Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

2019: GLOBALIZACIÓN, LA VÍA MUERTA

Acabó el año con estas dos instantáneas sobre mi mesa, ambas llegan con la etiqueta de “solidaridad”, pero en una de ellas la citada calidad humana es más falsa que un duro de Negrín.

En la primera de las fotos remitida por mi admirada camarada Irene, el día de navidad Nikolaos Michaloliakos entrega regalos a niños griegos. La prensa la tildaría de “imagen populista” o de estrategia de marketing electoral. Pero lo cierto, lo verdaderamente cierto, es que estos obsequios salen de los bolsillos -escuálidos bolsillos sería el término correcto- del partido Amanecer Dorado, ergo de sus afiliados.
Con esos dineros miman a su infancia, pero sobre todo, mantienen viva la ilusión de nuestros crios en sus tradiciones.
Si aquello que hacemos de corazón nos granjea la simpatía de nuestros compatriotas, escuetamente: lo estamos haciendo bien.

 

 

La segunda fotografía… la segunda fotografía es harina de otro costal.
Se trata de la llegada a Algeciras del barco Open Arms con más de 300 inmigrantes a bordo “rescatados” en alta mar.
Si se toman la molestia de ampliar y observar la instántanea, verán nitidamente a un grupo compacto de hombres jóvenes que -huellas de cansancio aparte- talluditos, están en la mejor edad para trabajar y procrear, y en realidad nada tienen que ver con nosotros los europeos.
Los titulares de prensa con toda intención hablarán de “rescate en alta mar” por incentivar la predisposición del lector que, abrumado, se imagina al Titanic escorado y a pique, con estos pobres señores tiritando entre tiburones mientras la orquesta toca el “A degüello” del Álamo.
Y ciertamente esa sería la definición exacta de rescate.

Lo que no es un rescate, incluso aunque así lo digan tivís, radios y prensa escrita, es el bochornoso negocio de mercancía humana al que se prestan entusiastas los Medios de Comunicación que consiste en: embarcar en las playas de Libia -previo pago- a un número exagerado de personas en un cascarón de nuez, remolcarlos 12 millas naúticas hasta aguas internacionales y una vez en ellas, pegar un telefonazo a los “transportistas oficiales” que por allí dormitan al pairo para que se hagan cargo del “stock de coque”.
El resto es coser y cantar.
El capitán del buque negrero comienza su ronda de llamadas simultáneas a los puertos europeos y a los medios de comunicación y… la entrega está asegurada.

Oigan, si se tratara de una misión humanitaria lo lógico sería devolverlos a las costas de Libia de las que salieron, que apenas se encuentran a una hora de distancia y no meterse en una travesía de 2.000 kilómetros.
Objetivamente no se trata de un rescate: ¡¡es una línea del Alsa!!.
Una vez en tierra firme llega el día despues, que es asunto que para la prensa deja de tener interés informativo.
Una gran parte de esos inmigrantes se quedarán en España y acabarán parasitando ayudas sociales, viviendo de prestado, colapsando ambulatorios y hospitales y, en definitiva, vegetando por aquí a costa del lomo de los “acogedores”. Aunque la mayor parte se dirigirán a la Europa central donde ya existen barrios en París, Londres, Bruselas o Amsterdam que alcanzan un 80% de mayoría musulmana.
Barrios de los que -curiosamente- han salido la totalidad de los acogidos asesinos de acogedores, y surgen como hongos en otoño partidos políticos cuyo programa se define como “sharia occidental”.

Cuando Pedro Sánchez se fotografía como “el rescatador del Aquarius” es ensalzado por los necios como héroe popular, mientras que hacer regalos a niños por la navidad en Atenas, es “populismo”.
Ya no cuela.

2019, es hora de que caigan las vendas de los ojos y elegir cuál es la Europa que queremos dejar para nuestros hijos: la nuestra o la vía muerta.

LARREA    31/XII/2018

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies