ÉTICA REVOLUCIONARIA

 

“Ética Revolucionaria”.
Compilación a cargo de Pedro Varela.

El idealismo y la sensibilidad de los jóvenes corazones se mofan de todas las tretas. Así era en nuestra juventud. Así ha sido siempre. Pero hoy en día parece que, efectivamente, la juventud está cercada y esclavizada con cadenas de oro por un Sistema materialista.

Ello nos ha movido a publicar una vez más Ética Revolucionaria, que en su día tuvo tanto éxito y constituía parte del bagaje formativo indispensable de la juventud. Este librito refleja, con la sinceridad de los 20 años, el espíritu que animaba nuestro idealismo.

Este nada tiene que ver con jóvenes llenos hasta la saciedad, hartos o cansados de la vida, con grupos caóticos, “hollywood – nazis”, “hooligans” de fútbol o las tribus urbanas del capitalismo. Para nosotros el Arte debería ocupar el primer lugar en todos los campos de la vida.

También formamos parte de la Naturaleza y esta es parte de nosotros mismos, por eso hemos de volver a ella. La Religión nos indica el fin último y primordial de nuestra existencia, de ahí que deba ocupar el primer lugar. Uno tras otro los capítulos que ofrecemos intentan ayudar al joven de hoy en una andadura difícil y emocionante: Descubrir la Verdad y llenarla de Sentido. Para ello hay que revalorizar la entrega y el servicio en contraposición al beneficio y el placer por todo ideal. En la Familia, en la Nación o en el Trabajo, los valores de Orden, Disciplina, Camaradería, Tradición o Voluntad siguen siendo esenciales.

Quien conozca el alma de la juventud, podrá entender que sea ella justamente la que abra con mayor alegría los oídos a la llamada de la lucha idealista. Suele mantener una postura revolucionaria de cien distintas maneras. Es, en pequeño, un reflejo de los grandes hombres del futuro, pero, a menudo, con un sentimiento mejor y más sincero. En las diversas ediciones se fueron añadiendo puntos y corrigiendo otros, pero en esencia el mensaje permanece invariable.

Sin duda, estas máximas no sólo no han quedado desfasadas sino que son de plena utilidad para el joven que, aún hoy, intenta seguir nadando contracorriente con éxito.

P. Varela

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies