II ALBERGUE SERGIO SERRALVO (4-5 SEPT. 2020)

Son tiempos difíciles para todos y muchos de nuestros guerreros son trabajadores con familia y problemas económicos derivados de estos extraños momentos en los que vivimos; eso nos hizo convocar la actividad como Marcha-Memorial, a la antigua usanza hasta que el año pasado cogió las rendas de este acto Prima Bellatrix.
No hay mal que por bien no venga y a los pocos días de la misma, vimos cómo los precios de alojamiento estaban a menos de 10 euros la noche y ni lo pensamos, replanteando el mismo y convocando el II Albergue Sergio Serralvo.
El viernes al mediodía fueron saliendo expedicionarios hacia el Valle de Boí, el camino se hace ameno a base del metal más épico, digno acompañante para entrar en el paisaje pirinaico. Nada mejor que matar dragones y cabalgar tigres para adentrarte en el corazón de la Cataluña ancestral. Destacar la magna obra hidroeléctrica realizada por quien todos sabemos en pro de facilitar la vida a los habitantes de tan lejanas tierras. Finalmente, nos dimos cita en Barruera, con el sol ya cayendo, para cenar unos y realizar un entrenamiento de crossfit los más aguerridos tarados. Una vez en Pla de l’Ermita y distribuidas las camas, mientras unos visitaban a Morfeo, otros peregrinaban a la luz de la luna a la Ermita de Sant Quirc de Taüll. La noche continuó visitando varias de las iglesias de la zona, claro ejemplo de románico catalán, y degustando cervezas de trigo a mas de 1.500 metros de altura.
La llegada de refuerzos fue matutina y brutal la marcha, donde la juventud pisaba fuerte. El primer tramo hasta el lago, acumula un desnivel de 776 metros. Banderas al viento, aguas congeladas y proclamas al cielo, para conquistar la isla del medio del Estany de la Gemena donde fue clavada nuestra enseña nacional. Comida y primeras deserciones, que se dedican a la siesta como máximo exponente de deporte patrio.
El resto de guerreros ascienden al Pic de la Gemena a 2553 metros donde se ubica la placa en memoria del camarada fallecido en estas montañas que tanto amó, y el “crómlech” que cada año como ritual vamos haciendo crecer.
Banderas en alto y gritos de rigor que hacen temblar las montañas.
De vuelta tras 10 horas de marcha en camaradería, algunos valientes aun quisieron degustar “longanizas” a los pies del Noguera Ribagorzana en Puente de Montañana, provincia de Huesca. Cerca de la 1 de la madrugada del domingo rompíamos filas los últimos guerreros, entre risas y promesas de repetir el próximo año.
Sergio Serralvo, ¡Presente!
PRIMA BELLATRIX, Honor y Tradición
Sr. Cangrejo

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate