19-VII DÍA DE LOS MÁRTIRES DE LA CRUZADA. ASCENSO POR LA ROCA DRETA A LAS ERMITAS DE SAN ANTONIO Y DE SAN RAMÓN

“Hacer desaparecer la desesperación es desesperante, pues la desesperación hace a nuestra vida ser lo que es”. (Erich Friedl)

“La vida se ve mejor desde arriba”. (Grupo alpinista Oliver-Pineda)

Con motivo de la conmemoración del Día de los Mártires de la Cruzada, el 19-VII-2020 camaradas de la Hermandad Totalitaria Barcino efectuamos una nueva Marcha con motivo de tal efeméride. Ascendimos a la cima del Montpedrós (348 m), en cuya explanada se encuentra la ermita de San Antonio así como los restos de un antiguo castillo o fortificación inicialmente del Siglo IX -construido el mismo al parecer sobre un asentamiento o poblado layetano-, conocido como Castellnou de Cervelló. Esta vez la ruta elegida fue una circular y de fuerte ascenso llamada “La Roca Dreta”. Una vez en la cúspide de la montaña, a la vista tenemos unas magníficas panorámicas sobre toda la comarca del Baix Llobregat y del macizo del Garraf-Ordal.

Descendimos por la pista forestal que hay junto a unos restos de muralla dirigiéndonos hacia la segunda cima, coronada por una gran cruz; estamos hablando de la montaña de Can Cartró cuya cima está situada a 338 metros sobre el nivel del mar, Can Catró es la montaña más alta de San Baudilio de Llobregat y el punto más alto de su término municipal. Ante la gran cruz se leyó la “Oración a los Caídos” del gran Rafael Sánchez Mazas (1934) en memoria de los sagrados Mártires de la Cruzada de 1936-39, tan vilipendiados y despreciados hoy por la chusma democrática y su abyecta desmemoria histérica.

Descendemos de Can Cartró rumbo al “Camino del Cordal”, dura ascensión que nos conduce hacia la ermita de San Ramón, edificio de tipo neorrománico construido en el Siglo XIX. En la cima, junto a la ermita, hay un pequeño bar que abre de martes a domingo y un Centro de Interpretación del Paisaje que abre los fines de semana. En el bar decidimos echar un pequeño refrigerio teniendo frente a nosotros una fantástica panorámica de todo el Delta de Llobregat y del Mons Iovis (Montjuic).

Finalizado el almuerzo, visita a la ermita, cuyo interior fue destruido totalmente por la canalla roja en 1936, es decir la misma gentuza que hoy reivindica su particular “Memoria Histórica” interpretando ésta de una forma totalmente torticera, tergiversada, falsaria y criminal; no podemos esperar nada mejor de estos Hijos de la Tinieblas: “lo que a nosotros nos honra, a ellos les envilece…” Por otro lado decir que la advocación de la ermita es la de San Ramón Nonato, el “Patrón de los recién nacidos”; de hecho, aún es costumbre por parte de algunas personas el llevar exvotos subiendo a la ermita y poner una vela a San Ramón como así pudimos comprobar; el culto satánico -el aborto- que hoy impera en este podrido Occidente basado en el repugnante, cobarde y vil aniquilamiento de los niños antes de que éstos alumbren a la vida, efectuado dentro del propio y sagrado claustro materno; es como el sacrificio ritual de sangre que esta pseudo-civilización perversa y demoníaca practica para perpetuarse indefinidamente, cuando realmente lo que está haciendo es cavar su propia tumba. Los modernos europeos prefieren tener mascotas (perros, gatos, etc) a tener hijos, y mientras la subhumanidad se extiende por todo Occidente como una mancha de aceite, algo así como las ratas y los gusanos que devoran un cadáver en pleno proceso de descomposición y/o putrefacción. La Modernidad profana y profanadora ha sustituido “la llama de la vida” por “la charca de los vicios” como dijo A. H. en su adolescencia a su inseparable amigo August Kubizek…

Salimos de la ermita de Sant Ramón y nos dirigimos hacia una zona pétrea llena de insculturas o cazoletas descendiendo hacia la localidad de Sant Boi de Llobregat por el Camino Viejo de San Ramón. Dichas insculturas o cazoletas, muy frecuentes en toda la Sierra del Montbaig, son de origen Neolítico y de uso cultual, tal vez funerario o para rituales de libación como ya vimos en otras caminatas por el Baix Llobregat, la Sierra de Collserola o mismamente en el Mons Iovis. Ante una de estas insculturas o cazoletas nos fotografiamos con la bandera de la Hermandad Totalitaria Barcino en memoria de todos los Caídos por Dios y por España.

En fin, en total unos 15 km de marcha con el ascenso a tres de las montañas más emblemáticas y simbólicas de la Sierra del Montbaig-Montpedrós, ello bajo un calor y un bochorno más que considerables; pero al fin y al cabo como dice el refrán “en julio, beber y sudar, y el fresco en balde buscar”…

FUERZA HONOR TRADICIÓN

Joan Montcau

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate