28 DE ABRIL: ¡MUSSOLINI PRESENTE!

Benito Mussolini, un socialista nacional, fue el primer ministro de Italia desde 1922. Las multitudes le vitoreaban por donde fuese; el rey enano, un tal Víctor Manuel, le había ofrecido incluso un título nobiliario, los principales escritores del mundo acudían para entrevistarle y todos los estadistas del mundo le halagaban.

Francia y el Imperio británico, naciones colonialistas desde el principio de su historia como imperios, le condenaron por su invasión de Etiopía una nación en la que aún existía la esclavitud.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Mussolini, en junio de 1940 declaró la guerra a las democracias. En julio de de 1943 los llamados “Aliados”, a los que se había unido Estados Unidos, desembarcaron en Sicilia gracias a la información táctica que les dio la mafia italiana… El 25 de ese mes, Mussolini fue destituido por el rey y encarcelado. El 8 de septiembre, el sustituto del Duce, el mariscal Pietro Badoglio, el traidor, pidió un armisticio a los Aliados y volvió sus tropas contra los alemanes.

Mussolini fue apresado, y Hitler ordenó su búsqueda y rescate. El 12 de septiembre se realizó la “Operación Roble”, el más arriesgado acto de comandos de toda la guerra. Unas unidades de las Waffen SS dirigidas por el capitán Otto Skorzeny aterrizaron en el Gran Sasso, una estación de esquí de alta montaña, y desarmaron a quienes custodiaban al Duce, a quien el Führer puso al frente de la República Social Italiana, en el norte del país. Italia quedó dividida entre los que permanecieron fieles al fascismo y los que traicionaron al Duce.

En abril de 1945, Mussolini, acompañado de unas docenas de leales, de su amante Clara Petacci y de una compañía de soldados alemanes, trató de marchar a Suiza. La radio comunicó que “la resistencia”, le había condenado a muerte, así como a sus ministros y al resto de dirigentes del fascismo sin que mediase juicio alguno. El día 27, unos grupos de partisanos comunistas (combatientes “ilegales” según todas las leyes de la guerra) cortaron el paso a la columna. Aunque los alemanes disfrazaron a Mussolini para llevarle con ellos en sus camiones, fue reconocido y detenido. Al día siguiente, él y la Petacci fueron asesinados.

Los detalles de este crimen están aún ocultos por la izquierda italiana. Un tribunal compuesto sólo por partisanos y “resistentes” dictó la condena a muerte, sin que hubieran comparecido ante él para defenderse Mussolini ni el resto de acusados. Se atribuye la ejecución al jefe partisano Walter Audisio, apodado Coronel Valerio, en el pueblo de Giulino di Mezzegra, muy cerca del lago Como. Sea como fuere, en ella participaron el socialista Sandro Pertini, entonces secretario general del PSI y más tarde presidente de la república, y el comunista Luigi Longo, que fue comisario político del batallón de italianos de las Brigadas Internacionales, diputado en la asamblea constituyente y, entre 1964 y 1972, secretario nacional del PCI, uno de los partidos comunistas más prosoviéticos que persistió tras la guerra. Se ha comentado multitud de veces, el gran interés e incluso participación directa, de los servicios secretos británicos en la rápida ejecución de Mussolini.

El 29 de abril, los partisanos llevaron los cadáveres de Mussolini, Petacci y trece jerarcas fascistas a Milán y los dejaron en la plaza de Loreto. Una muchedumbre se reunió en torno a los cadáveres y los vejó. Al reconocer a Mussolini, numerosos milaneses lo patearon, lo mutilaron y hasta le dispararon. La cara del Duce, reproducida hasta entonces en multitud de cuadros, bustos y fotografías, quedó desfigurada. ¿Cuántos de los que ultrajaron su cuerpo le habían aclamado antes? Para aumentar el escarnio, Mussolini, Petacci y cinco asesinados más fueron colgados por los pies del armazón de una gasolinera.

El llamado “Comité de Liberación Nacional”, hizo enterrar el cuerpo de Mussolini en el cementerio Mayor de Milán, donde hay más de un millar de fascistas asesinados en esos días de la primavera de 1945. La tumba carecía de nombre y estaba identificada sólo por un número, el 384.

El 23 de abril de 1946 un grupo de fascistas recuperó el cadáver, lo cual no fue sino el inicio de un deambular macabro, pues no sabían qué destino oculto darle. El 7 de mayo uno de esos fascistas, Domenico Leccisi, entregó el cuerpo, metido en una caja diminuta (en los traslados se perdieron varios dedos y otros fragmentos), al padre Parini, del convento milanés de Sant Angelo. Decidieron esconder el cadáver en el convento capuchino de Cerro Maggiore, cerca de Legnano. El superior lo ocultó primero bajo un altar y luego en un armario.

Allí permaneció hasta 1957, cuando se devuelven los restos a la viuda. Desde entonces descansan en el cementerio de San Casiano, en Predappio (Emilia-Romagna), el pueblo en que nació Mussolini en 1883.

Se calcula que unos 50.000 fascistas al año pasan por tal pequeña localidad de Predappio a presentar sus respetos a Benito Mussolini.

Aunque sea escabroso, conviene ver las imágenes de las vejaciones que sufrió su cadáver y el de sus camaradas y no olvidar la represión y asesinato de miles de fascistas en toda Italia.

Sírvanos el recuerdo de estos hechos, sucintamente reseñados, para no olvidar jamás lo “benévolos” que son los demócratas con los vencidos y para tener bien claro que a ningún personaje democrático de esa época se le rinden homenajes personales de tal envergadura. Nadie recuerda ya al borracho de Churchill, al genocida Stalin y Roossvelt pasó al olvido…

Pero los fascistas seguimos recordando al Duce. Sigue siendo ilegal hacer apología de su ideología en casi toda Europa, se sigue vituperando, insultando, denostando al fascismo. Los demócratas martillean y machacan a las nuevas generaciones contra su figura y el malvado fascismo, ideología que ha pasado a ser el culmen de todos los males del mundo. Sin embargo, no se le olvida y muchos nos declaramos, casi un siglo después, partidarios del fascismo o, al menos, reivindicadores de la figura histórica y política de Il Duce. Por algo será…

Benito Mussolini  ¡¡Presente!!

EL CENIZO

 

CENI5

 

Be Sociable, Share!

    2 thoughts on “28 DE ABRIL: ¡MUSSOLINI PRESENTE!

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate