PON ARRIBA TUS OJOS (ORGULLO DE CAMARADA)

  Dedicado al “Comando Hospi”, a la familia Acimji en Polonia, a Pepe Alsina, Javi Barrayco, Llopi, Pol y a todos los Galahad de corazón puro… ¡Vosotros nos mostráis el camino del Continuar >>

PRESOS POLÍTICOS

  Ursula Haverbeck, una patriota alemana de 87 años, fue condenada por sexta vez por un tribunal de su país por opinar sobre el Holocausto. Esta vez fue el tribunal de primera Continuar >>

FRANCAMENTE QUERIDAS, ME IMPORTA UN PIMIENTO

  ¿Sabéis cuál es el no-problema y por qué me da igual? Os lo voy a resumir con un ejemplo real. Gwyneth Paltrow es acosada por Harvey Weinstein cuando ésta tenía 22 Continuar >>

¿HELP CATALONIA? ¿SAVE EUROPE?

  En el mes de Febrero de 2014, los manifestantes de una Ucrania que terminaría abandonada por sus valedores externos y sangrando en Guerra Civil, lanzaron un vídeo en el que hacían Continuar >>

PASSAPONTI: EJEMPLO DE MILITANCIA

“Quise cruzar la vida con la luz del rayo, que el espacio alumbra, seguro de no vivir más que un instante, seguro de no morir debilitado. Así como el rayo: corto, breve, Continuar >>

PROSTITUCIÓN EN FACEBOOK, LEGAL

Supongo que cualquiera que tenga Facebook recibe este tipo de perfiles con solicitud de amistad. Lo que ofrece el perfil es claro: sexo. Esas famosas “Normas Comunitarias” por las que muchos hemos Continuar >>

TODOS EN PIE POR ESPAÑA

Todos los lectores de El Cadenazo (por algunos foros llamado “El digital más odiado de España”) se han dado cuenta de que en él convivimos redactores con múltiples ideas y criterios. Del Continuar >>

 

LA VUELTA DE LOS VENCIDOS

Por la estepa solitaria, cual fantasmas vagarosos,

abatidos, vacilantes, cabizbajos, andrajosos,

se encaminan lentamente los vencidos a su hogar,

y al mirar la antigua torre de la ermita de su aldea,

a la luz opalescente que en los cielos alborea,

van el paso retardando, temerosos de llegar.

Son los hijos de los héroes que, en los brazos de la gloria,

tremolando entre sus filas el pendón de la victoria,

regresaron otras veces coronados de laurel.

Son los hijos, la esperanza de esa raza poderosa

que, los campos fecundando con su sangre valerosa,

arrastraba siempre el triunfo amarrado a su corcel.

Son los mismos que partieron entre vivas y clamores,

son los mismos que exclamaron: ¡Volveremos vencedores!…

Son los mismos que juraban al contrario derrotar,

son los mismos, son los mismos, sus caballos sudorosos

son los potros impacientes que piafaban ardorosos

de los parches y clarines al estruendo militar.

Han sufrido estos soldados los horrores de la guerra,

el alud en la llanura y las nieves en la sierra,

el ardor del rojo día, de las noches la traición;

del combate sanguinario el disparo, la lanzada

—el acero congelado y la bala caldeada—

y el empuje del caballo y el aliento del cañón.

Pero más que esos dolores sienten hoy su triste suerte,

y recuerdan envidiosos el destino del que muerte

encontró en lejanas tierras. Es mejor, mejor morir,

que volver a los hogares con las frentes abatidas,

sin espadas, sin banderas y ocultando las heridas,

las heridas que en la espalda recibieron al huir.

A lo lejos el poblado ya percibe su mirada:

¿Qué dirá la pobre madre? Qué dirá la enamorada

que soñaba entre sus brazos estrecharle vencedor?

¿Qué dirá el anciano padre, el glorioso veterano,

vencedor en cien combates? ¿Y el amigo? ¿Y el hermano?

¡Callarán avergonzados, si no mueren de dolor!…

Y después, cuando a la lumbre se refiera aquella historia

del soldado, que al contrario disputando la victoria,

en los campos de batalla noble muerte recibió;

y los viejos sus hazañas cuenten luego, entusiasmados,

se dirán los pobres hijos del vencido, avergonzados:

¡Los valientes sucumbieron y mi padre regresó!…

Tales cosas van pensando los vencidos pesarosos,

que, abatidos, vacilantes, cabizbajos y andrajosos,

caminando lentamente, se dirigen a su hogar;

y al mirar la antigua torre de la ermita de su aldea,

a la luz opalescente que en los cielos albores

van el paso retardando, temerosos de llegar.

 

Luis de Oteyza (1882-1960)

ceni2