EL ESTILO DEL MONTAÑERO SEGÚN JULIUS EVOLA

  Todos los que hacen montañismo en serio, que escalan, que superan crestas, paredes, salientes, canales helados y comisas, se apropian una especie de modo de ser común, los rasgos principales del Continuar >>

CONTROL A LAS MASAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y OTROS

¿Somos parte de un lavado de cerebro masivo que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas, algo muy conveniente para las grandes empresas de comunicación y conglomerados que crean productos Continuar >>

LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

 

LAS FEMINISTAS CALLAN CUANDO LA VIOLACIÓN PROVIENE DE UN MUSULMÁN

Las feministas en silencio ante la epidemia de violaciones en Europa por parte de musulmanes.
Las agresiones sexuales se disparan después de países abren sus puertas al “multiculturalismo”

Articulo escrito originalmente por
Paul Joseph Watson

Después de años de poner el grito en el cielo sobre una epidemia de violación en los campus universitarios en los Estados Unidos que no existía, las feministas se mantienen en silencio sobre la verdadera epidemia de violación barriendo Europa – porque está siendo perpetrada principalmente por los hombres musulmanes.
Los grupos feministas han luchado incansablemente para llamar la atención sobre su afirmación de que una de cada cinco mujeres en los campus universitarios son víctimas de asalto sexual. Esta cifra fue totalmente desacreditada por el Departamento de Justicia de EE.UU. en el informe de diciembre del 2014, que encontró que los no estudiantes son 25% más propensos a ser víctimas de asalto sexual de los estudiantes.
De hecho, la tasa real de estudiantes universitarias que se conviertan en víctimas de agresión sexual es de 6,1 por cada 1.000 estudiantes, en comparación con 7,6 por cada 1.000 personas no estudiantes. Eso significa que sólo 0.03-de 5 alumnas, no uno de cada cinco, son víctimas de asalto sexual.
El mito de epidemia de violación en el campus de la universidad fue ilustrado prominentemente en noviembre del año pasado cuando se supo que la espeluznante historia violación en grupo en la Universidad, de la revista Rolling Stone de Virginia fue casi con toda seguridad fabricada. Este fue sólo uno de los numerosos escándalos de violación de la universidad que resultó ser completamente artificial.
“La verdad es que no hay un brote epidémico de violación en la universidad”, escribe Glenn Harlan Reynolds , profesor de derecho de la Universidad de Tennessee. “De hecho, la violación en los campus universitarios es – como violación en el resto de América – caída en la frecuencia. ¿Y ese número violación en la universidad de 1 en 5 a mantener la audición en la prensa? Es completamente falso, también. (Incluso los autores de ese estudio dicen que “No creemos que una de cada cinco es una estadística representativa a nivel nacional,” porque muestrea sólo dos escuelas.) “
Mientras que las feministas se apresuran a condenar el “patriarcado del hombre blanco” por escándalos de violaciones inexistentes en América, su actitud frente a las epidemias de violaciones reales que se están llevado a cabo por hombres musulmanes en toda Europa ha sido notablemente más reservada.

 

REINO UNIDO

En 2012, se supo que más de mil niñas en su mayoría blancas en la ciudad de Rotherham norte de Inglaterra fueron de manera sistemática golpeadas y abusadas sexualmente por bandas de violadores musulmanes principalmente pakistaníes. Un informe publicado a principios de este mes confirmó que el Ayuntamiento de la localidad gobierno laborista y la policía han encubierto este horror, porque tenían miedo de ser caracterizados como racistas o políticamente incorrecto.
Por más de 15 años, las pandillas criminales de violación estaban protegidos por las autoridades debido a su etnia extranjera. Mientras tanto, las chicas jóvenes estaban siendo golpeadas y violadas, entonces ignoradas, etiquetadas de mentirosas y sin defensa porque eran blancas.
La reacción de las feministas a esta indignante situación , incluso después de un informe inicial 2013 confirmó la profundidad del escándalo, era un completo silencio o incluso un acuerdo tácito con la forma en que el gobierno del Labor trató el tema.
La escalada impactante de agresiones sexuales contra mujeres se atribuye a la creciente población musulmana inmigrante en los países escandinavos de Dinamarca, Suecia y Noruega también ha sido casi universalmente ignorado por los grupos feministas.

 

DINAMARCA

Las tasas de criminalidad desglosados por nacionalidad en Dinamarca muestran que las personas de países musulmanes representan el octavo de los nueve primeros puestos de la lista. Además, las cifras muestran que los somalíes fueron condenados por crímenes, incluyendo agresiones sexuales innumerables, casi diez veces más que los que tienen la nacionalidad danesa.
De hecho, más de la mitad de todos los violadores condenados en Dinamarca tienen origen inmigrante, según las estadísticas oficiales, a pesar del hecho de que los inmigrantes y sus descendientes representan menos del 10 por ciento de la población. “Los iraquíes, iraníes, turcos y somalíes están sobrerrepresentados dramáticamente entre los violadores condenados en Dinamarca”, informa BT.dk.
Cuando Lars Hedegaard, el Presidente de la danesa (e internacional) free Society Press, llamó la atención sobre estas estadísticas alarmantes, no fue aclamado por los grupos feministas para arrojar luz muy necesaria sobre el asunto, fue encontrado culpable de “discurso de odio” en virtud del artículo 266 b del Código Penal danés.
Como Phyllis Chesler, Emerito Profesor de Psicología y estudios de la Mujer de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, señala , “el crimen de Hedegaard fue señalar” el gran número de violaciones de la familia en las zonas dominadas por la cultura musulmana en Dinamarca.

 

SUECIA

Ya que abrazó el multiculturalismo en 1975, Suecia se ha convertido en la capital violación del oeste, con sólo la pequeña nación africana de Lesotho con más asaltos sexuales.
Las violaciones en Suecia se han disparado por un impactante 1,472% desde mediados de los años 70, con 6.620 agresiones sexuales que se informa a la policía en el 2014 en comparación con sólo 421 en 1975.
“El 77,6 por ciento de los violadores del país se identifican como” extranjeros “(y eso es importante porque en Suecia,”extranjero” es generalmente sinónimo de  “inmigrante de un país musulmán”), escribe Selwyn Duke. “Y aunque esto probablemente subestima el problema, ya que el gobierno sueco – en un esfuerzo por ocultar el problema – Registros de segunda generación los autores musulmanes son catalogados simplemente como “Suecos”.
Duke cita un informe de la mencionada Lars Hedegaard y su colega Ingrid Carlqvist, dos periodistas que documentaron, “Una nueva tendencia (que) llegaron a Suecia con toda su fuerza en los últimos decenios: la violación en grupo, prácticamente desconocido antes en la historia penal sueca. El número de violaciones en grupo aumentó espectacularmente entre 1995 y 2006. Desde entonces no se han realizado estudios de los mismos “.

Las autoridades no han investigado adecuadamente la epidemia de violación por temor de ofender sensibilidades ‘multiculturales’ – como sucedió en Rotherham.
“En los casos de violación en grupo, culpables y las víctimas suelen ser jóvenes y en casi todos los casos, los autores son de origen inmigrante, en su mayoría de los países musulmanes. En un asombroso número de casos, los tribunales suecos han demostrado simpatía por los violadores. En varias ocasiones los tribunales han absuelto a los sospechosos que han afirmado que la niña quería sexo con seis, siete u ocho hombres”, afirma el informe.
Al igual que en Dinamarca, las autoridades llegaron con más fuerza en los que sopla el silbato en la epidemia de violación musulmán de los que realmente cometer los asaltos.
“Un político local Suecia Partido Demócrata llamado Michael Hess fue condenado por el cargo de incitación al odio” denigración de los grupos étnicos “para hacer su reclamo”, escribe Duke. “No importaba que él hubiese vivido en países musulmanes y que en el juicio se presentaron pruebas sobre la posición de la sharia en la violación; el tribunal afirmó, informa el Despacho Internacional  “que la cuestión de si es o no el pronunciamiento de Michael Hess cierto, o parecía ser fiel a Michael Hess, no tiene relación con el caso.”
Medios de prensa en Suecia también evitan rutinariamente mencionar el origen étnico de los violadores acusados, refiriéndose a ellos sólo como “suecos”.

El año pasado, la policía sueca también publicó una lista de 55 “zonas para no ir”a guetos de mayoría musulmana, donde los trabajadores encargados de hacer cumplir la ley y las ambulancias están en riesgo de un ataque violento. En 2013, Estocolmo sufrió una ola de violentos disturbios por jóvenes en su mayoría inmigrantes.

 

NORUEGA

En Noruega, casi la mitad de todas las violaciones cometidas en Oslo en 2011 se llevaron a cabo por individuos de África, Oriente Medio o de origen asiático, a pesar del hecho de que los inmigrantes musulmanes representan sólo 1,5 a 2 por ciento de la población.
Además, el 100 por ciento de las violaciones agravadas de violencia física fueron cometidos por individuos de África, Oriente Medio o de origen asiático.
Dirigentes políticos de izquierda respondieron a las cifras por absolver de culpa a “solicitantes de asilo traumatizados” y en su lugar señalaron con el dedo a la policía para fomentar “la xenofobia y los prejuicios” simplemente por informar de las estadísticas.
Estas estadísticas ilustran claramente que Europa, y en particular los países escandinavos, que han lanzado sus puertas de par en par a la inmigración en nombre del multiculturalismo, está sufriendo una epidemia de violación que es casi enteramente atribuible a los inmigrantes musulmanes y sus descendientes.

 

HIPOCRESÍA FEMINISTA

Entonces ¿por qué las feministas ignoran habitualmente los crímenes cometidos contra la mujer por medio de un sistema de creencias – Islam – que trata a las mujeres como ciudadanas de segunda clase?
La respuesta es obvia; la Tercera ola del feminismo tiene poco que ver con la protección de los derechos de las mujeres y todo que ver con la ingeniería social.
Debido a que la epidemia de violación musulmana no se puede culpar al “patriarcado del hombre blanco” que los grupos feministas radicales tratan de desmantelar, rehúsan las feministas llamar la atención sobre los crímenes contra las mujeres que no están siendo cometidos por hombres blancos occidentales. Una crítica similar también se acahaca a las feministas por su obsesión con cuestiones triviales como camisa “sexista” del científico Matt Taylor más allá de cuestiones como la mutilación genital femenina (MGF) dentro de las comunidades musulmanas y africanas.
Además, diciendo en voz alta el sistema de creencia islámica por su trato abominable de las mujeres feministas abriría hasta los cargos de ser racista y políticamente incorrecto de sus aliados ideológicos de izquierda. Las feministas prefieren evitar esta guerra civil retórica a enfrentar la realidad frente a las amenazas reales a la igualdad de género.
Mientras que las mujeres jóvenes de toda Europa están siendo atacadas por bandas de violación musulmanes que creen que su comportamiento es coherente con las enseñanzas islámicas, feministas como Anita Sarkeesian están gastando millones de dólares en campañas para mejorar la imagen de las mujeres en los videojuegos, que como el escándalo Gamergate ha puesto de manifiesto , no es en sí mismo más que una estratagema solapada para crear amiguismo institucionalizado y reeducar a millones de jugadores jóvenes.
El fracaso en nombre de los grupos feministas que dedicar una atención adecuada a los musulmanes y la epidemia de violación barriendo Europa revela el verdadero rostro que caracteriza a la tercera ola del feminismo – la hipocresía rampante y una estrategia de restar importancia y soslayar temas genuinos de derechos de las mujeres que no encajan en el deformado paradigma de culpar de todo al al patriarcado blanco .