CUANDO ETA NO GOBERNABA

El 11 de diciembre de 1987, hace 30 años, la banda terrorista ETA perpetró el atentado contra la Casa-Cuartel de Zaragoza tras hacer explotar un coche bomba.

La masacre ocasionó la muerte de 11 personas, entre ellos cinco niños, y 88 heridos, la mayoría de ellos civiles.

A las 6:10 de la mañana del 11 de diciembre el guardia civil que custodiaba la puerta del cuartel se apercibió de que dos hombres estacionaban un vehículo Renault 18 frente a ésta. Cuando se dirigió hacia ellos para avisarles de que no podían dejar el automóvil allí, éstos se dieron a la fuga, por lo que sospechó que podría tratarse de un atentado y procedió a regresar al cuartel a dar la voz de alarma. En ese momento, los terroristas montaron en otro vehículo y abandonaron el lugar.

Sin tiempo para avisar a las personas que dormían en la casa cuartel, los 250 kg de amonal que contenía el R-18 explotaron, produciendo un inmenso boquete y el derribo instantáneo de las cuatro plantas del edificio. La onda expansiva afectó también a las casas colindantes. Inmediatamente llegaron al lugar efectivos de la Cruz Roja, fuerzas de seguridad y personal médico para socorrer a las víctimas. El derrumbe del edificio provocó que se tuviera que proceder al desescombro en busca de personas atrapadas. El trasiego de vehículos de urgencia fue enorme, y propició la muerte accidental del conductor de un ciclomotor que fue arrollado por un vehículo militar.

Los bomberos fueron extrayendo escombros y fueron apareciendo las víctimas, hasta un total de 11, entre las que se encontraban dos gemelas de 3 años, una niña de 7 años y otra de 6. Además, se produjeron 88 heridos, algunos de los cuales sufrieron serias amputaciones. Los trabajos se prolongaron durante toda la noche.

A las 13 h. del día siguiente se encontró el cuerpo sin vida de una niña de 3 años, y a las 13:45 los últimos cuerpos, que correspondían a Ángel Alcaraz y Mª Dolores Franco, esposa de un guardia civil también fallecido.

La autoría de la matanza de Zaragoza correspondió al Comando Argala, un comando itinerante de la organización terrorista compuesto por ciudadanos franceses que regresaban a Francia tras la comisión de los atentados, al no tener las autoridades españolas jurisdicción en territorio francés. Años más tarde, entre 1989 y 1992, fueron detenidos tanto los autores materiales como los intelectuales del atentado en varias operaciones policiales.

Terroristas que idearon y ejecutaron el atentado de Zaragoza, éstas fueron las condenas que les fueron impuestas:

Josu Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera: Condenado en Francia a 10 años de prisión, fue extraditado a España en mayo de 1996. Tras tres años en prisión en espera de juicio, en enero de 2000 el Tribunal Supremo decretó su puesta en libertad al apreciar que sus delitos ya habían sido juzgados en Francia. La Fiscalía y la Asociación de Víctimas del Terrorismo recurrieron esta decisión y Josu Ternera volvió a ser imputado como inductor del atentado, pero no compareció ante el tribunal y huyó de la justicia, siendo cursada una orden internacional de detención contra él, que se encuentra en paradero desconocido.

Francisco Mujika Garmendia, Pakito: el 18 de junio de 1993 fue juzgado por el Tribunal Correccional de París por los delitos cometidos en suelo francés, y condenado a 10 años de cárcel por ordenar y proporcionar los medios materiales para los atentados que cometió el comando Argala. Fue extraditado a España el 8 de febrero de 2000 y juzgado por la Audiencia Nacional, que le condenó el 3 de junio de 2003 a 2.354 años de prisión por 11 delitos de asesinato y otros 88 más en grado de frustración.

Joseba Arregi Erostarbe, Fitipaldi: Fue juzgado con Pakito por los mismos cargos y su condena por el atentado de Zaragoza fue también de 2.354 años.

Henri Parot, Unai: Fue juzgado por la Audiencia Nacional el 8 de marzo de 1994, siéndole impuesta la segunda condena más alta de su historia: 1.802 años de cárcel por el atentado de Zaragoza. Con 82 asesinatos a sus espaldas, Parot suma en total 26 sentencias condenatorias con las que acumula 4.800 años de prisión.

Jean Parot, Jacques Esnal y Frederic Haramboure: Capturados en Francia, fueron juzgados el 19 de junio de 1997 por un tribunal francés, y los tres fueron condenados a cadena perpetua

¿Derechos Humanos? ¡PARA LAS VICTIMAS!

¡¡¡NI OLVIDO NI PERDÓN!!!

Alfred Horn

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies