El gobierno catalán organizó un “referéndum” extraoficial el 9 de noviembre de 2014, en un clima festivo, al que solo acudieron un tercio de los votantes, pero con los 2 millones de votos consiguió animar a los independentistas e irritar al gobierno español, que había amenazado con arrestar a los dirigentes catalanes y aplicar el art. 155 de la Constitución. Amenaza que no se llevó a cabo.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, convocó las elecciones catalanas del 27 de septiembre con una llamada a convertir los comicios en un plebiscito sobre el futuro de Cataluña.
El objetivo de Convergència Democràtica es que la lista Junts pel Sí, que impulsa con Esquerra Republicana, consiga una mayoría absoluta de escaños, con lo que se consideraría legitimada para avanzar hacia la independencia. Si los ciudadanos de Cataluña eligen “una mayoría de diputados” favorable a la independencia, se iniciará el proceso de creación de un Estado independiente.

De esta forma convierten el ejercicio del 27 de septiembre en un sucedáneo del referéndum que el gobierno español se negó a autorizar declarándolo anticonstitucional.

En un principio solo las fuerzas políticas independentistas admitían este carácter de “plebiscito” (palabra que no consta en el decreto de convocatoria para evitar su impugnación por parte del Gobierno central).

Mariano Rajoy, dijo que eran unas elecciones autonómicas “como siempre” y que no iba a entrar en “maniobras de confusión”. Ahora Mas declara que los hechos han desmentido esta afirmación: “Ha quedado pulverizada”… y tiene razón.

Desde el propio Gobierno de la Nación se le está dando el carácter de referéndum…
Rajoy recaba apoyos internacionales… se cita con Merkel y Cameron en busca de mensajes contra la independencia… manda el mensaje a los catalanes de que los resultados del 27-S podrían hacer que Cataluña quedara fuera de la Unión Europea… y el colmo es la “ayuda”, en forma de debate, que dentro de la campaña se ha dado al candidato del PP, ¿cómo es posible que José Manuel García-Margallo tenga un debate con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, y en el mismo se traten las elecciones autonómicas como si fueran realmente un plebiscito?, ¿cómo se puede entender que el mismísimo Ministro de Exteriores de España tenga un debate separatista con un líder independentista?

Con estos antecedentes, no es de extrañar la chulería de Artur Mas, que ha considerado hoy que su candidatura se ha apuntado una primera victoria sobre el Gobierno central antes de los comicios del 27S: “Queríamos un plebiscito y es lo que tendremos”.

ROSA M. CASTRO

 


 

Mas ve un primer triunfo sobre Rajoy: “Queríamos un plebiscito y lo tendremos”

http://www.expansion.com/economia/politica/elecciones-catalanas/2015/09/25/5605243fe2704eae688b458a.html

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate