Loading

wait a moment

SAN JUAN O EL AGUILA DE PATMOS

La tarde del pasado sábado, la Antorchada nos dejó algunas anécdotas -circustancia habitual, por otro lado-; la más comentada fue la del tipo que pedía a gritos ser abofeteado, haciéndolo desde una altura prudencial, of course.
Pero, en segundo lugar y destacada, se encuentran los comentarios que desató la presencia de una gran bandera de España estampada con el Águila de San Juan que portaban asida de lado a lado, orgullosamente, dos asistentes a la convocatoria.
Algún -más de dos- amigo o tal vez camarada que asistió a la Marcha nos llamó la atención acerca de esta circustancia, insinuando o directamente diciendo que “no procedía llevar la bandera franquista”.
Debo reconocer que fui el primer sorprendido ya que en los 7 años que lleva celebrándose este evento, si no me falla la memoria, es la segunda vez que alguien porta esta enseña.
Huelga decir que ni bandera ni abanderados fueron apartados o recriminados por la Organización.
De lo relatado, lo que me resultó más alarmante no fue la presencia del Águila, sino la ignorancia y los complejos asumidos por una buena parte de” los nuestros”.
Parece como si distanciarse de uno de los más característicos símbolos del franquismo nos otorgue, o bien una pátina revolucionaria o bien una señal de buena voluntad democrática, los dos extremos entre los que fluctúan actualmente las estrategias del “Área”.

Yo creo que en realidad, el contagio de determinados tics solamente nos homologa en la estupidez congénita de esta sociedad adocenada, instruida con mano sabia por advenedizos o arribistas a la muerte de Franco.
Y poco más… ni nos hace más modernos, ni más actuales, ni por supuesto, más listos.

Fue en 1968 cuando Editorial Juventud publicó en España el esperado album “El tesoro de Rackhman el rojo”.
Tenía yo apenas 6 tiernos añitos y ya Tintín me había descubierto que la imponente águila que lucía por aquel entonces en mi bandera, era en realidad un símbolo de mi civilización.
San Juan, el Evangelista, en el ocaso de su vida se encerró en una cueva de la isla griega de Patmos para redactar El Apocalipsis.
A Juan, convertido en mito de la cultura greco-latina, se le asocia desde entonces con un águila debido a la altura del cuarto evangelio y por tal motivo fue llamado “El Aguila de Patmos” y a la negra ave símbolo de la fuerza del que vuela alto y que es capaz de mirar al sol sin quemarse los ojos, “aguila de San Juan”.

Estirpes, principes y reyes de naciones europeas eligieron para su heráldica a tan noble animal.
La mismísima Reina Isabel, por ejemplo. Que incluso eligió para fecha de su coronación, el día de San Juan.

No seamos ceporros, por favor.
Dejemos la estupidez para los demócratas.

LARREA    DIC/2017

 

Be Sociable, Share!

    2 thoughts on “SAN JUAN O EL AGUILA DE PATMOS

    1. En lo referente a la bandera, desde luego, el sistema educativo ha hecho estragos (por eso Cataluña, no es una excepción) y se adoptan los complejos de los peperos y demás familias. En cuanto al PIJO, PIJO , viviendo en un piso del SUPERPIJO barrio de Salamanca, él mismo se retrataba con su puño en alto, seguro que después se tomó un whisky para calentarse un poco con su pandilla de PIJOS

    2. No me lo puedo creer…..llamar la atencion por una bandera con el Aguila….se equivocaron con una marcha de Nuevas Generaciones,seguro,pobrecillos.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies