EL NIÑO QUE QUERÍA SER CABRA

Erase una vez que se era un niño normal. Cada mañana, entre atisbos de claridad y mantas que se ordenaban correlativamente con la sábana, recibía un beso de su madre con palabras Continuar >>

VALLISOLETANOS CAMINO DE EL ALTO DEL LEÓN

Los muchachos de Castilla dejaron la miés dorada Y por los caminos blancos se fueron a la montaña Camisas, color de cielo bayonetas, color de plata Y en el pecho cinco flechas Continuar >>

POR UNOS CUESCOS Y CUESCAS IGUALITARIOS E IGUALITARIAS

Circula por Internet un cartel insoportablemente machista y discriminatorio, creado en la sucia y primitiva mente de algún fachalócrata y, con toda seguridad, seguidor de El Fary, que hiere profundamente la sensibilidad Continuar >>

CAMBIO CLIMÁTICO, ECOLOGÍA Y ORGANIZACIONES DEL ÁREA

El calentamiento global avanza imparable. Los expertos anuncian un incremento de la temperatura media del planeta de 8 grados en pocos años. Madrid tendrá entonces el clima de Las Vegas, que está Continuar >>

¿POR QUÉ YA CASI NO HAY POETAS NI GUERREROS?

La poesía y la guerra nacieron juntas. Cuando el hombre tantea la muerte, siente indefectiblemente la necesidad de vincularse a algo más elevado que él mismo, superándola. Los pueblos indoeuropeos nos han Continuar >>

CARTA ABIERTA A NUESTRA “LIMPIA, FIJA Y ESPLENDOROSA” RAE

En primer lugar, mi agradecimiento por la labor que realiza la totalidad del personal de la RAE (¡chupiiii! No me ha hecho falta escribir los/las miembros/miembras -entiéndanme… suena fatal y restringe el Continuar >>

“HATER”

En la neolengua que nos azota, plena de anglicismos, ha surgido un nuevo palabro: “Hater”. En castellano, lengua en expansión en el mundo y en retroceso en España, sería “odiador” y hace Continuar >>

 

“NO ES LÍCITO ENCERRARSE EN TORRES DE MARFIL”

FA

Descanso, ¡arr!

Esta vieja consigna campamental que habremos oído más de una vez y que todos sabemos de dónde sale, cobra especial vigencia en la actualidad.

Y no sólo porque desde el exterior suba la algarabía del mundo, a la que no podemos dejar de prestar atención porque estemos tan cómodos mirando desde las almenas: hay que prestar atención porque dentro de esa algarabía existen voces que se expresan de forma parecida a la nuestra; porque hay voces que cantan verdades que, si no son idénticas, son prácticamente las nuestras… y porque hay voces que cantan exactamente nuestras verdades.

Si, como no puede ser de otra forma, estamos dispuestos a escuchar la parte enemiga de esa algarabía y, por desgracia y a menudo bajo los efectos del síndrome de Estocolmo, cabe preguntarse qué motivos nos impiden interesarnos por la parte que nos es próxima: ¿Nuestra pereza? ¿Nuestra desconfianza? ¿Nuestros prejuicios? ¿Nuestra virginal pureza ideológica? ¿Que nuestra torre de marfil es la más bella? ¿Lo mal que nos caen los de la torre de al lado? ¿Nuestra sumisión más o menos reconocida a la imposición cultural de los auténticos enemigos?

Y tengamos claro que las decisivas diferencias que creemos nos separan, no significan cosa alguna para los que nos pondrían a todos juntos contra el paredón.

A ver si alguna vez somos capaces de poner manos a nuestra obra como exigía la vieja canción: “Con valor que la Revolución no admite flaquezas. Desterraremos el odio y el rencor, el miedo y la pereza”.

FAUSTO HERAS MARCOS

 

FA