ADIVINANZA: ¿QUIÉN ES EL PERSONAJE MISTERIOSO?

Hace unos días, me sorprendí con unas referencias en las redes sociales a cierto personaje de cuya desaparición era el aniversario o algo así. Los comentarios provenían de perfiles de diverso tipo: desde empingorotadas marquesonas de la jerarquía pepera, hasta progretas de discurso chupiguay pasando por distintas subespecies de marujas, paletos de variado pelaje y hasta algún plumifero cultureta.
Todos coincidían en que España le debía mucho al tipo en cuestión. Una vez descartados los capos del FMI, de la banca nacional e internacional y de sanedrines financiero-mundialistas por el estilo, me picó la curiosidad por saber a quién se referían.
Al final descubrí la identidad del pájaro y me pareció buena idea que nuestros inteligentes lectores pudieran demostrar su sagacidad adivinándola. Para facilitar la labor investigadora, he aquí dos pistas:

1ª Pista.- Se trata de los dos primeros versos de una popular cancioncilla que, en la época de la Transición solía corearse durante reuniones, fiestas e incluso manifestaciones de algunos irritantes elementos poco respetuosos con dicha Transición. Son los siguientes:

En el pueblo de Cebreros, se impacientan los cabreros,
Ay chévere, chévere, chévere. Ay chévere, chévere, chon.
(…)

2ª Pista.- Si todavía no has resuelto el enigma, lee atentamente el siguiente soneto:

Fue mamporrero de un borbón perjuro
y él también escupió en su juramento.
España convirtió en un esperpento
y medró sin vergüenza y sin apuro.

Abrazó a un asesino comunista,
convirtió en mercadillo el Parlamento
y le sirvió, sumiso, el alimento
al sangriento animal separatista.

Entregó la Nación a los banqueros
y fundó un chiringuito de ladrones
que con milongas se lo llevan muerto.

Y ,como premio a aquestos desafueros,
lo elogian con incienso y oraciones
y le han puesto su nombre a un aeropuerto.

Los lectores que descubran la identidad del personaje misterioso no tendrán derecho a ninguna compensación en metálico (este boletín, aunque rico en imaginación, es paupérrimo en divisas). Disfrutarán, en cambio, del reconocimiento de sus amigos y vecinos si comentan con ellos su intelectual hazaña. También contarán con la admiración boquiabierta e incondicional de los descomunales miembros de esta Redacción.

J.L. Antonaya

 

ANT3

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate