A UN BUJARRÓN

 

El Cadenazo, aprovechando que aun no es delito leer ni citar a Quevedo, comparte con sus lectores una de sus poesías, titulada A un bujarrón”.

Dado que han transcurrido muchos años tras la muerte del autor, no transgredimos la ley de propiedad intelectual, única aplicable de momento a la hora de copiar a Quevedo.

Queremos dejar constancia que la proximidad con el día del orgullo, es una mera coincidencia, no buscada por nosotros sino por el azar, bendito azar, que pone ante nuestros ojos de nuevo estas líneas.

Disfrútenlas. Quevedo en estado puro…


Epitafio

Aquí yace Misser de la Florida,
y dicen que le hizo buen provecho
a Satanás su vida.
Ningún coño le vio jamás arrecho.
De Herodes fue enemigo, y de sus gentes,
no porque degolló los inocentes,
mas porque, siendo niños, y tan bellos,
los mando degollar, y no jodellos,
pues tanto amó los niños, y de suerte
(inmenso bujarrón hasta la muerte)
que si él en Babilonia se hallara,
por los tres niños en el horno entrara.

¡Oh tú, cualquiera cosa que seas,
pues por su sepultura te paseas,
o niño o sabandija,
o perro o lagartija,
o mico o gallo o mulo,
o sierpe o animal que tengas cosa
que de mil leguas se parezca a culo:
Guárdate del varón que aquí reposa,
que tras un rabo, bujarrón profundo,
si le dejan, vendrá del otro mundo!

No en tormentos eternos
condenaron su alma a los infiernos;
mas los infiernos fueron condenados
a que tengan su alma y sus pecados.
Pero si honrar pretendes su memoria,
di que goze de mierda, y no de gloria;
y pues tanta lisonja se le hace,
di: «Requiescat in culo, mas no in pace.»

FRANCISCO DE QUEVEDO

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies