POBLACIÓN IDIOTIZADA, DÓCIL Y SUMISA

Tengo recuerdo de haber leído ya este artículo que les enlazo, incluso creo haberlo comentado, pero lo encuentro tan esclarecedor que no me resisto a reproducirlo de nuevo. La tesis principal es Continuar >>

PRIMEROS DEFENSORES DE LA NATURALEZA

Hermann Göring recibe el saludo, brazo en alto, de los animales por su orden de prohibir la vivisección, en un conocido cartel de la época (que no reproducimos por aquello de la Continuar >>

A PROPÓSITO DE MACHADO: LORCA… ESPAÑOL, CATÓLICO Y TAURINO

“Lo más interesante de esta inmensa ciudad es precisamente el cúmulo de razas y de costumbres diferentes. Yo espero poder estudiarlas todas y darme cuenta de todo este caos y esta complejidad. Continuar >>

ISLAMOFOBIA, TERRORISMO Y SER BLANCO…

El terrorismo se define como el uso sistemático del terror para coaccionar a sociedades o gobiernos, utilizado por una amplia gama de organizaciones, grupos o individuos en la promoción de sus objetivos, Continuar >>

“DE CASTA LE VIENE AL PUJOL”

Recuperamos un artículo de 2014 de El Mundo (las hemerotecas son traidoras) que nos cuenta los orígenes de la familia Pujol y de su patriarca, a la par que nos deja perplejos Continuar >>

RECUERDA

  Estamos en territorio enemigo y nadie nos dará cuartel. Somos la bestia a batir. Nunca lo olvides. No esperes justicia de sus tribunales. Cuando condenan a unos patriotas por gritar “¡Cataluña Continuar >>

MÚSICA DEL TERCER REICH EN RADIO NACIONAL

Iba conduciendo y suena en la radio la famosa canción “Lili Marlen” en una antigua grabaciòn con voces de soldados de fondo… Casi me salgo del carril… Resula que Radio Nacional de Continuar >>

 

LA VUELTA DE LOS VENCIDOS

ceni2

Por la estepa solitaria, cual fantasmas vagarosos,

abatidos, vacilantes, cabizbajos, andrajosos,

se encaminan lentamente los vencidos a su hogar,

y al mirar la antigua torre de la ermita de su aldea,

a la luz opalescente que en los cielos alborea,

van el paso retardando, temerosos de llegar.

Son los hijos de los héroes que, en los brazos de la gloria,

tremolando entre sus filas el pendón de la victoria,

regresaron otras veces coronados de laurel.

Son los hijos, la esperanza de esa raza poderosa

que, los campos fecundando con su sangre valerosa,

arrastraba siempre el triunfo amarrado a su corcel.

Son los mismos que partieron entre vivas y clamores,

son los mismos que exclamaron: ¡Volveremos vencedores!…

Son los mismos que juraban al contrario derrotar,

son los mismos, son los mismos, sus caballos sudorosos

son los potros impacientes que piafaban ardorosos

de los parches y clarines al estruendo militar.

Han sufrido estos soldados los horrores de la guerra,

el alud en la llanura y las nieves en la sierra,

el ardor del rojo día, de las noches la traición;

del combate sanguinario el disparo, la lanzada

—el acero congelado y la bala caldeada—

y el empuje del caballo y el aliento del cañón.

Pero más que esos dolores sienten hoy su triste suerte,

y recuerdan envidiosos el destino del que muerte

encontró en lejanas tierras. Es mejor, mejor morir,

que volver a los hogares con las frentes abatidas,

sin espadas, sin banderas y ocultando las heridas,

las heridas que en la espalda recibieron al huir.

A lo lejos el poblado ya percibe su mirada:

¿Qué dirá la pobre madre? Qué dirá la enamorada

que soñaba entre sus brazos estrecharle vencedor?

¿Qué dirá el anciano padre, el glorioso veterano,

vencedor en cien combates? ¿Y el amigo? ¿Y el hermano?

¡Callarán avergonzados, si no mueren de dolor!…

Y después, cuando a la lumbre se refiera aquella historia

del soldado, que al contrario disputando la victoria,

en los campos de batalla noble muerte recibió;

y los viejos sus hazañas cuenten luego, entusiasmados,

se dirán los pobres hijos del vencido, avergonzados:

¡Los valientes sucumbieron y mi padre regresó!…

Tales cosas van pensando los vencidos pesarosos,

que, abatidos, vacilantes, cabizbajos y andrajosos,

caminando lentamente, se dirigen a su hogar;

y al mirar la antigua torre de la ermita de su aldea,

a la luz opalescente que en los cielos albores

van el paso retardando, temerosos de llegar.

 

Luis de Oteyza (1882-1960)

ceni2