EL NIÑO QUE QUERÍA SER CABRA

Erase una vez que se era un niño normal. Cada mañana, entre atisbos de claridad y mantas que se ordenaban correlativamente con la sábana, recibía un beso de su madre con palabras Continuar >>

VALLISOLETANOS CAMINO DE EL ALTO DEL LEÓN

Los muchachos de Castilla dejaron la miés dorada Y por los caminos blancos se fueron a la montaña Camisas, color de cielo bayonetas, color de plata Y en el pecho cinco flechas Continuar >>

POR UNOS CUESCOS Y CUESCAS IGUALITARIOS E IGUALITARIAS

Circula por Internet un cartel insoportablemente machista y discriminatorio, creado en la sucia y primitiva mente de algún fachalócrata y, con toda seguridad, seguidor de El Fary, que hiere profundamente la sensibilidad Continuar >>

CAMBIO CLIMÁTICO, ECOLOGÍA Y ORGANIZACIONES DEL ÁREA

El calentamiento global avanza imparable. Los expertos anuncian un incremento de la temperatura media del planeta de 8 grados en pocos años. Madrid tendrá entonces el clima de Las Vegas, que está Continuar >>

¿POR QUÉ YA CASI NO HAY POETAS NI GUERREROS?

La poesía y la guerra nacieron juntas. Cuando el hombre tantea la muerte, siente indefectiblemente la necesidad de vincularse a algo más elevado que él mismo, superándola. Los pueblos indoeuropeos nos han Continuar >>

CARTA ABIERTA A NUESTRA “LIMPIA, FIJA Y ESPLENDOROSA” RAE

En primer lugar, mi agradecimiento por la labor que realiza la totalidad del personal de la RAE (¡chupiiii! No me ha hecho falta escribir los/las miembros/miembras -entiéndanme… suena fatal y restringe el Continuar >>

“HATER”

En la neolengua que nos azota, plena de anglicismos, ha surgido un nuevo palabro: “Hater”. En castellano, lengua en expansión en el mundo y en retroceso en España, sería “odiador” y hace Continuar >>

 

LARREA, LLOPART, VARELA

unny-cats

Anoche tuve un sueño de los que se viven más intensamente que muchas de las nimiedades que componen la vida real. Te lo prometo que no bebí antes de la cama más que una agüita con gas, y no soy de diluirme el cerebro con sustancias psicotrópicas. Fue una de esas ensoñaciones de las que cuesta deshacerse un buen rato, las que te dejan pensativo mientras te vistes, desayunas y haces el camino al curro.

En mi sueño las ruinas nos rodeaban por doquier, era evidente que estábamos en guerra contra un sistema que se había quitado la máscara definitivamente mostrando su rostro de terror, era la dictadura de la decadencia. El caso es que en ese contexto se había formado un movimiento político de resistencia. Era un movimiento político auténtico, ya no hacía distinción entre diestra o siniestra ya que éstas formaban frente común en favor del mundialismo. Era el único refugio contra la opresión globalizadora, contra la esclavitud machacante que se imponía desde arriba hacia abajo a todas las capas de la sociedad. En él se abarcaba la acción política legal y el sistema nos temía por ello. Pero, además, se formaba intelectualmente a las bases de forma continua y concienzuda y el sistema nos temía aún más por ello. Se acudía a la naturaleza para aprender a resistir los envites de la modernidad, se preparaba físicamente a los militantes y, por último, se sentaban las bases de la Tradición moral y espiritual convirtiendo así a cada componente de dicho movimiento en una suerte de Guerrero Espiritual, de Luchador contra el tiempo que nos había tocado vivir y eso era lo que hacía al sistema temblar de verdad desde sus cimientos.

Y he aquí que lo curioso del sueño llega cuando descubro que, en este escenario de supervivencia del orgullo y del honor frente al ocaso de una edad, hay tres directores que tengo bastante vistos en los últimos tiempos y que mi inocencia limpia de resentimientos internos, mi obsesión por la práctica sin tener en cuenta los pequeños odios, juicios y prejuicios que muchos parecen albergar contra siglas, nombres y apellidos, ha sido capaz de juntar en un sueño cuando menos curioso.

He aquí que dicha resistencia contra el mundo moderno era liderada por la fuerza, la decisión y el carisma de Larrea, estaba postulada e ideologizada por la incisiva teoría política y la verdadera transversalidad radical de Llopart y se mantenía incorruptible a los vicios y degradaciones de la modernidad, buscando siempre la mejor versión espiritual del hombre, por el ejemplo trascendental de Varela. Los tres formaban un conjunto esencial, se complementaban y enardecían a una juventud ávida de algo más que miseria existencial y nihilista.

Menuda flipada, ¿que no? No os descojonéis demasiado de mí, ni me echéis a los perros, sólo fue un sueño…

Gawain

unny-cats