EL ESTILO DEL MONTAÑERO SEGÚN JULIUS EVOLA

  Todos los que hacen montañismo en serio, que escalan, que superan crestas, paredes, salientes, canales helados y comisas, se apropian una especie de modo de ser común, los rasgos principales del Continuar >>

CONTROL A LAS MASAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y OTROS

¿Somos parte de un lavado de cerebro masivo que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas, algo muy conveniente para las grandes empresas de comunicación y conglomerados que crean productos Continuar >>

LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

 

EL REY QUE SE CREÍA RANA

Felipe V, primer rey de la dinastía Borbón, tenía un extraño carácter y su ánimo pasaba rápidamente de la euforia a la depresión, debido a esos cambios de humor se le llamaba “el Animoso” o “el Melancólico”…

Pero, nada hacía presagiar lo que sucedió la mañana del 4 de octubre de 1717, ese día el rey salió a cabalgar y de repente sufrió un ataque de histeria porque creyó que el sol le atacaba.

A partir de entonces, la locura del rey se fue acrecentando hasta el extremo de que llegó a no dejarse cortar por nadie el pelo ni las uñas porque pensaba que sus males aumentarían. Estaba obsesionado con que podía ser envenenado a través del contacto de la piel con la ropa, así que vestía siempre con la misma camisa, camisa que debía haber usado antes la reina. Con todo esto, su aspecto era fantasmagórico, llevaba la ropa hecha jirones, el pelo larguísimo, sin afeitar, y las uñas de los pies le crecieron tanto que llegó un momento que ya no podía ni andar.

Comenzó a deambular por las noches y a tener los ritmos cambiados. No era infrecuente que convocara a su Consejo a altas horas de la madrugada, y en 1728 Felipe V llegó a recibir a algunos embajadores descalzo, en camisa de dormir e incluso sin pantalones.

Sufría brotes depresivos, violentas pesadillas y extrañas visiones. Alguna vez le encontraron intentando montar a los caballos representados en los tapices de los Reales Alcázares, pues sufría fuertes alucinaciones, en alguna de ellas llegaba a creer que no tenía brazos ni piernas… y que era una rana.

ROSA M. CASTRO