ISLAMOFOBIA, TERRORISMO Y SER BLANCO…

El terrorismo se define como el uso sistemático del terror para coaccionar a sociedades o gobiernos, utilizado por una amplia gama de organizaciones, grupos o individuos en la promoción de sus objetivos, Continuar >>

“DE CASTA LE VIENE AL PUJOL”

Recuperamos un artículo de 2014 de El Mundo (las hemerotecas son traidoras) que nos cuenta los orígenes de la familia Pujol y de su patriarca, a la par que nos deja perplejos Continuar >>

RECUERDA

  Estamos en territorio enemigo y nadie nos dará cuartel. Somos la bestia a batir. Nunca lo olvides. No esperes justicia de sus tribunales. Cuando condenan a unos patriotas por gritar “¡Cataluña Continuar >>

MÚSICA DEL TERCER REICH EN RADIO NACIONAL

Iba conduciendo y suena en la radio la famosa canción “Lili Marlen” en una antigua grabaciòn con voces de soldados de fondo… Casi me salgo del carril… Resula que Radio Nacional de Continuar >>

EN 1940 YA ERAN… SEIS MILLONES

El número de puestos de trabajo conseguidos por Hitler en los años de su gobierno, 6.000.000, es el Número Mantra Número Uno del “pueblo elegido” desde mediados del S. XIX. ¿Qué queréis? Continuar >>

EN HONOR AL FALLECIMIENTO DE ERNST ZUNDEL (II)

EL DELITO DE OPINION EN EL CASO DE E. ZUNDEL   Si se pregunta a cualquier gobierno democrático, y mucho más a cualquier persona de la calle, si hay delitos por mera Continuar >>

EN HONOR AL FALLECIMIENTO DE ERNST ZUNDEL (I)

Ha fallecido a los 78 años, tal como se informó el lunes 7 de agosto de 2017. Si Jordi Mota ha sido nuestro ejemplo en la lucha legal y la ética, combatiendo Continuar >>

 

EL TRIUNFO DE LA NEOLENGUA

ant-1

La profecía de Orwell hace tiempo que dejó de ser una distopía vagamente ominosa para ser una realidad palpable en su aberrante cotidianeidad.

El lenguaje políticamente correcto, esa Neolengua inventada por el marxismo cultural, se ha convertido en un dogma omnipresente. Y es algo mucho más poderoso de lo que a primera vista pudiera parecer. En su ridícula y cursi compilación de eufemismos y redundancias, la dogmática y artificiosa jerga esconde la más eficaz herramienta de control social.

El lenguaje determina nuestra forma de pensar. Esto lo saben bien los laboratorios y sanedrines del NOM.

Y al final, gracias al machaconeo cansino de los Mass Mierda, por fin han conseguido que se haya extendido más allá del ámbito de los políticos profesionales y sus palmeros, paniaguados y corifeos.

Ya no son solamente los concejales analfacursis, los ociosos cocougeteros o las putichonis de la telebasura las que llaman, por ejemplo, subsaharianos a los negros, radicales a los energúmenos de la extrema izquierda, islamófobos a los que nos oponemos a la invasión musulmana o aberchales a los asesinos separatistas. Ya el lenguaje más canónicamente progre es empleado con soltura por amas de casa, jubilados, obreros sin cualificar o dependientes de sex shop.

Hace poco, un tipejo presuntamente próximo a posiciones ideológicas “afines” a las que inspiran este boletín, pretendía insultarme llamándome “islamófobo”. El pobre hombre asumía así como propio el lenguaje del que debería ser su enemigo ideológico. Cuando hasta los más lerdos usan así la Neolengua es que la deformada visión de la realidad impuesta por la Inquisición progre ha calado en la sociedad como una anestesia mental que la gregariza, envilece y corrompe hasta extremos nunca vistos hasta ahora.

Si queremos cambiar las cosas, la primera batalla que debemos ganar es la del lenguaje. En estos momentos de confusión programada, alienación moral y decadencia cultural, llamar pan al pan y vino al vino empieza a ser un peligroso acto revolucionario.

J. L. Antonaya

 

ant-1