HOY COMO AYER

Maciá proclamó, en la tarde del 14 de abril, la Republica Catalana. No la pudo sostener, y ante la presión de los ministros Domingo Nicolau y DE los Rios, la convirtió en Generalitat de Cataluña en espera de que el Pacto de San Sebastián diera sus frutos.

Las elecciones legislativas para las Constituyentes reafirmaron este matiz separatista, que se vio sancionado oficialmente al elaborar las Cortes el Estatuto de Cataluña, cediendo a la Generalidad prerrogativas esenciales del Poder del Estado, como el Orden Público, la Justicia y la Enseñanza, y entregándole mediante los traspasos de servicios elementos imprescindibles para organizar su vida independiente y preparar, en definitiva, la REBELIÓN.

Con la promulgación del Estatuto se desbordó el entusiasmo de los separatistas. Bien sabían ellos que aquello era un gigantesco paso decisivo para la INDEPENDENCIA.

El propio Maciá lo proclamó así y hasta intentó repetirlo en el banquete de gala que organizó la Generalidad para obsequiar al entonces Presidente del Consejo de Ministros , Azaña, con motivo de su viaje a Barcelona para la entrega oficial del Estatuto.

Desde el primer momento manifestaron bien ostensiblemente sus propósitos e intenciones. No cabe tratarles de hipócritas o disimulados.
(…) Durante este periodo, entre mil desmanes separatistas, presenciamos la exhibición continuada de banderas separatistas incluso ante el Presidente de la República, cuando el entierro de Maciá. Y como en plena Vía Layetana los grupos de “escamots”( los mossos de hoy), pistola en mano, obligaban al teniente de Seguridad, Requena, a saludar a la masona estrella solitaria de la independencia.

Recuérdese que a principios de este mismo año fue detenido y encerrado en un calabozo el Diputado a Cortes doctor Albiñana, quien se salvó de una muerte segura a que dos policías españoles impidieron con sus pistolas que los “escamots” (mossos) le asesinaran en los pasillos de Jefatura.

En vísperas de entrar a prestar servicio los guardias de Asalto de la Generalidad, fueron revistados por el que había de ser su jefe, el teniente coronel Ricart, y al terminar éste su arenga con los vivas reglamentarios a España y a la República fue contestado con un ¡Visca Catalunya Lliure! . Los guardias de asalto aludidos llevaban en aquel momento mosquetones del Estado español. Ni Ricart, ni la autoridad superior, se atrevieron a castigar tal actitud ni aplicar las medidas disciplinarias procedentes.

Y a pesar de este cúmulo de hechos, el Estado, en 1º de abril, no vaciló en entregar el Orden Público a la Ezquerra, traspasándole- a pesar de su incapacidad y de ser enemiga- tan esencial atributo de la soberanía.

Aquí culmina la insensatez del Poder Central cobarde y sumiso)
Desde este momento, la Generalidad se dispuso al Asalto del Poder Central, organizando las fuerzas de choque contra España. (hoy como podemos ver, el que tenga ojos y oídos, estamos en las mismas)

En este proceso de destrucción de la Nación Española, se dan tres estratos, el financiero/empresarial/industrial…el nacionalismo “clerical” que germina en las sacristías…..y el tercero y más importante que lo hayamos en la “burguesía” de clase media , funcionarial, docente, urbanita, jacobina (en la que abundan los “charnegos” precisados de hacerse perdonar su origen ante quienes dan y quitan canonjías) ( Hoy se deben incluir a los inmigrantes, charnegos variopintos, que desconocen cualquier atisbo de la compleja realidad española y catalana pero que son hábilmente manejados por las “fuerzas oscuras”). Fuerzas que anidan, principalmente, en las numerosas logias de las distintas obediencias que existen en Cataluña y muy principalmente en Barcelona, cuya casa madre tiene su domicilio en la Gran Vía de las Cortes Catalanas, 617. La sede histórica de la calle Aviñó, 27, que cita Enrique de Angulo, donde estuvo ubicada la Gran Logia Regional del Nordeste de España, dependiente del Grande Oriente Español, madriguera de los golpistas de octubre de 1934, la ocupa ahora la Gran Logia Simbólica Española (Gran Oriente Español Unificado), masonería irregular, adogmática y mixta.

El problema de hoy ( y es muy serio) es que este proceso de destrucción de la Nación más antigua de Europa, no se está fraguando en unas logias “locales”, sino nacionales, incluso supranacionales. Somos el “laboratorio” de una experiencia a escala europea; ya que estando concebida la “idea” a escala mundial, la llegada de Vladimir Putin al poder en Rusia y sus posteriores “alianzas”, ese camino se truncó. Veremos en unos días, que “logia” prevalece…. pero, saber, que entre masones anda el juego.

Lorenzo Feliu.

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies