ACIMJI MULTA

acimjimulta@gmail.com Este es el correo habilitado para devoluciones y que todo aquel camarada, amigo, simpatizante o sencillamente lector de El Cadenazo que lo desee, pueda solicitar el donativo con el que nos Continuar >>

SALUDO A NUESTRO ESTILO

  Aún tienen los camaradas -los de verdad- esa capacidad de emocionarme en algunas ocasiones; y en todas, cuando es de ti de quien hablan. Hace pocos días, Alvaro y yo intentábamos Continuar >>

PAPÁ ¿QUIÉN ERA JUAN IGNACIO?

A Juan Ignacio González Ramírez, secretario nacional del Frente de la Juventud, vilmente asesinado el 12 de diciembre de 1980 (La redacción de El Cadenazo)   -Padre. -Dime, hijo. -Cuéntame de nuevo Continuar >>

ANTORCHAS 2017

PANCARTA DE CABECERA DE LA VII MARCHA DE LAS ANTORCHAS.  MADRID 16 DE DICIEMBRE Continuar >>

LA MARCHA DE SALEM

  Fue un 9 de Diciembre de 2000 en la periferia de Estocolmo, cuando y donde una chusma forastera asesinó brutalmente a Daniel Juhani Wretström, nacido el 15 de Octubre de 1983. Continuar >>

LOS PILARES DE LA DEMOCRACIA

En toda Democracia auténtica, es decir, debidamente reconocida y aprobada por la conciencia universal, los partidarios son el complemento lógico, indispensable, del sufragio universal. Podemos admitir un sufragio por partidos; un sufragio Continuar >>

EXTRAÑAMIENTO DEL MILITANTE CATÓLICO. EN TU PROPIO SOLAR QUEDASTE FUERA

Se ha celebrado un año más el Día de la Constitución. En las redes sociales han circulado pasquines y carteles de propaganda del referéndum en que fue aprobada. Resulta curiosa, vista con Continuar >>

 

ÁNGEL NIETO, EL ÚLTIMO DE LOS GRANDES

 

Ha muerto Ángel Nieto. Los que crecimos en aquella España honrada, orgullosa y trabajadora de los años sesenta, tan distinta de la emasculada cochambre actual, estamos un poco más huérfanos.
Ángel Nieto, como Pedro Carrasco, como Federico Martín Bahamontes, como Paquito Fernández Ochoa, como Manolo Santana, como Mariano Haro, era mucho más que un deportista. Era un ídolo del Pueblo.
El Pueblo, aquel Pueblo que merecía la mayúscula del sentido comunitario y la dignidad (eso que algunos seguimos llamando Patria) idolatraba a aquellos deportistas en los que veía a uno de los suyos. Deportistas que a fuerza de sudor y de cojones paseaban el nombre de España por esa Europa democrática, hipócrita y masona que, anticipando futuras cabronadas, no paraba de hacernos la puñeta.
Los remilgados julais del Mercado Común tenían que tragar con nuestra insolente, proletaria y orgullosa Águila de San Juan ondeando en sus podios y desafiando sus cercos diplomáticos, intrigas y demás judiadas.
Los que hacían que nuestro Himno, tan incómodo para los burócratas liberales, retumbase en estadios, canchas y circuitos extranjeros eran gente como Ángel Nieto y sus trece (lo de “doce más uno” sobra ante el féretro y el llanto) Campeonatos del Mundo.
Hay un fatum trágico para la muerte de algunos de los grandes que hace que la Parca los espere tras lo que pudiera parecer una versión inocua de los objetos y sujetos con los que alcanzaron la Gloria: Antonio Bienvenida, el diestro sublime que había estoqueado cientos de toros bravos, murió en una inocente tienta de vaquillas. Joaquín García Morato, el as de la aviación que había derribado decenas de cazas soviéticos en la Guerra Civil, cayó en un trivial vuelo de exhibición.
Ángel Nieto, la leyenda del motociclismo, ha muerto a causa de un estúpido accidente mientras conducía un quad. Hasta en eso ha sido modelo de grandeza.
Descansa en paz, Campeón y atruena con el rugido de tu Derbi los campos de la inmortalidad.

J.L. Antonaya

ANT