EL NIÑO QUE QUERÍA SER CABRA

Erase una vez que se era un niño normal. Cada mañana, entre atisbos de claridad y mantas que se ordenaban correlativamente con la sábana, recibía un beso de su madre con palabras Continuar >>

VALLISOLETANOS CAMINO DE EL ALTO DEL LEÓN

Los muchachos de Castilla dejaron la miés dorada Y por los caminos blancos se fueron a la montaña Camisas, color de cielo bayonetas, color de plata Y en el pecho cinco flechas Continuar >>

POR UNOS CUESCOS Y CUESCAS IGUALITARIOS E IGUALITARIAS

Circula por Internet un cartel insoportablemente machista y discriminatorio, creado en la sucia y primitiva mente de algún fachalócrata y, con toda seguridad, seguidor de El Fary, que hiere profundamente la sensibilidad Continuar >>

CAMBIO CLIMÁTICO, ECOLOGÍA Y ORGANIZACIONES DEL ÁREA

El calentamiento global avanza imparable. Los expertos anuncian un incremento de la temperatura media del planeta de 8 grados en pocos años. Madrid tendrá entonces el clima de Las Vegas, que está Continuar >>

¿POR QUÉ YA CASI NO HAY POETAS NI GUERREROS?

La poesía y la guerra nacieron juntas. Cuando el hombre tantea la muerte, siente indefectiblemente la necesidad de vincularse a algo más elevado que él mismo, superándola. Los pueblos indoeuropeos nos han Continuar >>

CARTA ABIERTA A NUESTRA “LIMPIA, FIJA Y ESPLENDOROSA” RAE

En primer lugar, mi agradecimiento por la labor que realiza la totalidad del personal de la RAE (¡chupiiii! No me ha hecho falta escribir los/las miembros/miembras -entiéndanme… suena fatal y restringe el Continuar >>

“HATER”

En la neolengua que nos azota, plena de anglicismos, ha surgido un nuevo palabro: “Hater”. En castellano, lengua en expansión en el mundo y en retroceso en España, sería “odiador” y hace Continuar >>

 

AUTOCRÍTICA PARA SALIR FUERA DE LA CAVERNA

artero-02

Un militante veterano y leal, con mucha mili a las espaldas y con un raro espíritu de autocrítica, se lamentaba así en la intimidad de una conversación entre camaradas: “Cada vez tengo más claro lo lejos que estamos de la sociedad. Y no es solo cuestión de estrategias. La caverna es, por derecho propio, nuestro sitio y lugar.”

Se podrá decir, y no le faltará razón a quien así piense, que hemos sido arrinconados a la fuerza, que han sido los poderes fácticos quienes nos han arrumbado en la marginalidad política, social y cultural. Es verdad. Pero no es toda la verdad.

También nosotros hemos contribuído a este estado de marginación.

Entre los aspectos concretos en los que creo que nuestra lejanía de la sociedad se debe más a nuestra propia torpeza que a la permanente campaña de acoso y derribo de nuestros enemigos, se encuentra uno al que quiero hacer referencia de modo telegráfico.

La primera torpeza intelectual -y política- que personalmente advierto, estriba en haber adoptado una actitud de rechazo sistemático y absoluto por todo aquello que este régimen ha adoptado como propio, sin discriminación ni discernimiento alguno.

Condicionados, a modo de acto reflejo, por nuestra propia peripecia histórica, nos hemos posicionado muchas veces en el rechazo absurdo, ilógico, hacia algunas realidades que, en principio, no tienen por qué ser contradictorias con nuestra visión de la sociedad.

Pensemos por ejemplo, en la Constitución del 78. En lo tocante a la Carta Magna de 1978, la visión de la militancia, de todas las obediencias y filiaciones, es unánime: en la Constitución se encuentran, desarrollados o en potencia, todos los males que sufre actualmente la Nación. Servidor también opina así. Y sin embargo, la Constitución proclama algunos derechos con los que ningún español, ni ningún europeo, ni nadie que se considere “resto fiel” de lo que constituyó la llamada Civilización Occidental, debería estar en desacuerdo.

¿Quién, en su sano juicio, puede estar en contra de todo ese catálogo de “derechos y libertades” que contiene la Constitución? La libertad, la justicia, la indisoluble unidad de la nación, el sometimiento de los poderes públicos a la ley, la seguridad jurídica, la dignidad de la persona, la inviolabilidad de sus derechos, el derecho a la vida y a la integridad física y moral, el derecho a la libertad, incluyendo la libertad de pensamiento, ideología y opinión, el derecho de reunión pacífica y sin armas, el derecho de asociación, el derecho a participar en la vida pública, el derecho a la tutela judicial, el derecho a la propiedad privada, todos los derechos de contenido social y económico, las garantías de los derechos y libertades fundamentales… ¿Acaso todos estos derechos nos son ajenos?

¿Que la realidad es que muchos de esos derechos son, en la práctica, papel mojado? Cierto. ¿Que en muchas ocasiones no son más que el envoltorio de un estado de cosas opresivo, realmente antagónico a tan hermosas declaraciones de principios? También cierto. ¿Que ese repertorio de derechos y libertades no hace buena ni convalida la Constitución? Desde luego ¿Y qué? Hagamos nuestros esos derechos y esas libertades. Siempre lo fueron. Repasemos a nuestros fundadores. Releamos sus obras, la vieja doctrina. Todos estos derechos están ahí, en muchos casos, sobreentendidos; en otros casos, directamente formulados como objetivos políticos irrenunciables. Rescatemos esos elementos ideológicos; arrebatémoslos de manos de quienes los pisotean y los adulteran.

Tal vez sea hora de abandonar la antipática pose de enemistad hacia todo eso. ¿Palabrería liberal? Sí, cuando tales derechos y principios los manejan los demócratas y los liberales. Bajo nuestras banderas, podrían recuperar su luz y su brillo.

Esta tarea de reposicionamiento con respecto a algunos aspectos de la realidad actual no debería ser ejecutada con espíritu de entreguismo, como una rendición ideológica. Porque no lo es. Nuestra doctrina es inmensamente rica, compleja. La propaganda del sistema ha llegado, casi, a convencernos de que realmente los camaradas de la primera hora tenían rabo y cuernos y echaban fuego por la boca. No fue históricamente así.

En paralelo, parece necesario rescatar del olvido algunos de nuestros basamentos ideológicos fundacionales, de los que de forma vergonzante no se habla. Y aquí sí que habría que hacer, no sólo trabajos de demolición de la estructura constitucional del 78, sino propuestas concretas, imaginativas, novedosas, de reorganización política.

Hablemos nuevamente, sin tapujos, por ejemplo, de la supresión de los partidos políticos. Los partidos políticos, en la teoría del régimen, son el cauce de participación de los ciudadanos en la vida política. Pero la realidad es que son estructuras de poder que se comportan como mafias, bandas organizadas de delincuentes, correas de transmisión de poderes económicos transnacionales. Habrá que idear otro sistema, sin partidos. Habrá que tener la valentía de hablar claro a los españoles sobre este asunto, y proponer alternativas.

Así, redefiniendo posiciones, mirando a las nuevas realidades con objetividad y sin prejuicios –“nosotros no recatamos ninguna verdad”, dijo José Antonio, al afirmar que el nacimiento del socialismo fue justo- nos acercaremos a la sociedad. Con la autocrítica, con el pensamiento, y con las verdades incómodas.

Francisco Artero

 

artero-02