EL ESTILO DEL MONTAÑERO SEGÚN JULIUS EVOLA

  Todos los que hacen montañismo en serio, que escalan, que superan crestas, paredes, salientes, canales helados y comisas, se apropian una especie de modo de ser común, los rasgos principales del Continuar >>

CONTROL A LAS MASAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y OTROS

¿Somos parte de un lavado de cerebro masivo que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas, algo muy conveniente para las grandes empresas de comunicación y conglomerados que crean productos Continuar >>

LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

 

SUGERENCIA AL INQUISIDOR

 

Cada vez es más amplio el catálogo de pecados mortales, penitencias y fiestas de guardar con las que los talibanes del Pensamiento Único Políticamente Correcto coaccionan y criminalizan cualquier atisbo de discrepancia.

Esta variedad de nuevos delitos de pensamiento y mandamientos incuestionables de la dogmática progre, alcanza ya una complejidad notable.

Si, por ejemplo, alguien opina que no le parece demasiado bien que los maricas practiquen la sodomía en público será acusado de homofobia.

Si a alguien se le ocurre aventurar que los abusos del “Estado” de Israel sobre el territorio robado a los palestinos son un pelín excesivos, o se pregunta por qué los medios de comunicación tienen que estar controlados en su práctica totalidad por el “pueblo elegido” se le neutraliza acusándole de antisemita.

Si algún incauto cede el asiento en el metro a una embarazada o a una anciana, cualquier comisario político de la nueva ortodoxia lo acusará de machista.

Si alguien sugiere que a lo mejor no está del todo bien que se destruyan monumentos históricos y se quiten del callejero los nombres de héroes y mártires en aras de un revanchismo enfermizo y resentido, es muy posible que alguna de las generosamente subvencionadas asociaciones, batucadas, bandas y cuadrillas de la “memoria histórica” lo acuse de “delito de odio” o algo así.

Si un españolito expresa alguna ligera crítica al hecho de que con sus impuestos se financien las mezquitas desde las que se predica la Yihad, pone mala cara cuando algún moro insulta y agrede a una española por ir con minifalda o se siente ligeramente incómodo cuando comprueba que, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid todas las ayudas públicas al alquiler son para los representantes de la religión de paz, será anatemizado y acusado de islamófobo.

Y así sucesivamente.

Desde El Cadenazo creemos que tanto nombre nuevo y tanto eufemismo rebuscado pueden confundir al español medio aún cuando tenga la mejor intención de ser un demócrata y gregario ciudadano ejemplar.

Por eso creemos que, en aras de la economía procesal y de la unificación de conceptos, se hace necesaria la creación de un nuevo tipo penal que resulte fácil de entender por el español de a pie.

Por la naturaleza de las conductas fomentadas y de los colectivos beneficiados, por la idiosincrasia de los legisladores y teóricos que definen la nueva ortodoxia y por la calidad humana de los delatores y policías del pensamiento que velan por su aplicación efectiva, la denominación que mejor cuadraría al nuevo tipo penal, es el de Delito de Hijoputofobia.

J.L. Antonaya

 

ant-12