EL ESTILO DEL MONTAÑERO SEGÚN JULIUS EVOLA

  Todos los que hacen montañismo en serio, que escalan, que superan crestas, paredes, salientes, canales helados y comisas, se apropian una especie de modo de ser común, los rasgos principales del Continuar >>

CONTROL A LAS MASAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y OTROS

¿Somos parte de un lavado de cerebro masivo que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas, algo muy conveniente para las grandes empresas de comunicación y conglomerados que crean productos Continuar >>

LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

 

RELIGIÓN DE PAZ, GREMLINS Y PERIODISTAS

Oyendo las consignas, eufemismos y titulares que las teles difunden tras cada atentado islámico, se podría llegar a sospechar algún tipo de relación o semejanza entre los seguidores de la religión de paz y aquella película americana de 1984, que dirigió Joe Dante y que se tituló “Gremlins”.

En ambos casos, unos seres pacíficos y adorables se transforman, de pronto, en unas bestias agresivas. En el caso de los bichos cinematográficos, el desencadenante es por comer después de medianoche –es decir, por no respetar una especie de Ramadán inverso-. En el caso de los arcángelicos apóstoles de la sharia, la metamorfosis se produce por “radicalizarse”, misterioso proceso al que aluden machaconamente los periodistas, tertulianos y correveidiles de guardia en periódicos, teles y radios, pero que nadie ha explicado con detalle.

Según se puede inferir, la cosa sucede cuando un morito, que hasta ese momento ha sido ejemplo de conducta, buen chaval, amado por sus vecinos y respetado por todas las marujas de su barrio, se mete en internet y allí es víctima de páginas yihadistas que lo hipnotizan y lo convierten en un asesino inmisericorde. De ser un ejemplo de conducta, el sarracenito pasa a querer cohabitar cuanto antes con las huríes del Paraíso que esperan a los guerreros de la Yihad cuando doblan el labio despachurrando infieles.
O sea, que la culpa de la transformación no es del imán de la mezquita del barrio predicando la Guerra Santa, como dicen los islamófobos y malpensados, sino de internet.
Hasta aquí las semejanzas.

Las diferencias se hacen patentes en la forma de acabar con ellos. Mientras el punto débil de los bichos de la peli es su vulnerabilidad a la exposición directa a la luz solar, la kriptonita de los yihadistas son las velitas, las declaraciones ñoñas y las canciones cursis.
Los gremlins mueren abrasados cuando son expuestos al sol.
Los yihadistas, al escuchar “Imagine” de John Lennon y ver cientos de velitas y peluches en el lugar del crimen, se mueren. De risa.

J.L. Antonaya

ANT-10