EL NIÑO QUE QUERÍA SER CABRA

Erase una vez que se era un niño normal. Cada mañana, entre atisbos de claridad y mantas que se ordenaban correlativamente con la sábana, recibía un beso de su madre con palabras Continuar >>

VALLISOLETANOS CAMINO DE EL ALTO DEL LEÓN

Los muchachos de Castilla dejaron la miés dorada Y por los caminos blancos se fueron a la montaña Camisas, color de cielo bayonetas, color de plata Y en el pecho cinco flechas Continuar >>

POR UNOS CUESCOS Y CUESCAS IGUALITARIOS E IGUALITARIAS

Circula por Internet un cartel insoportablemente machista y discriminatorio, creado en la sucia y primitiva mente de algún fachalócrata y, con toda seguridad, seguidor de El Fary, que hiere profundamente la sensibilidad Continuar >>

CAMBIO CLIMÁTICO, ECOLOGÍA Y ORGANIZACIONES DEL ÁREA

El calentamiento global avanza imparable. Los expertos anuncian un incremento de la temperatura media del planeta de 8 grados en pocos años. Madrid tendrá entonces el clima de Las Vegas, que está Continuar >>

¿POR QUÉ YA CASI NO HAY POETAS NI GUERREROS?

La poesía y la guerra nacieron juntas. Cuando el hombre tantea la muerte, siente indefectiblemente la necesidad de vincularse a algo más elevado que él mismo, superándola. Los pueblos indoeuropeos nos han Continuar >>

CARTA ABIERTA A NUESTRA “LIMPIA, FIJA Y ESPLENDOROSA” RAE

En primer lugar, mi agradecimiento por la labor que realiza la totalidad del personal de la RAE (¡chupiiii! No me ha hecho falta escribir los/las miembros/miembras -entiéndanme… suena fatal y restringe el Continuar >>

“HATER”

En la neolengua que nos azota, plena de anglicismos, ha surgido un nuevo palabro: “Hater”. En castellano, lengua en expansión en el mundo y en retroceso en España, sería “odiador” y hace Continuar >>

 

UN CUENTO DANTESCO

ant9

 

Los ululantes lamentos de la pálida multitud cesaron cuando, al fin, vieron aparecer la Barca.
Como una sombra más negra que la misma Oscuridad, se deslizaba silenciosa hacia la lúgubre orilla del Aqueronte en la que las almas condenadas aguardaban. De la oscura nave saltó a tierra una figura ominosa y tétrica que, con voz tonante, habló a los Viajeros:

– Buenas noches, señoras y señores, bienvenidos al Gran Crucero. Mi nombre es Caronte y seré su guía durante la travesía. Por favor, vayan subiendo a bordo sin amontonarse. Muy bien. Para facilitar el desembarco, los viajeros cuyo destino sea el Primer Círculo que se queden por aquí. Les recuerdo que el Primer Círculo es también conocido como Limbo. Para gilipollas sin malicia, ya saben ¿Sólo tres? No, señorita, creo que usted se dirige al Segundo Círculo, el de los lujuriosos, pase por este lado. Gracias. ¿Algún lujurioso más? ¿Usted también señora? ¡A su edad!, en fin, póngase ahí junto al cardenal. Vale. Muy bien. Ahora los del Tercer Círculo, glotones y golosos, no, usted no. Ya sé que es aficionado a las mariscadas, pero los liberados sindicales deben ponerse al fondo, junto a los diputados y los periodistas. Ustedes no se apean hasta el Octavo Círculo, el de los embaucadores. Pueden sentarse porque todavía les queda un rato. ¿Los demás tienen claro su destino? Los que tengan alguna duda pueden consultar la Guía Dantesca que encontrarán debajo de sus asientos, junto al pack de bienvenida. A ver, el caballero que levanta la mano ¿en qué puedo ayudarle?

– Verá, yo es que he llegado tarde y no me han dado el billete con el destino.

– A ver, déjeme que consulte un momento mi tablet ..¿A qué se dedicaba usted?

– Yo era magistrado del Tribunal Superior de Cataluña.

– Ah, ya veo. Verá, es que con ustedes hay un problema de última hora. Normalmente lo alojaríamos en el Octavo, junto a proxenetas, embaucadores, cargos públicos corruptos, hipócritas y consejeros fraudulentos, pero es que esta mañana nos ha llegado una circular que, tras valorar la sentencia contra Arturo Mas y compararla con la de Blanquerna los cambia de ubicación. Quédese al fondo y yo le aviso.

– Ah ¿y dónde me llevan entonces?

– Muy cerquita, no se preocupe. Al Noveno Círculo. Bueno, espero que tengan una feliz travesía. Pueden ir apagando sus cigarrillos y agarrando los remos. Partimos en cinco minutos.

J.L. Antonaya

 

ant9