Loading

wait a moment

CARTA A UN TONTOLABA

Triste y patético tontolaba:
Cuando recibas la presente, unas cuántas víctimas de lo que sueles llamar “casos aislados” o “incidentes” pero que en realidad son crímenes islámicos, estarán siendo lloradas hipócritamente por cientos de congéneres tuyos que, entre velitas y tarareos de “Imagine” siguen sin explicarse qué ha podido enfadar tanto a los musulmanes para que asesinen una vez más a europeos indefensos.

Y es que no te lo explicas.

Si hace unos días, siguiendo las consignas de la tele, has felicitado el Ramadán en Facebook y Twitter para que toda la morería vea lo guay y tolerante que eres.

Si hasta has colgado en tu ventana una pancarta de Refugees Welcome y has firmado una petición para que en los colegios públicos sea obligatoria la enseñanza del Islam y no optativa como hasta ahora.

Si has suprimido el chorizo de los bocatas que le preparas a tu hijo para que sus amigos moritos no se sientan ofendidos.

Incluso a la hora del aperitivo has cambiado el rioja por una Coca Cola Light. Dices que es para mantener la línea, pero en realidad es por precaución: no quieres líos si aparece algún musulmán por el bar, que con esto del Ramadán están muy nerviosos. Pues ni por ésas.

Cuando, por enésima vez, los púlpitos oficiales de la progresía te han vuelto a insistir en que se trata de “casos aislados” y que los moros son, en realidad, muy majos, te has empezado a mosquear un poco.

Cuando los periodistas insisten en que el verdadero problema no son las víctimas de los atentados sino el peligro de que haya una ola de islamofobia, hasta te has llegado a cabrear. Eres tonto pero no tanto.

Sin embargo, cuando has comentado esto con otros tontolabas, has tenido que retractarte rápidamente. Alguno ya empezaba a insinuar que, con tus palabras, estabas fomentando el odio. En algún rincón profundo de tu cerebro te preguntabas si el odio no lo están propagando desde las mezquitas subvencionadas con tus impuestos cuando predican la guerra santa contra el infiel. Pero te has callado para no parecer un fascista heteropatriarcal xenófobo.

Ahora, mientras pones en tus redes sociales la banderita y el “je suis…” de turno, intentas acallar esa voz interior que, desde los escasos restos que te quedan de decencia, te grita que, además del fanatismo islámico, a esas víctimas las ha matado tu buenismo progresista, hipócrita y cobarde.

J.L. Antonaya

ant-04
Be Sociable, Share!

    1 thought on “CARTA A UN TONTOLABA

    1. Esa estúpida sonrisa de la estúpida cartelista de Amnistía Internacional que da la bienvenida a los refugiados no sabe (porque es bineuronal) que entre ellos vienen perfectamente camuflados esos islamistas cuya fe les dice que nosotros, los demás (cristianos, budistas, hinduistas, ateos, agnósticos, o sea todos los demás) O NOS CONVERTIMOS O MORIREMOS A SUS MANOS. Y la tontalaba no sabe que sería, durante un corto tiempo, la favorita del h.d.p. moro que pronto tendría otra más joven (a lo mejor de 10 añitos) para sustituirla. Además su puto libro le dice que le puede pegar cuando y cuanto quiera, vamos ¡un caballero!

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies