EL ESTILO DEL MONTAÑERO SEGÚN JULIUS EVOLA

  Todos los que hacen montañismo en serio, que escalan, que superan crestas, paredes, salientes, canales helados y comisas, se apropian una especie de modo de ser común, los rasgos principales del Continuar >>

CONTROL A LAS MASAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y OTROS

¿Somos parte de un lavado de cerebro masivo que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas, algo muy conveniente para las grandes empresas de comunicación y conglomerados que crean productos Continuar >>

LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

 

QUÉ POCO QUEDA DE LA ESPAÑA QUE ME ENAMORÓ

Me estaré haciendo viejo pero conforme más avanzan los años menos reconozco a la España que me enamoró.

La España que me enamoró era sólo una, la de mi colegio Nacional donde en posición de firmes izaban la bandera cada mañana al iniciar la jornada, la que en sus clases recordaba nuestra historia entre los versos de los grandes literatos y las gestas de nuestros grandes héroes. La de ahora ya no es una, en los colegios ya no se acuerdan de su bandera, izan, si es que ponen alguna, esteladas e ikurriñas, no nombran España y usan poetas o personajes que la denigran.

La España que me enamoraba era aquella de los patrióticos y marciales desfiles militares a los que mi padre me llevaba, la de ahora se avergüenza de la milicia y llena sus festejos de piojosos perroflautas tocando extranjeros ritmos de batucadas.

La España que me enamoraba era la de la exaltación del mundo rural, de la felicidad del reencuentro con tus raíces, de saborear y sentir nuestras tradiciones; la de ahora aniquila el mundo rural y nos amontona en deshumanizadas ciudades invitándonos a un egoísta consumismo.

La España que me enamoraba era una auténtica hermandad entre españoles, recuerdo por ejemplo cuando me operaron de las anginas cómo los vecinos venían a verme y me traían juguetes… o cuando hice la Comunión, la del cuarto me regaló los guantes, la del primero el libro que llevabas en la mano, la del entresuelo el álbum para las fotos… así todos en humilde pero sagrada hermandad; ahora hablan de solidaridad que consiste en “amar sin medida” a extranjeros que no conocen, mientras a tus compatriotas ni los saludas y te importa un bledo lo que les pase.

Esto es a lo que nos llevaron esos “maravillosos” estadistas que nos inocularon un veneno llamado Constitución que acabó poco a poco con todo lo que me enamoraba de mi Patria.

Amé tanto esa España que jamás dejaré de hacerlo y de luchar por ella, aunque a veces tenga la sensación de luchar por un recuerdo, y cuando más me convenzo de que hay que luchar es después de pasar jornadas con mis Camaradas como hace una semana en Antorchas; ahí vuelvo a sentir esa España que me enamoraba y te das cuenta que, aunque muy difícil, es posible.

CARLOS GARCÍA  -12/17.