EL SÍNDROME DE ESTOCOLMISTÁN

Se suele entender por Síndrome de Estocolmo, el transtorno sicológico que se produce en una persona secuestrada cuando termina por mostrarse comprensiva y empatizar con sus secuestradores. Por extensión, suele aplicarse a Continuar >>

LA GUERRA QUE VENDRÁ

Conforme se manifiesta con mayor claridad que la crisis económica no va a encontrar una solución satisfactoria, menos aún por parte de las clases políticas y financieras occidentales que la han provocado Continuar >>

NACER PARA NUNCA MORIR

“En Italia, compañeros, en Italia sólo había un socialista capaz de guiar al pueblo hacia la revolución: Benito Mussolini” LENIN A dos años vista del primer centenario, hoy es el aniversario de Continuar >>

EL CASOAISLADISMO PERTURBATUS ¿SÍNDROME CONGÉNITO O EPIDEMIA?

Cuando escribo estas líneas, se ha detectado un nuevo brote de CP (Casoaisladismo Perturbatus) en la Pérfida Albión. Expertos médicos consultados por esta Redacción empiezan a sospechar que el nuevo síndrome pudiera Continuar >>

LA CUP QUIERE AMEDRENTAR AL PÁTER CUSTODIO

A nuestros lectores de EL CADENAZO, que os hemos tenido informados del bombardeo sistemático que está recibiendo el Páter Custodio en Hospitalet, Barcelona, informamos que le ha salido otro intento de intimidación. Continuar >>

ANÁLISIS INTELIGENTE DE GRAMSCI

Las universidades de todo el mundo han sido convertidas al “pensamiento único” como bien lo prescribiera Gramsci… ¿Por qué en algunos países todavía es posible el diálogo con gente de “extrema izquierda”? Continuar >>

LA DERROTA DE ESPAÑA

No sé si será impresión mía pero me angustia sobremanera la deriva de los acontecimientos en España. El Régimen del 78, que nació de una traición, la de la Cámara que debía Continuar >>

 

EN EL MOMENTO JUSTO

aborto1

 

aborto1

– ¿Estás segura de que quieres seguir adelante? ¿No te das cuenta de que este niño lo puedes tener en cualquier otro momento?

Debí lanzar una de las peores miradas asesinas de la historia de la humanidad, porque el pobre muchacho pareció encoger en su pupitre.
De todas las frases que escuché aquellos tormentosos días, aquella fue sin duda una de las más desafortunadas. En aquel momento, mi compañero de clase me pareció un auténtico imbécil. Hoy pienso que el pobre se limitó a repetir lo aprendido tras tantos años de adoctrinamiento progresista. Ánimalito… pero vaya forma de meter la pata.
Por mucho que un proabortista quiera pensar que matar a un bebé dentro del vientre de su madre es un derecho, es obvio que, ni siquiera alguien tan obtuso podría creer que si pones fin a una vida, esa misma vida podría volver en el momento que a tí te parezca más conveniente.
Y sin embargo, aunque no se lo crean ni ellos, esta es otra de las mentiras que repiten constantemente.
Porque no les entra en la cabeza que las personas somos quienes somos desde mucho antes de nacer. Que mientras vivimos en el útero somos más pequeños, tenemos otro aspecto, pero somos exactamente los mismos que el día que salimos de allí.
Que en el momento en que mi amigo me dijo aquella frase, el niño que tenía en la barriga es el mismo que hoy, 17 años después, es un chaval con mil virtudes, manías, defectos e inquietudes. El mismo que de chiquitito se cayó de lo alto de un tobogán y no soltó ni una lágrima, para demostrarme que era muy fuerte. El mismo que ha aguantado mis broncas después de cada trastada. Que lloró amargamente aquel día que le grité tanto por no haber hecho los deberes (todavía se me hace un nudo en la garganta cuando recuerdo sus lágrimas). El que se escapó del colegio con 6 años. El que vio amanecer aquella mañana en una playa de Alicante, sentado a mi lado, con los ojos como platos. Ese y no otro. El protagonista de un millón de recuerdos impagables.
Yo no sé qué habría sido de mi vida si mi hijo no hubiera llegado justo en ese momento. No tengo ni idea. Sólo sé que todos pensaban que si tenía a mi hijo, arruinaría mi vida. Pero, en realidad, una verdadera ruina sería una vida sin él. Sin mis hijos.
Por eso soy incapaz de entender que alguien pueda anteponer cualquier ambición personal a la vida de un hijo, por mucho que aún no haya salido del vientre de su madre. Porque lo que para un abortista es eliminar una molestia, en realidad es borrar una persona de su vida. Y no una persona cualquiera, sino la más importante.

Ana Pavón