ADIÓS CADENAZO

Cuando muere un amigo, cuando se despide a un camarada, lo típico y tópico es no sólo loar sus virtudes, suele ir añadido el demostrar lo buenas que fueron las relaciones con el finado, hasta el extremo de considerarlo como un hermano o un padre. Pero faltaría a la verdad si empezara entonando un canto de amistad eterna. No.

Lo cierto, y comprobable por la distancia en el tiempo que hay desde mi última firma aquí a ésta, es que durante un largo tiempo, hemos estado distanciados. Más (o todo) por mi culpa, que no por la suya, es cierto, pero distanciados. Estas cosas pasan en las mejores familias. Un día el tío Fredo, por un quítame allá estas pajas, por una mirada cruzada, deja de venir a las celebraciones. O la tía Merche se tufa por un comentario sobre sus croquetas y no contesta ni al teléfono. Pero eso no quiere decir que los tíos Fredo y Merche no quieran a la familia. Si pasa algo grave, estarán ahí, porque no dejan de ser familia.

Y eso es, eso ha sido, el Cadenazo para nuestro pequeño mundo. Familia. O casa familiar, donde toda tendencia tenía cabida. Y no sólo hablo por mi caso, algunos antiguos redactores, también fuera de órbita en temporadas más o menos largas, no dejaron nunca de mandarme enlaces a artículos del Cadenazo que consideraban interesantes. Y eso era innecesario, pues yo también lo seguía. Seguíamos todos porque, en definitiva, nunca dejó de ser nuestra casa, aunque estuviéramos enfurruñados y dando patadas a los botes por la acera sin atrevernos a llamar a la puerta, por ese orgullo podrido tan nuestro que nos hace tan difícil volver a entrar y compartir de nuevo el pan y la sal.

Ha sido, y esto es innecesario que lo diga, pues seguro que todos los que lean esto, hasta los rojos que sin duda nos han seguido, y no sólo para informarse de qué hacían estos fachas, sino porque nuestra calidad siempre ha sido muy superior a sus panfletos cargados de bilis y mala ortografía, repito, todos los que lean esto, saben que ha sido una experiencia magnífica, un hito, un decir adiós a cosas que ya no llevaban a ninguna parte en este momento de la sociedad y entrar en el siglo XXI de una pastelera vez.

Pero también ha sido semilla. Y semilla buena. Seguro que no tarda en germinar. Estemos atentos al futuro… y tratemos (lo digo en plural pero lo entono en primera persona) de olvidar pequeñas diferencias para buscar esos grandes fines que nos unen.

GUTIÉRREZ

Be Sociable, Share!

    2 thoughts on “ADIÓS CADENAZO

    1. Auténtica pena. No siempre compartí vuestras ideas pero era un gustazo sentir que quedaban patriotas de verdad. Veamos esas semillas.
      Arriba España

    2. Con ustedes se va una de las pocas publicaciones honestas e ideologicamente incorrecta. No se vale desarmar un ideal, un alguien, un algo que nos mantiene unidos e informados, somos los incorrectos y debemos permanecer unidos.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate