AHORRE TIEMPO, NO LEA: “No te olvides de matarme”

 

¿Quieren desincentivar la lectura? ¿Desean que alguien de su entorno se convierta en un ser ágrafo que se comunique con sonidos guturales y puede que algún ruido intestinal? No lo duden: este libro es su solución.

En él, usando como escusa el intercambio epistolar de Franco con su primer amor, Sofía Subirán, el autor desencadena a galope un ataque de mal gusto. La protagonista, una policía nacional que abandona el cuerpo tras una denuncia autoinculpatoria, drogadicta, lesbiana y sadomasoquista, a juego con su marido, un comisario sádico sediento de sangre, tiene su contra en el personaje bueno, un inmigrante marroquí, a punto de ser deportado, honrado como nadie, buenísima persona, aunque eso sí, con su toque de adicción a las drogas blandas, y en una anciana con pérdida de su memoria que nos traza un retrato de Franco peculiar: inmaduro, inculto, defensor de la eutanasia y, por supuesto, sádico e incapaz.

Queda un interrogante abierto al cerrar las tapas de tan nauseabundo relato: Si Franco era tan malo e incapaz, y ganó la guerra ¿cómo eran de malos los otros?

GUTIÉRREZ

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies