Loading

wait a moment

“LA OBRA NACIONAL DOPOLAVORO (POST-TRABAJO) EN LA ITALIA FASCISTA”

La Obra Nacional Dopolavoro (Institución Nacional Post-Trabajo) está enmarcada en la vasta acción iniciada por el Régimen Fascista para asistir a los trabajadores y constituye uno de los institutos sociales más modernos, que, por un lado, resuelve el problema del descanso de los trabajadores, y, por otro lado, penetra en las masas, tendiendo a elevarlas física, intelectual y moralmente.

Creada por el Duce en 1925, puede decirse que representa una de las instituciones más originales y audaces del Fascismo. En espíritu y en práctica, revela ser uno de los medios más poderosos de educación social y de progreso civil.

La Obra no se manifiesta como expresión de un humanitarismo superado y humillante, sino como expresión del interés con que el Estado se consagra a sus ciudadanos, y particularmente a los trabajadores.

En Italia, el espíritu del Dopolavoro nace de la doctrina y del concepto fascistas, que no consideran al trabajador como a una sub-especie humana, menesterosa de la particular atención de los electos, sino como productor de la riqueza nacional; y, por ello, merecedor y digno de que se lo facilite en sus aspiraciones a mejorarse para gozar los beneficios del progreso y de la civilización moderna, a elevarse y educarse espiritualmente para poder participar a la vida del Estado, del que ya no se siente ajeno, y del que es parte esencial y activa.

El Dopolavoro es la fragua ardiente en que se forja el nuevo ciudadano productor. Y así como el Fascismo tutela por medio del Sindicato el trabajo y sus legítimos derechos, así también da al pueblo, por medio del Dopolavoro, la sensación cotidiana de la asistencia del régimen, restaurando su sentimiento de la familia, célula de la sociedad nacional, alejándole del ocio y del vicio, utilizando la tendencia asociativa de las masas para encauzarlas en el sentido de la evolución progresiva del cuerpo y del espíritu.

La Italia de Benito Mussolini fue la primera nación del mundo que, con visión realista, a la acción de amparar los intereses de los trabajadores en el campo económico, unió la acción de ampararlos también en el campo moral, adoptando y creando los medios apropiados para elevar la mentalidad de los trabajadores mismos, sus costumbres, su sistema de vida, con la firme convicción de que, de este modo, se satisfacen sus más legitimas e integrales aspiraciones.

En efecto, la Obra Nacional Dopolavoro reúne, encuadra y disciplina, encauzándolas hacia una finalidad única, las manifestaciones artísticas, deportivas y culturales que surgen en el pueblo como una necesidad espiritual, y las coordina, las incrementa, las desarrolla.

ALFRED HORN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies