¿QUÉ ES EL SIONISMO?

A mediados del siglo XVII, los calvinistas británicos se reagruparon alrededor de Oliver Cromwell y cuestionaron la fe y la jerarquía del régimen imperante en Gran Bretaña. Después de derrocar la monarquía Continuar >>

PRIMAVERA ESPAÑOLA 2017

Primavera aragonesa. Creando un futuro para nuestro Pueblo Zaragoza. Junio 2017. “Ser rebelde no es acumular una biblioteca de libros subversivos o soñar con conspiraciones fantásticas o con echarse al monte. Es Continuar >>

“ORGULLOSO DE SER ESPAÑOL”

En el discurso pronunciado por Pablo Iglesias en la Puerta del Sol, han sido innumerables las referencias a la patria. “Hoy decimos patria con orgullo”, “nuestra patria es la gente”, “amamos a Continuar >>

NUESTROS OLVIDADOS: RODRIGO ROYO

Rodrigo, valenciano (Ayora) del 22, fue de los muchos que saltó del Frente de Juventudes y el SEU a la División Azul. Periodista licenciado (1944) tiene una vida muy activa como periodista, Continuar >>

EL ENEMIGO A LAS PUERTAS

  Poseemos la capacidad de creer que aquello que pronunciamos, por el mero hecho de expresarlo ya es una realidad fehaciente. Gritamos una y otra vez consignas y “vivas” a los cuatro Continuar >>

EL PUESTO DE VANGUARDIA EN LOS TIEMPOS DUROS

No, señor. El Cadenazo no va a cerrar. No podemos. Cerraremos cuando nuestra empresa aborde “una nueva etapa más extensa y más fuerte”, que exija que “vuelva al silencio aquella voz”. Entonces, Continuar >>

PAGANDO, QUE ES GERUNDIO…

Indudablemente no soy el único que paga la declaración de la renta… No voy a decir que pague gustoso los impuestos, pero entiendo que el bien común necesita del pago de los Continuar >>

 

LA VUELTA DE LOS VENCIDOS

ceni2

Por la estepa solitaria, cual fantasmas vagarosos,

abatidos, vacilantes, cabizbajos, andrajosos,

se encaminan lentamente los vencidos a su hogar,

y al mirar la antigua torre de la ermita de su aldea,

a la luz opalescente que en los cielos alborea,

van el paso retardando, temerosos de llegar.

Son los hijos de los héroes que, en los brazos de la gloria,

tremolando entre sus filas el pendón de la victoria,

regresaron otras veces coronados de laurel.

Son los hijos, la esperanza de esa raza poderosa

que, los campos fecundando con su sangre valerosa,

arrastraba siempre el triunfo amarrado a su corcel.

Son los mismos que partieron entre vivas y clamores,

son los mismos que exclamaron: ¡Volveremos vencedores!…

Son los mismos que juraban al contrario derrotar,

son los mismos, son los mismos, sus caballos sudorosos

son los potros impacientes que piafaban ardorosos

de los parches y clarines al estruendo militar.

Han sufrido estos soldados los horrores de la guerra,

el alud en la llanura y las nieves en la sierra,

el ardor del rojo día, de las noches la traición;

del combate sanguinario el disparo, la lanzada

—el acero congelado y la bala caldeada—

y el empuje del caballo y el aliento del cañón.

Pero más que esos dolores sienten hoy su triste suerte,

y recuerdan envidiosos el destino del que muerte

encontró en lejanas tierras. Es mejor, mejor morir,

que volver a los hogares con las frentes abatidas,

sin espadas, sin banderas y ocultando las heridas,

las heridas que en la espalda recibieron al huir.

A lo lejos el poblado ya percibe su mirada:

¿Qué dirá la pobre madre? Qué dirá la enamorada

que soñaba entre sus brazos estrecharle vencedor?

¿Qué dirá el anciano padre, el glorioso veterano,

vencedor en cien combates? ¿Y el amigo? ¿Y el hermano?

¡Callarán avergonzados, si no mueren de dolor!…

Y después, cuando a la lumbre se refiera aquella historia

del soldado, que al contrario disputando la victoria,

en los campos de batalla noble muerte recibió;

y los viejos sus hazañas cuenten luego, entusiasmados,

se dirán los pobres hijos del vencido, avergonzados:

¡Los valientes sucumbieron y mi padre regresó!…

Tales cosas van pensando los vencidos pesarosos,

que, abatidos, vacilantes, cabizbajos y andrajosos,

caminando lentamente, se dirigen a su hogar;

y al mirar la antigua torre de la ermita de su aldea,

a la luz opalescente que en los cielos albores

van el paso retardando, temerosos de llegar.

 

Luis de Oteyza (1882-1960)

ceni2