LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

LA MEMORIA HISTÓRICA DE TU BARRIO

Cuando Lincoln dijo aquello de “se puede engañar a todo el mundo algún tiempo… se puede engañar a algunos todo el tiempo… pero no se puede engañar a todo el mundo todo Continuar >>

SIMONE DE BEAUVOIR: FILOSOFÍA DE LA DEGENERACIÓN

El feminismo, la ideología de género, no es otra cosa que otra vuelta de tuerca del marxismo cultural que estrangula nuestra sociedad. La inversión de valores que vivimos supone que lo infecto Continuar >>

 

LA RENDICION DE BREDA

Durante el transcurso de las guerras que en Flandes enfrentaron a los Tercios españoles del ejército de Flandes con el ejército de las Provincias Unidas de los Países Bajos, tuvo lugar el asedio de Breda.
La ciudad fortaleza de Breda estaba gobernada por Justino de Nassau y defendida por una guarnición de 14.000 soldados.

En agosto de 1624 los ejércitos españoles bajo el mando del Marqués Ambrosio Spínola Doria, General de los Estados de Flandes, asediaron Breda.
Spínola decidió cortar los suministros de la ciudad, y para ello ordenó construir trincheras, barricadas y fortificaciones, mientras que paralelamente cavaba con los zapadores túneles subterráneos de mina con la intención de dinamitar desde abajo las murallas de la ciudad, pero el ejército holandés al mando de Mauricio de Nassau contrarrestó esta maniobra construyendo túneles de intercepción que inutilizaron la mayoría de los construidos por los españoles.
El General Spínola al no poder tomar la ciudad, la cercó y esperó a que se rindieran por escasez de víveres o falta de refuerzos, y los defensores resistieron el asedio con las reservas que les quedaban.

En febrero de 1625, llegó como refuerzo para los sitiados un ejército de 6.000 ingleses bajo el mando de Ernesto de Mansfeld y 2.000 daneses a las órdenes de Steslaje Vantc (que murió en combate), pero en un montículo próximo al camino les rechazaron 300 infantes ligeros, 158 piqueros y 65 ballesteros españoles provenientes de Bolduque, lo que impidió a los daneses liberar a los asediados.

Tiempo después, el ejercito inglés envío un espía a la ciudad para ver cuántos días más podrían aguantar, el espía dijo que no más de 11 días, por lo que el ejército inglés, viendo que su ayuda iba a ser en vano, se retiró.

Después de 11 meses, la ciudad no podía resistir más el asedio y no había esperanza de ayuda exterior, por lo que el 31 de Mayo comenzaron las negociaciones con el asediado Justino de Nassau. Ambrosio de Spínola, al mando de ejército español asediador, también veía a sus tropas agotadas y así las condiciones de rendición fueron favorables para ambos.

Justino de Nassau se rindió en Breda el 5 de junio de 1625, después de un duro asedio que dejó miles de muertos y mutilados en ambos bandos, entre ellos, su hermano Mauricio, que murió por enfermedad contraída en la campaña.

Las tropas salieron de la ciudad con las armas al hombro y las banderas desplegadas. Con gran boato, Justino de Nassau salió por la puerta de Bois-le-Due, junto con 300 hombres, en dirección a donde se encontraba Spínola. Este les esperaba con sus mejores galas, montado a caballo y rodeado de su séquito. Al llegar Justino de Nassau a su altura, le saludó cortésmente y se arrodilló para entregar las llaves de la ciudad al vencedor, pero Ambrosio de Spínola en un noble gesto, desmontó de su cabalgadura para evitar la superioridad de recibir las llaves desde el caballo y le impidió al vencido poner la rodilla en tierra agarrándole por el brazo.

La rendición de Breda fue la victoria más importante de Spínola y una de las últimas de España en la Guerra de los Ochenta Años, sirviendo como fuente de inspiración a varias obras artísticas, entre las que destaca la de Diego Velázquez en su famoso cuadro titulado “La rendición de Breda” o “Las Lanzas”, donde queda representada la entereza resignada del vencido y la generosidad serena del vencedor.

La ciudad de Breda permanecería bajo dominio español hasta 1637.

ROSA M. CASTRO