ADOLF HITLER, MI AMIGO DE JUVENTUD

 

Hitler, al hablar de sus experiencias de juventud en “Mi Lucha” dice:
“A mis experiencias y conocimientos adquiridos entonces, poco tuve que añadir después; nada fue necesario modificar. Por el contrario, hoy estoy firmemente convencido de que en general todas las ideas constructivas se manifiestan, en principio, ya en la juventud, si es que existen realmente.”

De los miles de libros que se han escrito y se siguen escribiendo sobre Hitler uno sólo puede hablar con autoridad sobre esta época donde el joven Adolf formó su carácter, sus ideas constructivas y su cosmovisión. August Kubizek era su único compañero entonces, con quien compartía la enorme afición por el arte y la música, y por el maestro Richard Wagner en particular, que tanto influyera en Hitler, y ésta es la única obra que se conserva sobre esta época. Más aún, es el único libro que realmente puede hablar de Hitler desde la intimidad, pues Kubizek fue su único amigo y familia en aquellos años, por lo que Adolf conversaba por largas horas sobre sus inquietudes, planes e ideas con él.

Y el contenido de “Adolf Hitler, mi amigo de juventud” está realmente a la altura de las expectativas. En él se puede apreciar casi todas las características que hicieron de Hitler el hombre que fue. Su constante preocupación por el arte y los problemas sociales, su énfasis puesto en los valores y virtudes alemanas, y, sobre todo, su incansable estudio y planeamiento de proyectos para devolver a Alemania su grandeza y llenar al pueblo de beneficios que le den una mejor vida. Hitler daba una realidad asombrosa a sus planes que existían únicamente en su mente: dibujaba planos arquitectónicos, hurgaba hasta en los más mínimos detalles de la logística necesaria para llevarlos a cabo, mandando a averiguar por los detalles más nimios como si su obra fuera a ser construida al día siguiente. Ninguna obra de arte o arquitectónica pasaba desapercibida ante él, todo lo planeaba para utilizarlas en su reconstrucción de Alemania, y no pasaba un día sin que se ocupara de un problema social planeando soluciones a los mismos. De algunos de ellos August guarda incluso los planos de juventud que increíblemente se transformaron en realidad una vez alcanzado el poder que Hitler buscaba para poder realizarlos.

El relato de August Kubizek, más allá de ser simplemente la historia de una amistad de juventud, intentar no hacer referencia a lo que pasó después de aquellos años y no tener fines políticos, ya que siempre fue un desinteresado por la política y jamás quiso sacar provecho de sus experiencias, o hasta fue siempre reacio a contarlas o escribirlas para no aportar más leña al fuego del sensacionalismo creado sobre su amigo, es una obra de referencia, como no hay ningún otra, para todo historiador serio o simple curioso que quiera conocer la vida de Adof Hitler y las inclinaciones que lo formaron desde la más temprana edad.

R. BAU

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies