ISLAMOFOBIA, TERRORISMO Y SER BLANCO…

El terrorismo se define como el uso sistemático del terror para coaccionar a sociedades o gobiernos, utilizado por una amplia gama de organizaciones, grupos o individuos en la promoción de sus objetivos, Continuar >>

“DE CASTA LE VIENE AL PUJOL”

Recuperamos un artículo de 2014 de El Mundo (las hemerotecas son traidoras) que nos cuenta los orígenes de la familia Pujol y de su patriarca, a la par que nos deja perplejos Continuar >>

RECUERDA

  Estamos en territorio enemigo y nadie nos dará cuartel. Somos la bestia a batir. Nunca lo olvides. No esperes justicia de sus tribunales. Cuando condenan a unos patriotas por gritar “¡Cataluña Continuar >>

MÚSICA DEL TERCER REICH EN RADIO NACIONAL

Iba conduciendo y suena en la radio la famosa canción “Lili Marlen” en una antigua grabaciòn con voces de soldados de fondo… Casi me salgo del carril… Resula que Radio Nacional de Continuar >>

EN 1940 YA ERAN… SEIS MILLONES

El número de puestos de trabajo conseguidos por Hitler en los años de su gobierno, 6.000.000, es el Número Mantra Número Uno del “pueblo elegido” desde mediados del S. XIX. ¿Qué queréis? Continuar >>

EN HONOR AL FALLECIMIENTO DE ERNST ZUNDEL (II)

EL DELITO DE OPINION EN EL CASO DE E. ZUNDEL   Si se pregunta a cualquier gobierno democrático, y mucho más a cualquier persona de la calle, si hay delitos por mera Continuar >>

EN HONOR AL FALLECIMIENTO DE ERNST ZUNDEL (I)

Ha fallecido a los 78 años, tal como se informó el lunes 7 de agosto de 2017. Si Jordi Mota ha sido nuestro ejemplo en la lucha legal y la ética, combatiendo Continuar >>

 

MALAGUEÑAS

ALB9

Porque me veas con otra,
no dudes de mi querer.
La sangre se da mil veces,
y el corazón, una vez.
No vuelvo a verte en la vida,
ni por tu calle a pasar.
Tu carita con la mía
no se vuelven a juntar.
Los siete sabios de Grecia
no saben lo que yo sé…
Las fatigas y el tiempo
me lo hicieron aprender.
Yo pensaba haber cogido
la naranja y el azahar…
Con hacer leña del tronco
me tuve que contentar.

Las penas que tú me das
son penas y no son penas,
que tienes cositas malas
y tienes cositas buenas.

Si te quise, no lo sé;
si me quisiste, tampoco…
Pues borrón y cuenta nueva:
yo con otra, y tú con otro.

No te pongas a pensar
en lo que nos ha pasado…
Y, si a la gente le pesa,
que nos quiten lo bailao…

Por querer a una mujer
un hombre perdió la vida.
Y aquella mujer perdió…
la diversión que tenía.

A la orillita del río
me pongo a considerar:
mis penas son como el agua,
que no acaba de pasar.

Publica la enfermedad
aquel que espera el remedio.
Yo no pregono mis males,
porque curarme no quiero.
A la Virgen de los Reyes
de rodillas le pedí,
serrana, que me quisieras
o yo te olvidara a ti.
No sólo canta el que canta,
que también canta el que llora…
No hay penita ni alegría
que se quede sin su copla.
Desde la una a la una,
desde las dos a las dos,
son las veinticuatro horas,
que te estoy queriendo yo.
Han alargado tu calle,
que ahora llega hasta la plaza,
y antes no llegaba más
que a la puerta de tu casa.

Este querer que te tengo
me tié que costar la vía…
Si no me quieres, de pena;
si me quieres, de alegría.

Por toas partes se va a Roma,
dice un antiguo refrán.,
Y yo, por toítas partes,
voy a tu casa a parar.

Ya te lo decía yo
que aquello se acabaría,
que en la casa de los pobres
dura poco la alegría.

Cuando me miras, me matas…
Y si no me miras, más.
Son puñales que me clavas
y los vuelves a sacar.

Cuando me pongo a cantar,
me salen, en vez de coplas,
las lágrimas de los ojos
los suspiros te la boca.

Bendita sea mi tierra.
Bendita sea Sevilla.
Sevilla tiene a Triana.
Triana tiene a mi niña.
¿Para qué quieren oír
y para qué quieren ver
oídos que no la escuchan,
ojitos que no la ven?
Te quiero, porque te quiero,
no por interés ninguno;
dinero sin gusto es ná,
y el gusto siempre es el gusto.
La Virgen de la Esperanza,
aquella que está en San Gil,
aquella Señora sabe
lo que yo te quiero a ti.
Mi mal no tiene remedio;
ésta sí que es la verdad…
Tus ojos, chiquilla, han sido
causa de mi enfermedad.

Con toíto lo que puede
el Señor del Gran Poder,
me dijo que no podía
curarme de tu querer.

Lloraba gotas de sangre,
y mis lágrimas bebía
porque no supiera nadie
lo que por ti padecía.

A mi mare, en la agonía,
le juré no verte más…
Si cumplo mi juramento
la vía me va a costar.

¡Ay maresita del Carmen,
qué pena tan grande es
estar juntito del agua
y no poderla beber!

Camino que no es camino
de más está que se emprenda,
porque más nos descarría
cuanto más lejos nos lleva.

Manuel Machado

 

ALB9