Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

ALEJANDRO VILLANUEVA

El viernes, el presidente de Estados Unidos, tras unas declaraciones desafiantes en las que criticaba duramente a los deportistas que “faltaban el respeto al himno y a la bandera”, exhortaba a los dueños de los equipos a despedir a los jugadores que protestaran el himno, llegando a pedir a los hinchas de la Liga de Fútbol Americano (NFL) que boicotearan la competición.

Los equipos de la Liga no se tomaron bien las palabras del presidente y, en los campos del fútbol americano, los jugadores desafiaron a Trump con una rodilla en tierra, brazos entrelazados o simplemente ausentes mientras se entonaban las notas del himno.

Uno de los equipos más ofendidos por las palabras de Trump fue el Pittsburgh Steelers, por lo que los jugadores decidieron que no saldrían a la ceremonia del himno previa al partido entre los Steelers y los Bears de Chicago en el Soldier Field.

Todos los jugadores se quedaron en el vestuario, menos el tackle izquierdo de los Steelers de Pittsburgh, el español Alejandro Villanueva, que salió y permaneció de pie, con la mano en el corazón mientras sonaba el himno americano.

Villanueva, hijo de un oficial de la Armada Española que estaba destinado en Estados Unidos trabajando para la OTAN, tuvo un gesto de profundo patriotismo, quizás porque antes de jugar en la NFL fue capitán de la Armada de los Estados Unidos, y para él nunca será una opción la falta de respeto al himno nacional.

ROSA M. CASTRO

Be Sociable, Share!

    1 thought on “ALEJANDRO VILLANUEVA

    1. Una cosa es respetar un himno y otra, muy distinta, venerarlo mano en pecho. Este señor ha servido en el Ejército de uno de los países más criminales de la historia, y parece que se siente muy orgulloso de ello, sí. Me asquea sobremanera que caigáis (caigas, Rosa) en el discurso de “mira los americanos, qué patriotas; aquí sacas una bandera y no sé qué”… a ver si nos enteramos de la realidad de pobreza, miseria, segregación y explotación laboral de Yanquilandia y vamos un poco más allá de las fotografías, por Dios.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies