su mujer?

– Es para mí.

+ ¿Cómo que para usted? ¿Me está tomando el pelo, caballero?

– En absoluto. Y no se dirija a mí con ese término. A pesar de mi aspecto, soy una mujer embarazada en el cuerpo de un hombre.

+ Claro. Y el hecho de que la natación para embarazadas cueste la mitad que el resto de clases, no tiene relación alguna con su “sentir interior” ¿verdad?

– Su actitud empieza a resultar profundamente ofensiva. Bastante duro es tener que vivir en esta prisión falomórfica, como para, encima, sufrir su trato vejatorio y transfóbico.

+ Pero si es que parece usted el hermano perdido de Bud Spencer…

¿Y? ¿Es que por ser mujer tengo que vivir de acuerdo a los cánones fascistas de belleza impuestos por esta sociedad heteropatriarcal? ¿mi barba no le parece femenina? ¡Soy la Frida Kahlo que no pudísteis quemar!

+ Pero si a esa señora no la quemaron…

– ¡Pues me da igual! ¡Exijo mi derecho a estar embarazada! El género tiene que dejar de ser una imposición social. Yo elijo lo que quiero ser. Usted no es quien para juzgarme.

+ Vamos a ver, hombre de dios. A mí como si quiere usted ser primera bailarina del Bolsoi, pero lo del embarazo… ¿Algún médico certifica su estado?

– ¡Ah! Lo que faltaba… ¿Pide un certificado médico a todas las embarazadas o sólo a las que tenemos barba? ¿Pero qué se ha creído?

+ En esa barriga no hay ningún bebé.

¿Bebé? Un feto no es un bebé, ni una persona…

+ ¿Y qué es el suyo, en este caso? ¿Gases?

– Los embarazos psicológicos son perfectamente naturales, se dan en muchas especies en la naturaleza. Deberían estar reconocidos como un derecho…

+ A mí no me engaña, oiga. Ni mujer encerrada en el cuerpo de Paquirrín, ni leches. Que casi se queda usted vizco cuando han pasado por aquí las chicas de natación sincronizada.

– ¿No le he dicho que soy lesbiano…?

+ Márchese de aquí inmediatamente o llamo a la policía.

– ¿Y si le digo que desciendo de los sefardíes expulsados en el s.XV? ¿No me van a hacer ningún descuento? Aunque sea en la matrícula, hombre… ¡Es una deuda histórica! ¡Me lo deben…!

+ ¡¡FUERA!!

ANA PAVÓN

 

PAV1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies