EL SÍNDROME DE ESTOCOLMISTÁN

Se suele entender por Síndrome de Estocolmo, el transtorno sicológico que se produce en una persona secuestrada cuando termina por mostrarse comprensiva y empatizar con sus secuestradores. Por extensión, suele aplicarse a Continuar >>

LA GUERRA QUE VENDRÁ

Conforme se manifiesta con mayor claridad que la crisis económica no va a encontrar una solución satisfactoria, menos aún por parte de las clases políticas y financieras occidentales que la han provocado Continuar >>

NACER PARA NUNCA MORIR

“En Italia, compañeros, en Italia sólo había un socialista capaz de guiar al pueblo hacia la revolución: Benito Mussolini” LENIN A dos años vista del primer centenario, hoy es el aniversario de Continuar >>

EL CASOAISLADISMO PERTURBATUS ¿SÍNDROME CONGÉNITO O EPIDEMIA?

Cuando escribo estas líneas, se ha detectado un nuevo brote de CP (Casoaisladismo Perturbatus) en la Pérfida Albión. Expertos médicos consultados por esta Redacción empiezan a sospechar que el nuevo síndrome pudiera Continuar >>

LA CUP QUIERE AMEDRENTAR AL PÁTER CUSTODIO

A nuestros lectores de EL CADENAZO, que os hemos tenido informados del bombardeo sistemático que está recibiendo el Páter Custodio en Hospitalet, Barcelona, informamos que le ha salido otro intento de intimidación. Continuar >>

ANÁLISIS INTELIGENTE DE GRAMSCI

Las universidades de todo el mundo han sido convertidas al “pensamiento único” como bien lo prescribiera Gramsci… ¿Por qué en algunos países todavía es posible el diálogo con gente de “extrema izquierda”? Continuar >>

LA DERROTA DE ESPAÑA

No sé si será impresión mía pero me angustia sobremanera la deriva de los acontecimientos en España. El Régimen del 78, que nació de una traición, la de la Cámara que debía Continuar >>

 

MALAGUEÑAS

ALB9

Porque me veas con otra,
no dudes de mi querer.
La sangre se da mil veces,
y el corazón, una vez.
No vuelvo a verte en la vida,
ni por tu calle a pasar.
Tu carita con la mía
no se vuelven a juntar.
Los siete sabios de Grecia
no saben lo que yo sé…
Las fatigas y el tiempo
me lo hicieron aprender.
Yo pensaba haber cogido
la naranja y el azahar…
Con hacer leña del tronco
me tuve que contentar.

Las penas que tú me das
son penas y no son penas,
que tienes cositas malas
y tienes cositas buenas.

Si te quise, no lo sé;
si me quisiste, tampoco…
Pues borrón y cuenta nueva:
yo con otra, y tú con otro.

No te pongas a pensar
en lo que nos ha pasado…
Y, si a la gente le pesa,
que nos quiten lo bailao…

Por querer a una mujer
un hombre perdió la vida.
Y aquella mujer perdió…
la diversión que tenía.

A la orillita del río
me pongo a considerar:
mis penas son como el agua,
que no acaba de pasar.

Publica la enfermedad
aquel que espera el remedio.
Yo no pregono mis males,
porque curarme no quiero.
A la Virgen de los Reyes
de rodillas le pedí,
serrana, que me quisieras
o yo te olvidara a ti.
No sólo canta el que canta,
que también canta el que llora…
No hay penita ni alegría
que se quede sin su copla.
Desde la una a la una,
desde las dos a las dos,
son las veinticuatro horas,
que te estoy queriendo yo.
Han alargado tu calle,
que ahora llega hasta la plaza,
y antes no llegaba más
que a la puerta de tu casa.

Este querer que te tengo
me tié que costar la vía…
Si no me quieres, de pena;
si me quieres, de alegría.

Por toas partes se va a Roma,
dice un antiguo refrán.,
Y yo, por toítas partes,
voy a tu casa a parar.

Ya te lo decía yo
que aquello se acabaría,
que en la casa de los pobres
dura poco la alegría.

Cuando me miras, me matas…
Y si no me miras, más.
Son puñales que me clavas
y los vuelves a sacar.

Cuando me pongo a cantar,
me salen, en vez de coplas,
las lágrimas de los ojos
los suspiros te la boca.

Bendita sea mi tierra.
Bendita sea Sevilla.
Sevilla tiene a Triana.
Triana tiene a mi niña.
¿Para qué quieren oír
y para qué quieren ver
oídos que no la escuchan,
ojitos que no la ven?
Te quiero, porque te quiero,
no por interés ninguno;
dinero sin gusto es ná,
y el gusto siempre es el gusto.
La Virgen de la Esperanza,
aquella que está en San Gil,
aquella Señora sabe
lo que yo te quiero a ti.
Mi mal no tiene remedio;
ésta sí que es la verdad…
Tus ojos, chiquilla, han sido
causa de mi enfermedad.

Con toíto lo que puede
el Señor del Gran Poder,
me dijo que no podía
curarme de tu querer.

Lloraba gotas de sangre,
y mis lágrimas bebía
porque no supiera nadie
lo que por ti padecía.

A mi mare, en la agonía,
le juré no verte más…
Si cumplo mi juramento
la vía me va a costar.

¡Ay maresita del Carmen,
qué pena tan grande es
estar juntito del agua
y no poderla beber!

Camino que no es camino
de más está que se emprenda,
porque más nos descarría
cuanto más lejos nos lleva.

Manuel Machado

 

ALB9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>