LA TELEVISIÓN BASURA ES VENENO PARA TU ESPÍRITU

“El suicidio más acostumbrado en nuestro tiempo consiste en pegarse un balazo en el alma”. Nicolás Gómez Dávila. En su afán por vender productos televisivos que generen audiencias multitudinarias, algunas cadenas televisivas Continuar >>

CAMISA AZUL

En 1966 Jaime Campmany, columnista habitual en ABC desde 1977, publicó un célebre artículo en ‘Arriba’ sobre camisas azules que, según su hijo, fue malinterpretado por los falangistas de la época. Hoy Continuar >>

¿Y POR QUÉ NO?

“Muere David Rockefeller, y se leen y escuchan “historias” ¿increíbles?, que ese individuo fundido en platino era un reptil cubierto de piel, que sus ojos cambiaban de luminosidad y color en segundos… Continuar >>

DERECHOS Y LIBERTADES. LA MENTIRA PROPAGANDÍSTICA DEL FASCISMO TIRÁNICO

En un artículo publicado en El Cadenazo, que se titulaba “Autocrítica para salir fuera de la caverna”, hicimos pública nuestra opinión sobre una extendida, y a nuestro entender, errónea, actitud de la Continuar >>

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMISTÁN

Se suele entender por Síndrome de Estocolmo, el transtorno sicológico que se produce en una persona secuestrada cuando termina por mostrarse comprensiva y empatizar con sus secuestradores. Por extensión, suele aplicarse a Continuar >>

LA GUERRA QUE VENDRÁ

Conforme se manifiesta con mayor claridad que la crisis económica no va a encontrar una solución satisfactoria, menos aún por parte de las clases políticas y financieras occidentales que la han provocado Continuar >>

NACER PARA NUNCA MORIR

“En Italia, compañeros, en Italia sólo había un socialista capaz de guiar al pueblo hacia la revolución: Benito Mussolini” LENIN A dos años vista del primer centenario, hoy es el aniversario de Continuar >>

 

CARTA A UN SOPLAPOLLAS

ant5

Querido compatriota:

Espero que al recibo de la presente te encuentres bien. Sé que te parecerá extraño recibir una carta escrita desde esta Isla Patriota de la Disidencia, tan lejana a tu Democrático y Soplapollas Estado de Derecho y del Revés.

Aunque te choque mi extraña forma de hablar cuando, por ejemplo, sigo llamando España a lo que tú llamas Estepaís, te aseguro que te comprendo mejor de lo que te imaginas y que me hago cargo del difícil momento que estás pasando.

Sé que cuando te dijeron que había que ser tolerante, te pareció un buen consejo. Suena bien eso de la tolerancia. Y decidiste ser un ejemplo. El más tolerante de todos.

Toleraste aberraciones y los aberrantes te felicitaron por tus tragaderas. Celebraste Desfiles del Orgullo Tolerante. Y Días Internacionales de la Tolerancia y la Vacuidad . Y acudiste a Jornadas Mundiales de Superficialidad y Tolerancia. Y estabas contento al principio.

Cuando te diste cuenta de que la tolerancia era el nombre que tus amos daban a la cobardía, a la hipocresía y al gregarismo, ya era demasiado tarde.

Te dijeron que había que abrir las fronteras y te pareció un buen consejo. Te apuntaste al Club Lacrimógeno para el Desarme Moral. Y te hiciste socio supernumerario de Gilipollas Sin Fronteras. Y al principio estuviste orgulloso de tu comportamiento solidario.

Cuando te diste cuenta de que la multicultura era el nombre que tus amos daban a la aniquilación y a la decadencia, ya era demasiado tarde.

Te enseñaron a avergonzarte de tu Historia. Y te pareció de buen tono admirar a naciones ajenas, tan modernas y avanzadas. Y en las tertulias pasabas por erudito al deplorar el atraso secular de tu Patria. Y los mediocres te aplaudían. Y a ti te gustaba. Al principio.

Cuando te diste cuenta de que tus amos sólo pretendían convertirte en un traidor útil para sus fines, ya era demasiado tarde.

Te convencieron de que algunas regiones, por el hecho de hablar un dialecto propio o de que sus labriegos vistiesen de un modo distinto a los labriegos de otras comarcas, tenían derecho a abandonar el proyecto común por el que lucharon tus ancestros.

Y, aunque en el fondo sabías que era escupir sobre la tumba de tus padres, no moviste un dedo para impedir la disolvente insolencia aldeana.

Cuando te diste cuenta de que tu omisión era complicidad criminal, ya era demasiado tarde.

Te dijeron que lo civilizado y democrático era ser pacifista. Y te pareció un buen consejo. Enseñaste a tus hijos a horrorizarse ante la violencia sin tener en cuenta la justicia o injusticia de la misma. Les educaste ajenos a cualquier concepto de honor y los convertiste en unos pusilánimes afeminados.

Cuando los invasores que acogiste degollaron a tus hijos en el nombre de profetas sicópatas y remotos, te diste cuenta de que el pacifismo que tus amos te inculcaron no era más que debilidad y cobardía para dominarte. Pero ya era demasiado tarde.

Ahora, cuando tus amos te repiten machaconamente que eres libre mientras te explotan con salarios de miseria y te engañan con sus burdas tramoyas electorales para perpetuar tu esclavitud, te das cuenta de que ya es demasiado tarde.

En otras circunstancias, te ofrecería un puesto de combate al lado de los proscritos que no comulgamos con las hebraicas ruedas de molino de tus amos, pero me temo que hace mucho tiempo que asumiste tu resignación de esclavo feliz y ya es demasiado tarde para que cambies.

Así que, ahora, te jodes.

J.L. Antonaya

 

ant5