EL ESTILO DEL MONTAÑERO SEGÚN JULIUS EVOLA

  Todos los que hacen montañismo en serio, que escalan, que superan crestas, paredes, salientes, canales helados y comisas, se apropian una especie de modo de ser común, los rasgos principales del Continuar >>

CONTROL A LAS MASAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y OTROS

¿Somos parte de un lavado de cerebro masivo que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas, algo muy conveniente para las grandes empresas de comunicación y conglomerados que crean productos Continuar >>

LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

 

ENTREVISTA A JEAN THIRIART (V)

¿Puede existir todavía hoy un patriotismo belga, francés, español? ¿En qué sentido es todavía válido el nacionalismo?

Los patriotismos belga, francés, español, tienen que ser relegados al museo, sin más. Serán temas de tesis para estudiantes de “Ciencias Políticas”, como la República romana o el conflicto España-Turquía en el siglo XVI.

Estos patriotismos ya no corresponden a realidades concretas desde 1945.

Para abatir a Alemania, Inglaterra ha debido llamar a los USA y ha introducido el lobo en el redil. Los Estados Unidos se han apoderado de los intereses ingleses. La nueva Cartago ha tragado y absorbido a la antigua Cartago.

Por haber tenido la satisfacción de vanidad de hacer perder la guerra a Alemania, Francia ha perdido su imperio colonial y ha llevado el Ejército Rojo a Berlín, Praga y Budapest. Los patriotismos, los nacionalismos, han destruido Europa de 1939 a 1962 (huida de Argelia).

La ideología marxista es mucho menos nefasta para la formación de Europa que la suma de los nacionalismos contradictorios en el interior de Europa.

Moscú explota el miedo de Alemania en Polonia y Checoslovaquia. Washington ve con muy buenos ojos cómo el nacionalismo inglés siembra la confusión en el Mercado Común. El Departamento de Estado encuentra muy de su gusto la pretensión nacionalista francesa de prohibir el arma atómica en manos de los alemanes.

Moscú y Washington explotan sin vergüenza desde 1945 todos estos particularismos estúpidos que dividen a Europa.

La potencia económica, industrial, demográfica, científica, de una “pequeña” Europa reducida al eje Londres-Bucarest es colosal. Pero en estos momentos ese bloque potencial está desgarrado por historias tribales.

Los ingleses han dominado así a la India durante tres siglos, moviendo a los hindúes unos contra otros.

Mis antepasados han vivido en una tierra de encrucijada. También para mí salta a la vista el carácter artificial, coyuntural, de los nacionalismos clásicos. Mis antepasados han nacido y vivido en el triángulo Lieja-Maastricht-Colonia, en el delta Rhin-Mosa. Lieja era tierra de Imperio germánico hasta la revolución francesa. Los actuales anuarios telefónicos permiten, mediante el estudio de la frecuencia de los apellidos, estudiar la difusión de los grupos a través de la difusión de las familias. Hoy hay Thiriart alemanes, Thiriart holandeses, Thiriart belgas. Hay todavía muchos en Borgoña y se les encuentra hasta el Sena, hasta París.

Uno de mis antepasados fue incluso hecho barón holandés en 1817. Era el barón Florent de Thiriart de Mutzhagen. Era tan rico que se le llamaba el barón de Munthagen (munt = moneda, dinero) por irrisión, haciendo un juego de palabras que recordaba al barón de Münchausen del folklore alemán. Lo que es interesante es que su dominio estaba a caballo del “Duitsche Wouw” y del “Welsche Wouw” (welsch = walón).

Mi propio patronímico, Thiriart, es una alteración del término germánico Theudric (theud = pueblo, ric = poderoso). Forma latina: Theodoricus. El nombre, tan difundido, de Thierry en Francia procede de este nombre germánico Theudric.

Jansenius, obispo de Ypres en Bélgica, se llamaba Jansen. Jansen, Janssens, es el apellido más extendido en Bélgica. Es como Dupont en Francia.

El carácter artificial, irrisorio, del conflicto “eterno” entre la Francia y la Alemania modernas aparece a veces en los detalles de los apellidos.

El general en jefe de la caza alemana (Luftwaffe) se llamaba Galland. El mejor piloto alemán caído en Africa del Norte se llamaba Marseille.

Por el lado gaullista, el as de la caza se llamaba Clostermann. Clostermann y Galland viven todavía en 1982. ¿Hay que precisar que Galland es alemán y Clostermann francés?

En la Comisión de Armisticio de Wiesbaden, en los últimos meses de 1940, Francia estaba representada por el general Charles Huntziger. Y Alemania por el general De Warlimont, originario de las Ardenas belgas (Arlon). Esa era una situación que ilustra la ruptura de 843 entre el West Frankenreich y el Ost Frankenreich. Sin olvidar la emigración protestante francesa hacia Prusia. Los descendientes de los hugonotes que llevan nombres totalmente franceses se cuentan por centenares en el cuerpo de oficiales del ejército prusiano durante tres siglos. Louis Ferdinand Céline, en su novela Nord, habla de los cementerios hugonotes al norte de Berlín.

En 1914, la vanguardia de las tropas alemanas que penetraron en Bélgica, en Verviers, estaba compuesta de ulanos (lanceros a caballo). Estos ulanos procedían de la Prusia walona. La región de Malmédy era alemana antes de 1914, belga en 1918, otra vez alemana en 1941, otra vez belga en 1945… En Malmédy todo el mundo es bilingüe. En 1914 los alemanes utilizaron como vanguardia a regimientos que hablaban… el walón (dialecto francés de lengua d´oil). Entre 1941 y 1944 todos los hombres válidos de la región Malmédy-Eupen se encontraron en el ejército alemán y muchos en las SS. Cuando yo estaba en la cárcel en 1945 nos los traían por camiones enteros.

Terminaré diciéndole cuán fácilmente se siente uno europeo cuando su familia es originaria de la zona entre el Mosa y el Rhin. La capital de Carlomagno, Aquisgrán, está situada en la actual frontera germano-belga. Por tanto, ¿qué tendría que ser yo, patriota holandés, patriota alemán o patriota belga?

Para los pequeños escolares franceses, Carlomagno es evidentemente francés. No se puede falsificar mejor la historia. Carlomagno nació en los alrededores de la actual Lieja, en las tierras “entre el Mosa y el Rhin”. Su abuelo, Carlos Martel, a quien los futuros franceses debieron no ser musulmanes, también había nacido entre Lieja y Colonia.

Yo he vivido este drama interior cuando era muy joven, el drama de la pertenencia. ¿Era alemán (por la sangre con toda evidencia) o belga (por la lengua y la cultura francesas)?

Es una historia muy vieja, y el historiador americano Robert S. López escribe a propósito de Carlomagno “…pero se consideraba él mismo un germano de nación franca -lo que significa ni alemán ni francés-“. Fin de la cita.

El estúpido reparto de 843, en Verdún, fue uno de los momentos más trágicos de la historia de Europa. El Imperio franco iba desde los Pirineos hasta el Elba. Se le dividió en tres partes, al Oeste el West Frankenreich (que será Francia) y al Este el Ost Frankenreich, que será la Alemania actual pero perderá la indicación de sus raíces francas.

El carácter accidental, coyuntural, artificial, de estos nacionalismos salta a la vista. El conflicto Francia-Alemania fue de hecho el conflicto entre los hermanos del Oeste (que adoptaron una lengua latina) y los hermanos del Este que conservaron su lengua original.

Algunas palabras más sobre los patriotismos “fijados”.

Se pueden hacer comparaciones irónicas y crueles entre los partidarios de los “pequeños espacios vitales antiguos” y los de un gran espacio vital en expansión o en movimiento.

Los actuales nacionalismos estrechos (Francia, España, Inglaterra, etc) son tipos de comportamiento llamado estenófilo (stenos = estrecho, en griego). Están apegados a espacios vitales muy determinados y muy limitados. No evolucionan. Por el contrario, los que quieren comprender y quieren evolucionar manifiestan un comportamiento euryfilo (eur = ancho). Los nacionalistas estrechos manifiestan una actitud estenófila frente a la vida. Los hombres que quieren la construcción europea pertenecen a la actitud euryfila.

Desde el punto de vista filético, los monos antropoides son todos alelados, estenófilos (Lorenz dice también estenoecéticos = que tienen un espacio vital muy estrecho).

¿Debo clasificar a los nacionalistas franceses e ingleses entre las especies bloqueadas en un ciclo de involución (por oposición a evolución)? Sin duda alguna.

Todo este vocabulario erudito ha sido creado para las necesidades de la demostración científica de la evolución por Konrad Lorenz (Le Comportement animal et humain).

Se podía ser razonablemente aragonés en 1350. Pero querer seguir siendo aragonés en 1550 significaba una invalidez: la incapacidad de evolucionar.

Querer “seguir siendo francés” en 1982 es manifestar la misma invalidez.

 

¿Pueden existir todavía aisladamente los países europeos?

He descrito en otro lugar la ley del “umbral crítico mínimo” para realizar tal o cual poder (militar, industrial, científico). Cada país europeo aislado es hoy irrisorio.

Usted se plantea el problema “necesidad o lujo”. Está mal planteado. Hay que oponer realismo y esquizofrenia. La creencia en un Estado-nación viable de la dimensión de Francia, a finales del siglo XX, depende de la esquizofrenia. Por Estado viable entiendo realmente independiente, realmente poderoso.

Es historia-ficción hablar de una Francia independiente o de una España independiente en nuestros días. Independencia de ficción. Grandeza de ficción.

¿Qué harían Francia y España sin el petróleo árabe debidamente pagado… en dólares (a las compañías americanas), sin las patentes industriales americanas…?

 

¿Cree usted en un futuro federal o confederal de Europa?

El Estado confederal es el más vicioso de todos. Cuando una nación es dinámica y toma conciencia de su fuerza, rechaza el confederalismo. La guerra de Secesión en los Estados Unidos ilustra lo que digo.

Los reyes de Francia, cuando eran débiles, debían aceptar de mala gana la “confederación” de los nobles. Duques, barones y reyezuelos locales. En cuanto los reyes de Francia se han hecho poderosos, han instituido la realeza unitaria.

Este trabajo será rematado magistralmente por la Primera República francesa, por los jacobinos. Bonaparte consolidó todavía más la Francia unitaria. La forma unitaria es la forma acabada de un Estado-Nación. La forma confederal es una forma larvaria.

Tito, que no era más cultivado que Stalin en historia, cometió el error monumental de mantener un sistema confederal.

En el diario Le Monde, de 20 de junio de 1982, ha aparecido un artículo revelador sobre la crisis yugoslava. Algunos intelectuales, y no de los menores, de la clase dirigente comunista intentan salir de los viejos esquemas marxistas de las nacionalidades (que se remontan a la juventud de Marx y a la moda de los Mazzini de la época).

Es el profesor Bilandzitch el que desencadenó una poderosa reacción. En el más puro estilo escolástico marxista, Bilandzitch escribía: “Una nación yugoslava no correspondería a ninguna categoría marxista”. Si yo fuera profesor, le pondría un cero en el examen. De esta forma, las naciones han sido definidas de una vez para siempre hacia 1850. Esa es la escolástica marxista.

He llamado a esto más pertinentemente La invalidez conceptual del marxismo-leninismo. Es un sistema de pensamiento cerrado. Mi sistema de pensamiento, el lógico-experimental, es un sistema abierto.

Otros pensadores comunistas han criticado vivamente la fosilización del pensamiento marxista (hay que saber que existen en Yugoslavia comunistas nietzscheanos. Y no bromeo…). Estos pensadores comunistas modernos han replicado a Bilandzitch. Y cito:

“Muy al contrario, una nación yugoslava sería un elemento de cohesión del país, amenazado por los nacionalismos y los separatismos de toda clase”.

Y ahora les cito, les lanzo a todos a la cara, a ustedes, los nacionalistas estrechos franceses, ingleses o españoles lo que el semanario Nin de Belgrado escribe después de una encuesta:

“Encuentro ridículas nuestras divisiones, yo me siento yugoslavo. Estoy harto de nuestros nacionalismos que nos llevan al absurdo. Todos somos pequeños pueblos y solamente juntos representaremos algo”.

Fin de la cita. España, Francia, Inglaterra, son en 1982 “pequeños pueblos”.

Cito una vez más la revista comunista Nin: “Mi madre es eslovena. Mi padre croata. Pero la madre de mi padre era servia. ¿Cómo quiere que no sea yugoslavo?”

La forma confederal es la forma más débil y precaria para un Estado. La forma unitaria constituye la organización más avanzada, más homogénea, más eficaz, más poderosa.

Todos los historiadores saben esto.

La Francia terminada (Robespierre, Napoleón) era unitaria. La Alemania terminada (Hitler) era unitaria. La España terminada (Felipe II) era unitaria.

Las naciones, en el aspecto “movilizador” de las masas, sufren la ley de la bicicleta. Me explico. Un ciclista debe avanzar para guardar el equilibrio. Si se detiene será durante 10 o 20 segundos. Luego caerá.

Lo que sucede a Francia con sus separatismos corso, bretón, a Bélgica con los separatismos walón y flamenco, a España con sus separatismos vasco, catalán, andaluz, es la ilustración de la ley “del ciclista que se para”.

En otro tiempo se ejercían todas las fuerzas centrípetas, cuando una Francia sola, una España sola, eran viables, eran dignas de crédito, eran exaltadoras, eran dinámicas.

Pero ahora son momias históricas. Y las momias se disgregan lentamente.

Aparecen las fuerzas centrífugas. Estas mismas fuerzas centrífugas no existían en Francia antes de 1939. Un separatismo corso o bretón hubiera hecho reír a todo el mundo en 1939. Hoy ya no se ríe.

España ya no es un mito movilizador. Todo el mundo sabe que hace poco España ha debido abandonar, ridícula y lastimosamente, sus posesiones de Africa (Sahara), una marcha sin gloria. Todo el mundo sabe que España depende del material militar americano, del petróleo árabe, etc.

Los pueblos son hembras. Sólo respetan la fuerza.

Sus coroneles que han realizado el fracasado golpe de Estado se han equivocado de objetivo. No se resucita a las momias.

En la historia de la vida, del crecimiento, de la vejez, luego de la muerte de una nación, se reencuentra el camino anarquía, confederalismo, federalismo, unitarismo… Es el ascenso hacia la potencia. Luego, lentamente, con la vejez se vuelve a la confederación, a la anarquía. Es entonces el descenso hacia la suerte histórica. España de manera espectacular, Francia con retraso, van a volver a su primer estadio: la anarquía de los barones. Es la regresión.

Al principio de su vida, un niño se orina en la cama durante tres o cuatro años. En los hombres que viven demasiado, en los viejos a quienes se prolonga la vida artificialmente, llega el estado de chochez. Antes de extinguirse el viejo se orina en la cama. Como al principio de su vida.

 

jean5