PRENSA ROSSI

¿Pero es que no sentís curiosidad? ¿Pensáis que podréis seguir con vuestra vida, criar a vuestros hijos, realizaros laboralmente y como persona, vivir en Comunidad, pagar vuestras facturas, aparcar bien el coche, Continuar >>

REGALOS PARA LOS CHURUMBELES

¿Aún dudas qué regalar a tu hija en la próxima Navidad? ¿Te sientes mal por ello? ¿Crees que eres un mal padre? No pienses más y lee: Si quieres estar de acorde Continuar >>

100 AÑOS DE LA DECLARACIÓN BALFOUR

  Un siglo de usurpación, dolor y opresión para el pueblo palestino. (Caricatura del artista jordano Latif Fityani) A. MARTÍN   Continuar >>

UN CÓMIC FUTURISTA Y ANTIFASCISTA

¿Les gustan los comics? Pues no lean éste. Es una bazofia. Puede que los propios demonios interiores de los autores le hayan dado forma; si es así, hay que convenir que sus Continuar >>

HITLER ¿HOMBRE O MONSTRUO?

  “No se debe dar mucho valor a la vida individual. Si la existencia de uno de nosotros fuera indispensable, no estaría esclavizada a la muerte” Adolf Hitler. Hitler es el personaje Continuar >>

LA POLITICA DEL FUTURO PRÓXIMO

  La política de este tiempo que viene será espiritual o no será. Lo que llaman Política Económica ni es Política ni es Económica. De hecho es la ruina de la Política Continuar >>

NO ERA PAZUZU, QUE ERA PUIG-DEMONI

Los iconos de mi juventud van cayendo, uno a uno, sin compasión, sumiéndome en una depresión de aquellas que te impulsan a saltar de un ascensor en marcha. Hace años me enteré Continuar >>

 

LOS HÉROES DE PODEMOS

Julián Grimau García, héroe y mártir de la tropa miliciana de “Podemos” y de chequistas varios.

Baste una de las cientos de víctimas de este “buen” republicano comunista como botón de muestra.

Joaquina Sot Delclós (Massanet, Gerona, 1892/ Barcelona 11 de agosto de 1938).
Joaquina tenía 46 años de edad, era soltera y natural de Massanet (Gerona). Trabajaba en el Socorro Blanco y realizaba funciones de enlace con la Quinta Columna. Cada semana emprendía el trayecto entre la zona roja y la nacional con el guía Lorenzo, y recogía cartas, instrucciones y dinero.

Joaquina utilizaba el nombre falso de Josefina Pila, y daba la dirección de su prima, Sara Jordá, para recibir los paquetes en Figueras. Además Joaquina transmitía instrucciones y colaboraba con Juan Villalta Rodríguez, Germán Tárrega y César Sánchez Catalina, sin saber que con ellos pasaría sus últimos momentos, antes de ser fusilada.

Los sufrimientos que precedieron a la muerte de Joaquina se conocen por el testimonio de su hermana, Ana Sot Delclós. Contaba que el día 1 de abril de 1938, Joaquina y ella fueron detenidas por un grupo de hombres en la estación de Gerona. Estos se presentaron como policías y las hicieron regresar a su domicilio con el fin de proceder al registro correspondiente. Joaquin Rubio y JULIÁN GRIMAU eran los cabecillas del grupo. Este último trataba de intimidarlas con una pistola para que les entregasen todo aquello que poseyeran de valor y, después, les mandaron cocinar para ellos. Llenos sus estómagos las llevaron a la cheka de la plaza de Berenger el Grande de Barcelona. Encerradas en una sala estuvieron tres días, Ana y Joaquina, sin poder hablar ni moverse vigiladas por JULIÁN GRIMAU y Joaquin Rubio. De ahí pasaron a los calabozos de la Jefatura Superior de Policía, donde estuvieron incomunicadas hasta que comenzaron los interrogatorios.

Según el testimonio de Ana Sot Delclós, JULIÁN GRIMAU torturó a Joaquina para que declarase, la arrastró por los suelos tirándola de los cabellos. Ana vio a su hermana antes de ser fusilada con signos de haber sido torturada y Joaquina le contó lo sucedido. Al parecer, GRIMAU no tuvo bastante con usar su fuerza sino que la encerró con un hombre en el calabozo para que éste abusase de ella, pero, afortunadamente, el preso la respetó.

Rafael Sot Delclós, agente consular de Francia en Madrid, también informó de la detención de su hermana Joaquina y su prima Sara Jordá:
“…. La hermana y prima del señor Sot Delclós en los primeros días de abril fueron llevadas ante el jefe de Investigación Criminal que era el titulo que ostentaba GRIMAU y conducidas a las chekas donde comenzó cuatro meses de calvario, que concluiría con su fusilamiento. Fueron arrancadas sus uñas, y sometida a descargas eléctricas, y encerrada con un descargador portuario pare que la violase, según declaración del mismo GRIMAU; el individuo la respetó, manteniéndose apartado de ella durante los tres días que duró el encierro”.

GRIMAU, desesperado ante la fortaleza de ánimo de la detenida -prosigue el informe- decidió compadeciese ante el tribunal que presidia el siniestro juez Rodríguez Dranget , que sometió a nuevas vejaciones a doña Joaquina y la mandó fusilar.

Esa sentencia de muerte tuvo resonancia internacional. El exdirector y fundador del diario L´Independant hizo intervenir al embajador francés ante la República española , al embajador británico e incluso al Vaticano, pero los verdugos no cedieron. A la decisión improcedente del masón Negrín, se sumaba la fuerte oposición de JULIÁN GRIMAU y sus chekistas, por lo que fue imposible conseguir la clemencia para Joaquina. Joaquina y su prima Sara, fueron fusiladas junto a sus camaradas el 11 de agosto de 1938, en el foso del Castillo de Montjuich.

En 1963, GRIMAU, cayó detenido en Madrid, donde había sido enviado, para ser delatado por Santiago Carrillo, que así pagaba siempre los servicios de sus camaradas “incómodos”. El mundo también se volcó para que el “franquismo” conmutara la pena de muerte a este “asesino en serie”… pero cayó bajo las balas años después que lo hiciese con sus víctimas.

Lorenzo Feliu

lor