LA HORA DE CONTRAATACAR (Tragedia en un acto)

 

Personajes:

La Abuela.
El Señorito.
La Tele.

ACTO ÚNICO

La escena se desarrolla en un país imaginario.
Dormitorio del Señorito, que está tumbado en la cama. A los pies de la misma hay una tele. El Señorito se incorpora perezosamente y la enciende.

TELE.- “ Se trata, según fuentes policiales, de un caso aislado…”

El Señorito cambia el canal.

TELE.- “ Como es sabido, en Al Ándalus todos eran cultos y sabios, no como los crueles castellanos que…”

Cambio de canal.

TELE.- “Según el Chef Soplapuá, ganador de otra estrella Michelín, la cocina marroquí es magnífica. Muy superior a la nuestra. Prescindir del cerdo no es problema…”

Cambio de canal.

TELE.- “ En la última pasarela de moda han hecho furor los diseños de Pitirrín Julandroni inspirados en la vestimenta tradicional de la mujer árabe. El burka, según el afamado modisto, es una prenda profundamente feminista, ya que ha terminado con la discriminación de las feas…”

El Señorito apaga la tele. Entra la Abuela.

ABUELA.- ¿Pero todavía en la cama? Como no te des prisa vas a perderte el final de la guerra étnico-religiosa.

SEÑORITO (bostezando).- Ya será menos. Seguro que queda todavía un buen rato.

ABUELA.- Está acabando ya. Lo que pasa es que hay quien no se entera. Vete vistiendo.

SEÑORITO.- Pero los políticos…

ABUELA.- Pareces tonto. Los políticos los traen, y los alimentan a tu costa. A los políticos, las víctimas sólo les preocupan por si la visión de su sangre inocente les resta votos. Por eso esconden las imágenes.
A los políticos les preocupa más presentar a los asesinos como víctimas. Por eso se inventan “fobias”.

SEÑORITO.- Pero la Policía…

ABUELA.- ¿La policía? La policía acorraló a los patriotas que se manifestaban en contra para que la jauría los linchara.

SEÑORITO.- Pero la prensa libre…

ABUELA.- Los periodistas, tan sumisos y viscosos como siempre, repiten como loros consignas buenistas y cómplices. Esconden las imágenes de las víctimas y cacarean estupideces justificadoras.

SEÑORITO.- Pero la sociedad…

ABUELA.- ¿Te refieres a ese rebaño estúpido que enciende velitas y canta canciones cursis como máxima respuesta a los crímenes?

SEÑORITO.- Pero el Papa…

ABUELA (Suspirando).- Los considera gente de paz.

SEÑORITO.- Pero los jueces…

ABUELA.- No tienen tiempo de nada. Están muy ocupados encarcelando a patriotas por gritar contra la ignominia.

SEÑORITO (Alarmado).- ¡Entonces, cálzame las alpargatas y dame el fusil!

ABUELA.- A buenas horas, mangas verdes. El plazo para contraatacar se acabó el día de la huelga de los manteros y, según el BOE, acaba de entrar en vigor la Sharía. La alcaldesa acaba de aparecer en la tele con un burka.

SEÑORITO (Confuso).- Pero… si no se le ve la cara…, podría ser cualquiera.

ABUELA.- Exacto. Pero ¿acaso importa?

(Telón)

J.L. Antonaya

 

ant-7

Be Sociable, Share!

    1 thought on “LA HORA DE CONTRAATACAR (Tragedia en un acto)

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies