DESENGAÑANDO A UN IMBÉCIL (SONETO)

 

Sal de debajo de la cama, idiota,
y mírame a la cara mientras hablo:
para Alberto, Mariano, Pedro o Pablo
sólo eres un mierda que les vota.

Un primo, un gilipollas, una cuota
una cifra, un pretexto, un expediente,
un pagafantas, un contribuyente
una teta a dejar sin una gota.

Tú no eliges el cepo ni la cuerda
atada a tu pescuezo con esmero
por una verborrea de sacamuelas.

Tu voto no decide ni una mierda:
el verdadero rey es un banquero
vendiendo tu sudor desde Bruselas.

J.L. Antonaya

 

ant-1

Be Sociable, Share!