AL PUTÍN LE CRECEN LOS ENANOS

Al gran líder putiniano que encandila y crea fervores entre algunos camaradas le crecen los enanos…

Me temo que en el Kremlin no haya nadie con dos gramos de seso, para aconsejarle a Putin, que por lo menos sea coherente. Pues resulta que ahora no le preocupa el paso transcendental dado por Finlandia y Suecia, que significa el solicitar su entrada en la OTAN, cuando el 24 de febrero, echó mano de sus ejércitos, para impedir que fuera Ucrania, la que lo realizara.

Si a estas alturas Putin tuviera aún alguna credibilidad, podríamos interpretarlo como una rectificación o, incluso una esperanzadora señal de distensión. Pero no, la realidad es que Putin no tiene a mano respuesta alguna a la altura del significado histórico que representa esta ampliación de la OTAN, que confirma, por otra parte, la política atlántica de puertas abiertas, rechazada tajantemente por el Kremlin.

Con la ampliación, Rusia queda arrinconada al Báltico, duplica su frontera con la Alianza y ésta refuerza su flanco oriental, con la incorporación de dos ejércitos de nivel excelente, uno de ellos, el finlandés, con la mayor fuerza artillera de Europa occidental.

Parece que la OTAN cotiza al alta, estima Lluís Bassets. Gana credibilidad la defensa común. Nos lo demuestra el vuelco a favor, en las opiniones públicas sueca y finlandesa, que históricamente eran reticentes a ello. Las repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania) respiran aliviadas, mejor resguardadas ahora, de otra amenaza futura “medida técnico-militar”, del Kremlin, que así denominó a su invasión de Ucrania. Por su parte, el enclave ruso de Kaliningrado, colosal arsenal balístico y militar en el Báltico, quedará mejor vigilado e, incluso, neutralizado.

Con estos dos nuevos socios (Suecia y Finlandia) la Alianza será más nórdica y, también más “europea”. Se confirma lo que ya se sabía: la defensa europea pasa por la OTAN. Por lo menos por ahora, lo de la defensa estratégica autónoma de Europa, es decir, sin los EE.UU. queda en segundo plano. Si acaso como bala en la recámara para 2024, cuando Trump o alguien como él, pudiera repudiar, de nuevo, la garantía de seguridad colectiva y, exigir a la UE que se haga cargo por entero, de su defensa, que sería una situación aceptable por los social patriotas que buscan una tercera vía si marcara equidistancias de ambos bloques.

La OTAN se amplía por fuera con Suecia y Finlandia, que prácticamente ya estaban dentro. Pero con el rearme de Alemania, que a veces nos parecía que estaba fuera, también se amplía por dentro. Suecia y Finlandia, de alguna manera, compensan el Brexit en el tablero atlántico. OTAN y UE, se presentan hoy, desgraciadamente, como dos caras de la misma moneda.

Nunca habían estado tan cerca en sus posicionamientos políticos, ni habían compartido tantos socios. Por supuesto, nada de todo esto nos gusta a quienes nos molesta y rechazamos el liderazgo de usakolandia y , en cambio, tranquiliza a quienes son conscientes de la vulnerabilidad de los europeos y de su dificultad para garantizar su seguridad por sí mismos.

Es penoso, triste, lamentable, Putín lo único que ha conseguido por ahora es reforzar a la OTAN como el primo de Zumosol de Europa.

Y qué quieren que les diga, viendo cómo Putín ha tratado a sus hermanos “ucranianos” no me extraña que todos se vayan de cabeza a buscar amparo al paraguas de la OTAN olvidando los crímenes de tal organización incluso en territorio europeo. Ciertamente les entiendo, no comparto ni mucho menos  esta alegría “putaotanesca” que ha surgido, pero entiendo a los ciudadanos y a sus gobiernos viendo lo que a Putín le afectan las sanciones, la opinión pública, la ONU, la UE y la madre que nos malparió a todos los que vemos atónitos el caprichito del “kgebero” reconvertido en nuevo zar de la Gran Rusia.

Por favor, abstenerse los “dombassistas” de darme la tabarra, pues recuerdo, otra vez, nuestro propio lema de “todo separatismo es un crímen que no perdonaremos”…

Se consuma otra vez la política de bloques y queda arrinconada sine die la idea de un ejército europeo y eso se lo debemos a ambos dos, a los de la OTAN y a los putinianos que en expresión castiza: de los huevos de unos pueden colgar a los otros.

Si Putin no quería caldo, ahora tiene dos tazas, un diez como geoestratega merece el colega… Y hala a seguir babeando por él aquellos camaradas que siguen al orate de Duguin y sus soplapolleces y creen ver en el Putanesco de Putín un nuevo “salvador”…

EL CENIZO

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate