EL TRANSCABESTRO

– Hola Pochi, cuánto tiempo, ¿Qué tal?

– ¡Cuca!, Qué alegría, no te había conocido. Como ya no estás tan delgada…

– Ay, hija, los nervios, ya sabes, con el estrés me da por comer. Tú en cambio estás muy guapa. No pareces ni tú.

– Ay, hija, gracias. ¿Y Paco? ¿Sigue con su empresa?

– Ahí sigue el pobre, luchando. Lo de los cursos de formación, cada vez está peor. Este año ni siquiera hemos podido ir a Isla Mauricio como otras veces y nos hemos tenido que quedar en Biarritz, Y pensar que hay gente que va diciendo que si Paco no fuera dirigente de Comisiones Obreras no le iría tan bien.

– La envidia, que es muy mala.

– Ya te digo. Por cierto, ¿Y Manolo?

– Pues, con lo de su tratamiento, ha tenido que dejarle la gestión de los negocios a Borja Mari, nuestro chico mayor. Hoy, sin ir más lejos, le tiene que sustituir en tres consejos de administración. Esto es un no parar.

– Ah, no sabía nada ¿está enfermo?

– Ni mucho menos. Nos ha dicho nuestro terapeuta que considerar lo de Manolo una enfermedad es una actitud retrógrada y heteropatriarcal. No, qué va, lo que pasa es que ha descubierto hace poco que es transespecie.

– Ah, vaya. Me vas a perdonar, pero es que últimamente me conecto muy poco, ¿Qué es eso de transespecie? ¿Se está quedando calvo?

– No, hija, verás. Resulta que según nuestro terapeuta, que aunque es de Podemos, ha leído bastante, lo que le pasa a Manolo es que es un toro retinto atrapado en un cuerpo de hombre. Un drama, no te creas. Lo que pasa es que hasta ahora, había reprimido su verdadera naturaleza por la presión de una sociedad machista y etnocéntrica.

– ¡Ostras!. ¿Y qué estáis haciendo?

– Pues un tratamiento a base de hormonas vacunas. Muy ecológico y exclusivo, por supuesto. Tenemos un certificado de Greenpeace donde se dice que ninguna vaca ha sufrido acoso machista cuando le han extraído las hormonas ésas.

– Ah, menos mal. ¿Y tiene para mucho tiempo?

– Pues nos ha dicho que hasta que se le desarrollen las pezuñas, por ejemplo, pueden pasar varios años, pero se puede acelerar el proceso con cirugía. Huy, qué tarde. Precisamente he quedado ahora con el terapeuta podemita en un motel de aquí al lado.

– ¿En un motel?

– Sí. Es que, para ayudar a Manolo en su proceso de torificación, vamos a empezar a ponerle los cuernos.

J.L. Antonaya

 

ant-02

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies