(VÍDEO): MARCHA DE LAS ANTORCHAS 2016

MARCHA DE LAS ANTORCHAS 2016       Continuar >>

¡TURURULL!

“¿Yo?, yo estoy por la cara” … A servidor, que conoce esas casas como si las hubiera parido, siempre le ha hecho gracia este clásico, el chascarrillo de toda la vida entre Continuar >>

BOICOT A… ¿PRODUCTOS CATALANES?

Así que boicot a los productos catalanes ¿no?…. Ya. A. MARTÍN El gráfico que ilustra cómo todo lo que compras y comes está en manos de 9 multinacionales https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/el-grafico-que-ilustra-como-todo-lo-que-compras-y-comes-esta-en-manos-de-9-multinacionales   Continuar >>

PRENSA ROSSI

¿Pero es que no sentís curiosidad? ¿Pensáis que podréis seguir con vuestra vida, criar a vuestros hijos, realizaros laboralmente y como persona, vivir en Comunidad, pagar vuestras facturas, aparcar bien el coche, Continuar >>

REGALOS PARA LOS CHURUMBELES

¿Aún dudas qué regalar a tu hija en la próxima Navidad? ¿Te sientes mal por ello? ¿Crees que eres un mal padre? No pienses más y lee: Si quieres estar de acorde Continuar >>

100 AÑOS DE LA DECLARACIÓN BALFOUR

  Un siglo de usurpación, dolor y opresión para el pueblo palestino. (Caricatura del artista jordano Latif Fityani) A. MARTÍN   Continuar >>

UN CÓMIC FUTURISTA Y ANTIFASCISTA

¿Les gustan los comics? Pues no lean éste. Es una bazofia. Puede que los propios demonios interiores de los autores le hayan dado forma; si es así, hay que convenir que sus Continuar >>

 

MOSCARDÓ

 El 5 de abril de 1929, José Moscardó Ituarte había ascendido a coronel. En abril de 1931, con la instauración de la II República y como consecuencia de las reformas militares puestas en práctica por el nuevo ministro de la Guerra, Manuel Azaña, le fue anulado el ascenso, aunque tiempo más tarde le repondrían.

En 1936 el coronel Moscardó era director de la Escuela de Educación Física de Toledo y el 18 de julio estaba en Madrid con el equipo de deportistas españoles que iban a las Olimpiadas de Berlín, tenía en ese momento 58 años de edad. Nadie contactó con él para el Alzamiento, pero estaba destinado en Toledo y le correspondía por antigüedad el mando militar de la plaza, así que dejó al equipo olímpico y se fue a Toledo.

Inicialmente se hizo pasar por leal a la República, pero cuando Madrid le ordenó que trasladase a la capital un millón de cartuchos que estaban en el polvorín toledano, puso mil pegas y se los quedó. Madrid era frentepopulista y Toledo estaba a favor del Alzamiento por su tradición religiosa (en Toledo residía la sede primada de España). El día 18, en Toledo, no hay más incidente que el ataque de un grupo de obreros a un cuartel de la Guardia Civil. Pero, Toledo al igual que las ciudades que le rodean, quedaron en el lado rojo y al oír por la radio el difícil avance franquista, Moscardó se da cuenta que las tropas nacionales tardarán en llegar a la ciudad, así que era necesario proveerse de alimentos y no dejar salir los cartuchos que le reclamaban desde Madrid.

Dado que el golpe de Estado había sido en vacaciones de verano, el economato del Alcázar no tenía casi de nada… Tenían agua porque el Alcázar tenía varios pozos aljibes. Cerca del fuerte, encontraron un depósito de 2.000 sacos de trigo. La carne estaba estrictamente racionada (cuando finalizó el asedio sólo quedaban vivos cinco mulos y el mejor caballo de competición que había en el Alcázar, que había sido respetado hasta el final). En la noche del 18 al 19 diversos militares y, sobre todo, cadetes de la Escuela Militar de Toledo llegan a la ciudad. Para demorar la entrega del millón de cartuchos Moscardó dijo que necesitaba una orden firmada y sellada… y la orden llegó. Entonces se disculpó diciendo que no tenía forma de enviarlos a Madrid… y le enviaron 40 camiones.

Entre tantas disculpas ya era 21 de julio, y en su calidad de Comandante Militar de la Plaza, firma el Bando de guerra, que el capitán Vela leyó en el patio del Alcázar, a los pies de la estatua de Carlos V, declaración que las tropas repiten por las calles de Toledo. El mismo día 21 y el 22 se producen los primeros bombardeos republicanos sobre el Alcázar. El 22 llega la columna de milicianos y esa noche Moscardó cierra las puertas del Alcázar… no las volverá a abrir hasta el 28 de septiembre, en que es liberado por las tropas nacionales.

La República trató de negociar con Moscardó, negociación que llegó a su punto más alto a las nueve de la mañana del día 9 de septiembre de 1936, cuando se presentó en la puerta de Capuchinos del Alcázar Vicente Rojo, para entregarle a Moscardó una oferta de rendición, que éste no aceptó; también tuvo una propuesta de los asediantes, consistente en salvar la vida de su hijo Luis, que se hallaba en poder de los rojos, a cambio de entregarse él y los que le seguían, propuesta que tampoco aceptó.

Al ser liberados por las fuerzas del general Varela, Moscardó pronunció la siguiente frase: “Mi general, sin novedad en el Alcázar.”

Al día siguiente de la liberación, llegó Franco, siendo saludado por el Coronel Moscardó con estas palabras: “Mi general, le entrego el Alcázar destruido, pero el honor queda intacto”. Por este hecho se le concedió a Moscardó la más alta condecoración española al valor, la Cruz Laureada de San Fernando. Además se concedieron otras dos de este tipo y la Cruz Laureada Colectiva a todos los defensores. Fue ascendido a General. En 1948, el Jefe del Estado Francisco Franco le concede el título de Conde del Alcázar de Toledo, con grandeza de España.

Falleció en Madrid en 1956, a los 78 años de edad.

ROSA M. CASTRO