LA CHARCA VERDE DEL REVANCHISMO

El Ayuntamiento de Madrid, reunido en Pleno Aquelarre, ha cambiado los nombres a cincuenta y dos calles que, según la piara concejil, son “franquistas”. Ya sabemos que esta gente considera franquista incluso a los inocentes que los rojos asesinaron antes del Alzamiento Nacional.

En realidad lo que pretenden los progresistas asaltatumbas apoltronados en el Ayuntamiento es borrar la memoria de los españoles asesinados por sus antecesores ideológicos, la de los militares que salvaron a España de la tiranía marxista y la de cualquier atisbo de nobleza, heroísmo o patriotismo que pudiera evocar el callejero de Madrid.

Como no podía ser de otra forma, estos nombres están siendo sustituidos por los de mediocres, cuando no criminales, personajillos de su cuerda, masones decimonónicos, politiquillos corruptos o intelectualoides de todo a un euro. Con alguna excepción, como la calle que le quitan al general Moscardó para, curiosamente, dedicársela a Edgar Neville (como alguno de los menos analfabetos Paniaguados de la Memoria Histórica descubra quién era Edgar Neville tendrán que volver a cambiar el nombre de la calle para dedicársela a Willy Toledo o al Guarroming).

Con esa mezcla inefable de cursilería, ignorancia y cobarde prepotencia que constituye el modus operandi de la progresía, en el nuevo callejero abundan las memeces y los disparates ridículos. Se llega a calumniar gravemente a la judeofeminista Simone Weil calificándola de filósofa.

Pero si hay un cambio que define, retrata y califica por si solo la intención de los inquisidores neochequistas es el de la Plaza de Arriba España. El nuevo nombre es el de Plaza de la Charca Verde.
Cambiar un nombre que evoca patriotismo y afán de superación por otro que recuerda pestilentes ciénagas y nido de sapos y gusanos es la mejor alegoría de esta cacicada revanchista. Y de todo el panorama político que padecemos porque, seamos sinceros, esta España mediocre, democrática, cobardona y putrefacta no merece lucir en el callejero de sus ciudades los nombres de héroes, de mártires o de genios.

Le cuadra mucho más la nómina de gusarapos y nulidades de la hedionda charca verde.

J.L. Antonaya

 


 

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprueba el cambio de 52 calles franquistas con el apoyo de todos los grupos menos el PP

http://www.elmundo.es/madrid/2017/04/28/59030c4522601db5348b461d.html

ant19

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies