RELIGIÓN DE PAZ, GREMLINS Y PERIODISTAS

Oyendo las consignas, eufemismos y titulares que las teles difunden tras cada atentado islámico, se podría llegar a sospechar algún tipo de relación o semejanza entre los seguidores de la religión de paz y aquella película americana de 1984, que dirigió Joe Dante y que se tituló “Gremlins”.

En ambos casos, unos seres pacíficos y adorables se transforman, de pronto, en unas bestias agresivas. En el caso de los bichos cinematográficos, el desencadenante es por comer después de medianoche –es decir, por no respetar una especie de Ramadán inverso-. En el caso de los arcángelicos apóstoles de la sharia, la metamorfosis se produce por “radicalizarse”, misterioso proceso al que aluden machaconamente los periodistas, tertulianos y correveidiles de guardia en periódicos, teles y radios, pero que nadie ha explicado con detalle.

Según se puede inferir, la cosa sucede cuando un morito, que hasta ese momento ha sido ejemplo de conducta, buen chaval, amado por sus vecinos y respetado por todas las marujas de su barrio, se mete en internet y allí es víctima de páginas yihadistas que lo hipnotizan y lo convierten en un asesino inmisericorde. De ser un ejemplo de conducta, el sarracenito pasa a querer cohabitar cuanto antes con las huríes del Paraíso que esperan a los guerreros de la Yihad cuando doblan el labio despachurrando infieles.
O sea, que la culpa de la transformación no es del imán de la mezquita del barrio predicando la Guerra Santa, como dicen los islamófobos y malpensados, sino de internet.
Hasta aquí las semejanzas.

Las diferencias se hacen patentes en la forma de acabar con ellos. Mientras el punto débil de los bichos de la peli es su vulnerabilidad a la exposición directa a la luz solar, la kriptonita de los yihadistas son las velitas, las declaraciones ñoñas y las canciones cursis.
Los gremlins mueren abrasados cuando son expuestos al sol.
Los yihadistas, al escuchar “Imagine” de John Lennon y ver cientos de velitas y peluches en el lugar del crimen, se mueren. De risa.

J.L. Antonaya

ANT-10

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies