PRENSA ROSSI

¿Pero es que no sentís curiosidad? ¿Pensáis que podréis seguir con vuestra vida, criar a vuestros hijos, realizaros laboralmente y como persona, vivir en Comunidad, pagar vuestras facturas, aparcar bien el coche, Continuar >>

REGALOS PARA LOS CHURUMBELES

¿Aún dudas qué regalar a tu hija en la próxima Navidad? ¿Te sientes mal por ello? ¿Crees que eres un mal padre? No pienses más y lee: Si quieres estar de acorde Continuar >>

100 AÑOS DE LA DECLARACIÓN BALFOUR

  Un siglo de usurpación, dolor y opresión para el pueblo palestino. (Caricatura del artista jordano Latif Fityani) A. MARTÍN   Continuar >>

UN CÓMIC FUTURISTA Y ANTIFASCISTA

¿Les gustan los comics? Pues no lean éste. Es una bazofia. Puede que los propios demonios interiores de los autores le hayan dado forma; si es así, hay que convenir que sus Continuar >>

HITLER ¿HOMBRE O MONSTRUO?

  “No se debe dar mucho valor a la vida individual. Si la existencia de uno de nosotros fuera indispensable, no estaría esclavizada a la muerte” Adolf Hitler. Hitler es el personaje Continuar >>

LA POLITICA DEL FUTURO PRÓXIMO

  La política de este tiempo que viene será espiritual o no será. Lo que llaman Política Económica ni es Política ni es Económica. De hecho es la ruina de la Política Continuar >>

NO ERA PAZUZU, QUE ERA PUIG-DEMONI

Los iconos de mi juventud van cayendo, uno a uno, sin compasión, sumiéndome en una depresión de aquellas que te impulsan a saltar de un ascensor en marcha. Hace años me enteré Continuar >>

 

LA IGNOMINIA.

 

No os hagáis líos:

La ignominia no es la imagen de esa vieja ramera separatista ofendiendo a nuestra Bandera en el parlamento regional catalán. La escoria infrahumana sólo obedece a su naturaleza.

Lo realmente ignominioso es la retirada con el rabo entre las piernas de los que dejan el campo libre a la piara antiespañola abandonando a su espalda, para más escarnio, la enseña de la Patria.

El que los demócratas confundan la cobardía con la dignidad es todo un síntoma.

La ignominia no fue la imagen vergonzosa de miles de capones indecentes besando las babuchas de los terroristas que acababan de ensangrentar las calles de Barcelona. Ni los bastardos que les flanqueaban con enseñas separatistas sin dedicar ni un instante de recuerdo a las víctimas del fanatismo musulmán. El odio a España une a las alimañas de las dos gusaneras.

Lo realmente ignominioso fue que ese aquelarre estuviera presidido por las máximas autoridades congraciándose, para más escarnio, con los parientes de los asesinos.

La sonrisa siniestra de una alcaldesa sicópata en la ceremonia cursi, hipócrita y pusilánime de las velitas es toda una declaración de intenciones.

La ignominia no es la cada vez más chulesca actitud de la horda secesionista. La impunidad envalentona a los matones de burdel.

Lo realmente ignominioso es la pasividad de los que, habiendo jurado defender con las armas nuestra soberanía y nuestra integridad, guardan un silencio cobarde que los convierte en cómplices del crimen secesionista.

Lo castrado ocupa el lugar de lo castrense.

Al final, como cada vez que unas autoridades felonas han abjurado de sus deberes para con España -como el 2 de Mayo de 1808, como el 18 de Julio de 1936- tendrán que ser los patriotas los que recojan del lodo la Bandera abandonada por los políticos.

Y los que, como siempre, la defiendan a sangre y fuego.

J. L. Antonaya.