ARCO IRIS, JUDÍOS Y OLLAS DE ORO

Los de mi generación – preLogse, preTelebasura- tenemos un primer recuerdo del arco iris asociado a un refrán: “Cuando llueve y hace sol, sale el arco del Señor. Cuando llueve y hace Continuar >>

LEVIATÁN

Hace unos días comentaba junto a un grupo de amigos hasta qué punto los modernos medios de transmisión de datos, de los cuales nos valemos a diario para comunicarnos, entretenernos, informarnos, etc., Continuar >>

OTRO CRIMEN DE LOS BUENOS EN PAPEL

Ya os comentamos en un artículo el año pasado que pronto serían públicos -este año prescribe el “secreto”- los Archivos Secretos de aquella vergüenza llamada Los Juicios de Nüremberg. Como suele ser Continuar >>

LAS PAJAS EN EL OJO AJENO

Han tardado poco, pero que muy poquito, los pijo-comunistas, en adjudicarse la propiedad del orbe. Las grandes capitales de España, en las que gobiernan desde hace dos años -recordémoslo, sin haberlas ganado Continuar >>

LA TAUROMAQUIA Y LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

  A mi no me gusta la tauromaquia. Si me gusta y mucho su idioma. Hay expresiones que gracias al idioma y la cultura taurina, definen mejor que nadie la realidad del Continuar >>

¡FELIZ DIES NATALIS SOLIS INVICTI!

¡Feliz Solsticio! Honra a tus dioses. Celebra la adversidad. Festeja los lazos de sangre y suelo. Únete en camaradería. Muere y renace un año más. Honra al Sol. ¡Salve et Victoria! A. Continuar >>

A RAHOLA LE PLANTAN UN PINO

No quisiera que algún lector confundiera el titular de este pequeño comentario, con esa soez expresión de “plantar un pino” y pensara que estoy haciendo apología para que defequen sobre la independentista Continuar >>

 

MALAGUEÑAS

ALB9

Porque me veas con otra,
no dudes de mi querer.
La sangre se da mil veces,
y el corazón, una vez.
No vuelvo a verte en la vida,
ni por tu calle a pasar.
Tu carita con la mía
no se vuelven a juntar.
Los siete sabios de Grecia
no saben lo que yo sé…
Las fatigas y el tiempo
me lo hicieron aprender.
Yo pensaba haber cogido
la naranja y el azahar…
Con hacer leña del tronco
me tuve que contentar.

Las penas que tú me das
son penas y no son penas,
que tienes cositas malas
y tienes cositas buenas.

Si te quise, no lo sé;
si me quisiste, tampoco…
Pues borrón y cuenta nueva:
yo con otra, y tú con otro.

No te pongas a pensar
en lo que nos ha pasado…
Y, si a la gente le pesa,
que nos quiten lo bailao…

Por querer a una mujer
un hombre perdió la vida.
Y aquella mujer perdió…
la diversión que tenía.

A la orillita del río
me pongo a considerar:
mis penas son como el agua,
que no acaba de pasar.

Publica la enfermedad
aquel que espera el remedio.
Yo no pregono mis males,
porque curarme no quiero.
A la Virgen de los Reyes
de rodillas le pedí,
serrana, que me quisieras
o yo te olvidara a ti.
No sólo canta el que canta,
que también canta el que llora…
No hay penita ni alegría
que se quede sin su copla.
Desde la una a la una,
desde las dos a las dos,
son las veinticuatro horas,
que te estoy queriendo yo.
Han alargado tu calle,
que ahora llega hasta la plaza,
y antes no llegaba más
que a la puerta de tu casa.

Este querer que te tengo
me tié que costar la vía…
Si no me quieres, de pena;
si me quieres, de alegría.

Por toas partes se va a Roma,
dice un antiguo refrán.,
Y yo, por toítas partes,
voy a tu casa a parar.

Ya te lo decía yo
que aquello se acabaría,
que en la casa de los pobres
dura poco la alegría.

Cuando me miras, me matas…
Y si no me miras, más.
Son puñales que me clavas
y los vuelves a sacar.

Cuando me pongo a cantar,
me salen, en vez de coplas,
las lágrimas de los ojos
los suspiros te la boca.

Bendita sea mi tierra.
Bendita sea Sevilla.
Sevilla tiene a Triana.
Triana tiene a mi niña.
¿Para qué quieren oír
y para qué quieren ver
oídos que no la escuchan,
ojitos que no la ven?
Te quiero, porque te quiero,
no por interés ninguno;
dinero sin gusto es ná,
y el gusto siempre es el gusto.
La Virgen de la Esperanza,
aquella que está en San Gil,
aquella Señora sabe
lo que yo te quiero a ti.
Mi mal no tiene remedio;
ésta sí que es la verdad…
Tus ojos, chiquilla, han sido
causa de mi enfermedad.

Con toíto lo que puede
el Señor del Gran Poder,
me dijo que no podía
curarme de tu querer.

Lloraba gotas de sangre,
y mis lágrimas bebía
porque no supiera nadie
lo que por ti padecía.

A mi mare, en la agonía,
le juré no verte más…
Si cumplo mi juramento
la vía me va a costar.

¡Ay maresita del Carmen,
qué pena tan grande es
estar juntito del agua
y no poderla beber!

Camino que no es camino
de más está que se emprenda,
porque más nos descarría
cuanto más lejos nos lleva.

Manuel Machado

 

ALB9