UN CÓMIC FUTURISTA Y ANTIFASCISTA

¿Les gustan los comics? Pues no lean éste. Es una bazofia. Puede que los propios demonios interiores de los autores le hayan dado forma; si es así, hay que convenir que sus Continuar >>

HITLER ¿HOMBRE O MONSTRUO?

  “No se debe dar mucho valor a la vida individual. Si la existencia de uno de nosotros fuera indispensable, no estaría esclavizada a la muerte” Adolf Hitler. Hitler es el personaje Continuar >>

LA POLITICA DEL FUTURO PRÓXIMO

  La política de este tiempo que viene será espiritual o no será. Lo que llaman Política Económica ni es Política ni es Económica. De hecho es la ruina de la Política Continuar >>

NO ERA PAZUZU, QUE ERA PUIG-DEMONI

Los iconos de mi juventud van cayendo, uno a uno, sin compasión, sumiéndome en una depresión de aquellas que te impulsan a saltar de un ascensor en marcha. Hace años me enteré Continuar >>

LA CONSTITUCION DE 1978, ¿PROBLEMA O SOLUCION?.

Bueno, parece que el asunto de Cataluña toca a su fin. Pasó el peligro y la sangre no ha llegado al río. Pues he de decir que me engañaron. Creía de verdad Continuar >>

EL CAPITALISMO MATA

La verdadera esencia del sistema capitalista actual es una de las cosas que me sacan de quicio, como me imagino que a cualquiera que tenga un poco de humanidad. Si un genocidio Continuar >>

CUANDO LOS ANTIFASCISTAS SE VUELVEN “FASCISTAS”

Esto es surrealista. En España la única MARCHA DE LAS ANTORCHAS es la que lleva realizando la ACIMJI, cumpliendo este año ya las 7 ediciones. Hoy me quedo anonadado primero y luego Continuar >>

 

FRANCISQUETE (EL TIO CAMUÑAS)

Francisco Sánchez Fernández nació el 11 de septiembre de 1762 en Camuñas (Toledo), era hijo de Pedro Sánchez Sierra y de María Fernández Cano. Se casó en Camuñas el 30 de mayo de 1785, con Águeda María Martín de Consuegra, y tienen 6 hijos.

Francisco trabajaba como correo (su agilidad a caballo y el conocimiento de la zona le servirían después en su etapa como guerrillero) y su vida transcurría de forma habitual para la época, hasta que las circunstancias hicieron que se convirtiera en uno de los más famosos guerrilleros de La Mancha durante la Guerra de la Independencia Española.

Invadida España por los franceses, cuando las autoridades afrancesadas capturaron a varios enemigos de Napoleón y los colgaron en la plaza de Camuñas como escarmiento, comenzó la sublevación de algunos vecinos, entre ellos Francisco y su hermano Juan Pedro, que salieron a luchar contra los invasores y se dedicaron a hostigar a los franceses en su camino hacia Andalucía.

En 1804 Juan Pedro tuvo un pleito con el ayuntamiento, y 5 años más tarde, el 23 de abril de 1809, un concejal afrancesado integrante del Ayuntamiento con el que pleiteó, Vicente Hidalgo Saavedra, iba con unos soldados franceses en su busca cuando Juan Pedro le asesinó.

El 28 de mayo, después de una de sus acciones guerrilleras, los hermanos fueron perseguidos por los franceses y se vieron obligados a refugiarse en Camuñas, encerrándose en su casa, que habían transformado en una fortaleza. Los franceses después de perder muchos hombres en el intento, consiguieron por fin entrar cuando los hermanos habían agotado ya las municiones, y aunque Francisco logró salvarse saltando las tapias y huyendo al campo, su hermano no pudo seguirle, al ser alcanzado por varios disparos. El comandante galo le prometió perdonarle la vida si se rendía, pero fue una mentira para hacerse con él, siendo retenido en el Ayuntamiento hasta que fue ajusticiado, colgándolo después en una de las aspas del Molino Viejo (hoy Molino de La Unión), para escarnio público.
Los franceses querían causar miedo en Camuñas y demostrar así el resultado de alzarse contra Napoleón.

Francisquete, al saberlo, juró sobre el cadáver de su hermano no dormir, ni probar alimento alguno, ni calmar la sed, sin antes vengar a aquel mártir, cuyo valor y heroísmo habrían respetado los soldados de cualquier ejército que no fuera el de Napoleón.

Francisco recorrió los pueblos vecinos llamando en su auxilio a algunos amigos. Reunió a 30 valientes hombres a caballo, hábiles tiradores y jinetes, que serían conocidos como la «Partida de Camuñas» y comenzó su lucha contra los franceses. El pavor que causaba era tal que, entre los galos, se popularizó la frase «¡Que viene el “Tío Camuñas”!»

Francisquete cumplió el «Juramento del Guerrillero», y hasta que algunos franceses no borraron con su sangre la de su hermano, ni bebió un sorbo de agua, ni comió un trozo de pan, ni durmió una sola hora.

Actuaba en el camino real desde Madridejos a Despeñaperros, una de las entradas naturales a Andalucía, y se convirtió en uno de los más importantes guerrilleros de La Mancha.
Desde que tomara las armas, sus ataques fueron múltiples, realizó todo tipo de actos determinantes para el devenir de la Guerra de la Independencia.
Entre sus muchas acciones, logró desalojar, junto a otros 40 guerrilleros, a 80 franceses que había en el pueblo de La Guardia, hizo de escolta de personalidades españolas, acompañó a un correo de gran importancia que se dirigía a las Cortes de Cádiz, el último reducto español, ( “El Empecinado” guió al emisario hasta el término de Madridejos y, desde allí lo condujo el “Tío Camuñas” hasta Despeñaperros»), acabó con las caravanas de recursos enemigas y aprovechaba el instante más oportuno para caer de forma implacable sobre el invasor. Estas misiones y los ataques que llevó a cabo contra los Dragones franceses (una unidad armada con fusiles, ideada para combatir tanto a caballo, como a pie), le valieron ser nombrado teniente coronel de la guerrilla.

Humilló a los invasores en numerosas ocasiones, el 20 de julio de 1810 la partida de «Francisquete» derrotó a 80 Dragones en las cercanías de Toledo y les requisó un botín muy especial: 30 toros que los galos pretendían lidiar para su regocijo el día de Santiago. Para más humillación, la diversión de la que se vieron privados los franceses la disfrutaron los españoles, pues dedicaron la jornada a torearlos en Ajofrín (Toledo) frente a decenas de paisanos llegados de los pueblos cercanos. Al parecer, el único que estaba en contra del evento era el cura, debido a que le daba miedo que los galos entraran de improviso. Pero la respuesta de «Francisquete» fue tan tajante que le dejó relativamente tranquilo: «¡No importa! Si vienen los recibiremos, y los derrotaremos como siempre».

Así, hasta que el 11 de noviembre de 1811, estando Francisquete en el castillo de Belmonte (Cuenca) junto con su partida, es sorprendido y rodeado por más de 2.000 franceses, a las órdenes del general d’Armagnac, jefe de la columna llegada de Tarancón. El manchego, decidido a no rendirse gritó: «¡Moriremos matando!» y apostó a sus soldados en la muralla y los torreones de la construcción. Su resolución hizo que algunos vecinos se unieran a aquella última y desesperada defensa. Con sus guerrilleros hizo frente a las tropas francesas, decidido a que si caían, lo harían derramando el máximo posible de sangre francesa, finalmente el día 12 fueron muertos dos de sus mejores soldados, Benito Cano y Miguel Bázquez, siendo Francisquete herido y hecho prisionero junto con los escasos hombres que le quedaban.

Francisquete fue fusilado el 13 de noviembre de 1811, a los 49 años, tras 3 de lucha, en las murallas de Belmonte, enterrándose al día siguiente, por mandato del general francés, en la Iglesia Colegial de la localidad, con asistencia del Ilustre Cabildo. D’Armagnac ordenó que se le rindieran honores y se le enterrara con sus armas.

El héroe que se dejó la vida para que el ejército invasor fuese expulsado de España, es recordado en Camuñas, su pueblo natal, generación tras generación, siendo conmemorado el 1º fin de semana de agosto, da nombre a una calle y en la plaza del Ayuntamiento está su busto en bronce.

En Belmonte, donde fue fusilado, con motivo del 2º centenario de su muerte, la asociación “La Partida de Camuñas”, la asociación local “Infante D. Juan Manuel” y representantes de los Ayuntamientos de Belmonte y Camuñas lo homenajearon, otorgándole el nombre de una de sus calles, “Calle Tío Camuñas”, y una segunda placa donde se mencionan unas palabras del propio Francisquete extraídas de una carta enviada al General Nescencia, que dicen así: “Yo no he estudiado nada, pero sé por la luz natural, que un pueblo oprimido es un pueblo que sufre violencia”.

En la actualidad, “el Tío Camuñas” ha quedado en la cultura popular de varios lugares de España como una forma de asustar a los niños. En Asturias se dice que vive en los tejados o desvanes, de los que baja para llevarse a los niños. En algunos lugares de León se utilizaba la expresión “pareces el tío Camuñas” para llamar a alguien desaseado y astroso. En Extremadura se asusta a los niños con la frase “que te lleva Camuñas”. En los Pirineos oscenses es una denominación familiar del diablo con la que se asusta a los niños.
………………………………………………………………………………..
«Guerrillero valeroso que combates a la Francia, cuenta siempre con mi amor si libertas a mi España».

ROSA M. CASTRO