ABRAZA A TU VERDUGO

 

Esta recua de putas y capones
palanganera y sierva complaciente
cuesta soñarla antaño diferente:
con dignidad, con fuerza y con cojones.

Hoy sólo es una masa envilecida
siniestra cual sonrisa de alcaldesa,
ñoña como peluche color fresa,
falaz como la prensa emputecida.

Obscena como el cínico discurso
que se congracia con los asesinos.
Cobarde cual políticos mezquinos,
convirtiendo los muertos en recurso.

Repugnante como las toxinas
que esparcen los voceros obedientes
en publirreportajes indecentes
de sus televisiones de letrinas.

Hoy nos produce un asco onmipresente;
náusea y sonrojo de vergüenza ajena
sangrando con la ira y con la pena;
un asco supurante y maloliente,

al ver el repugnante regocijo
de los necios, traidores y farfollas
que aplauden el abrazo gilipollas
que un padre da al verdugo de su hijo.

J.L. Antonaya

 

ANT-15

Be Sociable, Share!

    2 thoughts on “ABRAZA A TU VERDUGO

    1. Hay que reconocer que, sea quien sea el responsable del lavado de cerebro al que se está sometiendo a media nación, está haciendo un buen trabajo.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies