LA TELEVISIÓN BASURA ES VENENO PARA TU ESPÍRITU

“El suicidio más acostumbrado en nuestro tiempo consiste en pegarse un balazo en el alma”. Nicolás Gómez Dávila. En su afán por vender productos televisivos que generen audiencias multitudinarias, algunas cadenas televisivas Continuar >>

CAMISA AZUL

En 1966 Jaime Campmany, columnista habitual en ABC desde 1977, publicó un célebre artículo en ‘Arriba’ sobre camisas azules que, según su hijo, fue malinterpretado por los falangistas de la época. Hoy Continuar >>

¿Y POR QUÉ NO?

“Muere David Rockefeller, y se leen y escuchan “historias” ¿increíbles?, que ese individuo fundido en platino era un reptil cubierto de piel, que sus ojos cambiaban de luminosidad y color en segundos… Continuar >>

DERECHOS Y LIBERTADES. LA MENTIRA PROPAGANDÍSTICA DEL FASCISMO TIRÁNICO

En un artículo publicado en El Cadenazo, que se titulaba “Autocrítica para salir fuera de la caverna”, hicimos pública nuestra opinión sobre una extendida, y a nuestro entender, errónea, actitud de la Continuar >>

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMISTÁN

Se suele entender por Síndrome de Estocolmo, el transtorno sicológico que se produce en una persona secuestrada cuando termina por mostrarse comprensiva y empatizar con sus secuestradores. Por extensión, suele aplicarse a Continuar >>

LA GUERRA QUE VENDRÁ

Conforme se manifiesta con mayor claridad que la crisis económica no va a encontrar una solución satisfactoria, menos aún por parte de las clases políticas y financieras occidentales que la han provocado Continuar >>

NACER PARA NUNCA MORIR

“En Italia, compañeros, en Italia sólo había un socialista capaz de guiar al pueblo hacia la revolución: Benito Mussolini” LENIN A dos años vista del primer centenario, hoy es el aniversario de Continuar >>

 

UN CUENTO DANTESCO

ant9

 

Los ululantes lamentos de la pálida multitud cesaron cuando, al fin, vieron aparecer la Barca.
Como una sombra más negra que la misma Oscuridad, se deslizaba silenciosa hacia la lúgubre orilla del Aqueronte en la que las almas condenadas aguardaban. De la oscura nave saltó a tierra una figura ominosa y tétrica que, con voz tonante, habló a los Viajeros:

– Buenas noches, señoras y señores, bienvenidos al Gran Crucero. Mi nombre es Caronte y seré su guía durante la travesía. Por favor, vayan subiendo a bordo sin amontonarse. Muy bien. Para facilitar el desembarco, los viajeros cuyo destino sea el Primer Círculo que se queden por aquí. Les recuerdo que el Primer Círculo es también conocido como Limbo. Para gilipollas sin malicia, ya saben ¿Sólo tres? No, señorita, creo que usted se dirige al Segundo Círculo, el de los lujuriosos, pase por este lado. Gracias. ¿Algún lujurioso más? ¿Usted también señora? ¡A su edad!, en fin, póngase ahí junto al cardenal. Vale. Muy bien. Ahora los del Tercer Círculo, glotones y golosos, no, usted no. Ya sé que es aficionado a las mariscadas, pero los liberados sindicales deben ponerse al fondo, junto a los diputados y los periodistas. Ustedes no se apean hasta el Octavo Círculo, el de los embaucadores. Pueden sentarse porque todavía les queda un rato. ¿Los demás tienen claro su destino? Los que tengan alguna duda pueden consultar la Guía Dantesca que encontrarán debajo de sus asientos, junto al pack de bienvenida. A ver, el caballero que levanta la mano ¿en qué puedo ayudarle?

– Verá, yo es que he llegado tarde y no me han dado el billete con el destino.

– A ver, déjeme que consulte un momento mi tablet ..¿A qué se dedicaba usted?

– Yo era magistrado del Tribunal Superior de Cataluña.

– Ah, ya veo. Verá, es que con ustedes hay un problema de última hora. Normalmente lo alojaríamos en el Octavo, junto a proxenetas, embaucadores, cargos públicos corruptos, hipócritas y consejeros fraudulentos, pero es que esta mañana nos ha llegado una circular que, tras valorar la sentencia contra Arturo Mas y compararla con la de Blanquerna los cambia de ubicación. Quédese al fondo y yo le aviso.

– Ah ¿y dónde me llevan entonces?

– Muy cerquita, no se preocupe. Al Noveno Círculo. Bueno, espero que tengan una feliz travesía. Pueden ir apagando sus cigarrillos y agarrando los remos. Partimos en cinco minutos.

J.L. Antonaya

 

ant9