EL NIÑO QUE QUERÍA SER CABRA

Erase una vez que se era un niño normal. Cada mañana, entre atisbos de claridad y mantas que se ordenaban correlativamente con la sábana, recibía un beso de su madre con palabras Continuar >>

VALLISOLETANOS CAMINO DE EL ALTO DEL LEÓN

Los muchachos de Castilla dejaron la miés dorada Y por los caminos blancos se fueron a la montaña Camisas, color de cielo bayonetas, color de plata Y en el pecho cinco flechas Continuar >>

POR UNOS CUESCOS Y CUESCAS IGUALITARIOS E IGUALITARIAS

Circula por Internet un cartel insoportablemente machista y discriminatorio, creado en la sucia y primitiva mente de algún fachalócrata y, con toda seguridad, seguidor de El Fary, que hiere profundamente la sensibilidad Continuar >>

CAMBIO CLIMÁTICO, ECOLOGÍA Y ORGANIZACIONES DEL ÁREA

El calentamiento global avanza imparable. Los expertos anuncian un incremento de la temperatura media del planeta de 8 grados en pocos años. Madrid tendrá entonces el clima de Las Vegas, que está Continuar >>

¿POR QUÉ YA CASI NO HAY POETAS NI GUERREROS?

La poesía y la guerra nacieron juntas. Cuando el hombre tantea la muerte, siente indefectiblemente la necesidad de vincularse a algo más elevado que él mismo, superándola. Los pueblos indoeuropeos nos han Continuar >>

CARTA ABIERTA A NUESTRA “LIMPIA, FIJA Y ESPLENDOROSA” RAE

En primer lugar, mi agradecimiento por la labor que realiza la totalidad del personal de la RAE (¡chupiiii! No me ha hecho falta escribir los/las miembros/miembras -entiéndanme… suena fatal y restringe el Continuar >>

“HATER”

En la neolengua que nos azota, plena de anglicismos, ha surgido un nuevo palabro: “Hater”. En castellano, lengua en expansión en el mundo y en retroceso en España, sería “odiador” y hace Continuar >>

 

¿”HAZTE OÍR” TIENE PENE?

ant8

Todos los aficionados a la Tauromaquia hemos tenido que sufrir, en alguna ocasión, a ese toro que tiene una salida al ruedo prometedora, y muestra, al inicio de la lidia, una embestida clara ante el capote pero que luego flojea ante el caballo, se duele en banderillas, mansea peligrosamente ante la muleta, poniendo en apuros al diestro, y se acaba aculando en tablas para, al final, tener que ser descabellado de forma poco lucida, entre la impaciencia y desencanto del respetable.

Con “Hazte Oir” y su autobús contra el dogma elegetebollero de género y génera ha pasado algo parecido a lo de ese toro que va de más a menos: Al principio, el hecho de proclamar los elementales y perogrullescos hechos biológicos de que los niños tienen pilila y las niñas chochete, ha sido un soplo de aire fresco en la letrina asfixiante de la inquisición hipócritamente correcta.

Todos los talibanes, marisabidillas y grandes rabinos de la sacrosanta dogmática progre, desde las cifus más pijas a las podemitas más hirsutas, pasando por toda suerte de mariposones radiofónicos, y bufones televisivos se han escandalizado histéricamente ante la proclamación de que el emperador va desnudo y, además, tiene polla.
Esta unánime reacción de la progredumbre de derechas e izquierdas contra la más elemental de las constataciones de la Naturaleza, ha puesto de manifiesto lo acertado de la campaña y lo peligroso que resulta, en el tiempo de la mentira, proclamar cualquier verdad, por obvia e inocente que sea.
Lo que pasa es que, si uno decide plantar cara al Gran Hermano y a su Neolengua y Doblepensar, debe saber que la Policía del Pensamiento Progre no le dará cuartel.

En el régimen que encarcela a unos españoles por proclamar en un cubil separatista que Cataluña es España, decir que el cielo es azul, que por la noche no hace sol o que Rajoy es una desgracia, empieza a ser peligroso.
Y a los monaguillos de Hazte Oir les falta casta y trapío para aguantar el castigo con una mínima entereza.
Igual que el toro manso, han empezado a acularse en tablas y a intentar congraciarse con el sanedrín hijoputesco adoptando como propia una de sus fobias más obsesivas, la del antifranquismo.

Y es que, en su propaganda respondiendo a la represión arcoiris, han puesto la foto de un par de niños saludando brazo en alto al multicolor trapo julandrón. Se trata de un montaje fotográfico sobre una foto de unos niños en la posguerra saludando a un retrato del Caudillo. Pretenden así equiparar el régimen de Franco con la actual tiranía de la dogmática de género. Es una forma de hacerles un guiño a sus verdugos: “Hey, fijaos, nosotros también odiamos a Franco, ¿lo veis? ¿LO VEIS? Porfa, Rita, no queremos arder como en el treinta y seis.”

Vamos a ver, capullines de sacristía: Los mastuerzos que tenéis enfrente, no van a respetaros porque mostréis vuestra cobardía intrínseca en el reflejo natural de la derecha meapilas de nadar y guardar la ropa.
Cuando los antecesores de los podemitas empezaron a quemar conventos y a “pasear” católicos, hubo lamecirios que en lugar de levantar una bandera de rebeldía en el Cuartel de la Montaña, se metieron debajo de la cama esperando que amainase el temporal. Y, claro, acabaron en la cuneta o en la tapia de algún cementerio.

Los del Cuartel también cayeron, pero luchando. Ya sé que vuestra mojigatería intelectual no lo entenderá nunca, pero esa es la diferencia que hay entre vosotros y nosotros.
La misma que la que hay entre el toro que muere con bravura embistiendo al matador y el cabestro tristemente apuntillado por un matarife. So gilipollas.

J.L. Antonaya

 

ant8