EL ESTILO DEL MONTAÑERO SEGÚN JULIUS EVOLA

  Todos los que hacen montañismo en serio, que escalan, que superan crestas, paredes, salientes, canales helados y comisas, se apropian una especie de modo de ser común, los rasgos principales del Continuar >>

CONTROL A LAS MASAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y OTROS

¿Somos parte de un lavado de cerebro masivo que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas, algo muy conveniente para las grandes empresas de comunicación y conglomerados que crean productos Continuar >>

LA CAMARADERÍA: ORIGEN ESPAÑOL DEL TÉRMINO

  Su origen viene de cuando los Tercios españoles tenían que prolongar su estancia en algún lugar. Entonces se reunían en grupos de ocho o diez para hacer “camarada” o “camareta”. Así Continuar >>

SOBRAN LAS AUTONOMÍAS. ¡NO CON MIS IMPUESTOS!

Son el verdadero agujero en las cuentas públicas españolas. El recorte que más necesitamos pero en el que paradójicamente ningún partido quiere meter la tijera. Ya no es cuestión sólo de los Continuar >>

NO SON NOTICIEROS RUSOS, SINO BILL GATES Y SU PORTAL MSN

Millones de lecturas diarias… Si un día nos habla de la cirugía estética de la Reina Letizia, otro nos cuenta las amantes solteras que de soltero tuvo el Rey Felipe VI, o Continuar >>

A VER CÓMO TE LO DIGO, CELIA.

  Venga, empecemos por su biografea, pues hay que informarse; además así no me acelero y pierdo el norte. Y no es para menos, y además por si alguien es de estómago Continuar >>

ACERTIJO

  Putiferio de inanes y capones; Almoneda de putas y cornudos; Lupanar de payasos y bufones Aspaventeros que se creen sesudos. Cochiquera de ruines y rufianes; Insufrible corral del esperpento; Oratorio de Continuar >>

 

EL MANDO DE LA PLAY

Me contaba un compañero que, para poder jugar a la play mientras estaba con su hijo de 4 años, le daba uno de los mandos y le hacía creer que ambos jugaban, cuando en realidad el mando del niño no estaba conectado. Así, el pequeño estaba tan contento pensando que las partidas las ganaba o perdía él, pulsando aquellos botones. Mientras, su papá, jugaba a su antojo sin que el niño molestara demasiado.

Así funciona, básicamente, nuestra democracia. Nosotros somos ese niño. La pantomima de votar cada cuatro años es el mando desconectado que nos da este maravilloso sistema. Pulsamos los botoncitos creyendo que somos nosotros los que manejamos el juego, pero los que juegan son otros. Y nosotros, no pintamos nada.

Encima, cada vez que algún incauto declara no ser demócrata y comenta que, por mucho que usemos el mando, nosotros no decidimos nada en ese juego, todos contestan que los que no son demócratas y no usan el puñetero mando, no juegan y no deben opinar.

Así que, después de la empalagosa fiesta de la democracia, todos volverán a quedarse calladitos y sin molestar, porque creerán que ya han participado en el juego. Y en realidad, nada cambiará.

A no ser que algún día nos dé por levantarnos del sofá y desenchufar la play.

ANA PAVÓN

PAV1