EL ESTILO DEL MONTAÑERO SEGÚN JULIUS EVOLA

  Todos los que hacen montañismo en serio, que escalan, que superan crestas, paredes, salientes, canales helados y comisas, se apropian una especie de modo de ser común, los rasgos principales del Continuar >>

CONTROL A LAS MASAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y OTROS

¿Somos parte de un lavado de cerebro masivo que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas, algo muy conveniente para las grandes empresas de comunicación y conglomerados que crean productos Continuar >>

LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

 

LA IGNOMINIA.

 

No os hagáis líos:

La ignominia no es la imagen de esa vieja ramera separatista ofendiendo a nuestra Bandera en el parlamento regional catalán. La escoria infrahumana sólo obedece a su naturaleza.

Lo realmente ignominioso es la retirada con el rabo entre las piernas de los que dejan el campo libre a la piara antiespañola abandonando a su espalda, para más escarnio, la enseña de la Patria.

El que los demócratas confundan la cobardía con la dignidad es todo un síntoma.

La ignominia no fue la imagen vergonzosa de miles de capones indecentes besando las babuchas de los terroristas que acababan de ensangrentar las calles de Barcelona. Ni los bastardos que les flanqueaban con enseñas separatistas sin dedicar ni un instante de recuerdo a las víctimas del fanatismo musulmán. El odio a España une a las alimañas de las dos gusaneras.

Lo realmente ignominioso fue que ese aquelarre estuviera presidido por las máximas autoridades congraciándose, para más escarnio, con los parientes de los asesinos.

La sonrisa siniestra de una alcaldesa sicópata en la ceremonia cursi, hipócrita y pusilánime de las velitas es toda una declaración de intenciones.

La ignominia no es la cada vez más chulesca actitud de la horda secesionista. La impunidad envalentona a los matones de burdel.

Lo realmente ignominioso es la pasividad de los que, habiendo jurado defender con las armas nuestra soberanía y nuestra integridad, guardan un silencio cobarde que los convierte en cómplices del crimen secesionista.

Lo castrado ocupa el lugar de lo castrense.

Al final, como cada vez que unas autoridades felonas han abjurado de sus deberes para con España -como el 2 de Mayo de 1808, como el 18 de Julio de 1936- tendrán que ser los patriotas los que recojan del lodo la Bandera abandonada por los políticos.

Y los que, como siempre, la defiendan a sangre y fuego.

J. L. Antonaya.