Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

ANÉCDOTAS HISTÓRICAS. CHURCHILL O CÓMO GOBERNAR BORRACHO

 

Conocida era la enemistad que existía entre el Primer Ministro Winston Churchill y Lady Astor, la primera mujer que ocupó un escaño en la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico.

En cierta ocasión, mientras estaban realizando una visita oficial a los Duques de Marlborough, Lady Astor le dijo a su adversario político:

-Lady Astor: ¡Qué vergüenza, Primer Ministro, está usted borracho!

-Winston Churchill: Sí, pero a mí se me va a pasar, y usted continuará siendo fea.

-Lady Astor: Señor, si usted fuera mi marido, le pondría veneno en la bebida.

-Winston Churchill: Señora, si usted fuera mi esposa, me la bebería.

Algo en absoluto extraño en este inglés que se bebía todo lo que se le ponía por delante, por detrás y a los lados.

Hasta aquí la anécdota. La historia nos señala que hay tres palabras que asociar con Winston Churchill, guerra, puros y alcohol… mucho alcohol. Variados son los testimonios de sus copiosas comidas y cenas en plena Segunda Guerra Mundial, siempre regadas por los mejores vinos, champañas y brandis. Según muchos de sus subalternos, el Primer Ministro británico estaba siempre bajo los efectos del alcohol, en mayor o menor medida, y era algo que ni el propio estadista negaba, todo lo contrario.

En otra ocasión al llegar de visita a la Casa Blanca encargó al mayordomo: “Necesito un vaso de Sherry en mi habitación antes del desayuno, dos vasos de whisky con soda antes del almuerzo, y champaña y brandy de 90 años antes de irme a dormir.”
Lo que da solidez a su fama de resistencia y adoración al whisky. Durante la Ley Seca en los Estados Unidos se refirió a la prohibición como “una afrenta a toda la historia de la humanidad”. Amén.

Pero ahí no acaban las virtudes de Winston, según el historiador David Cannadine, Churchill era “un gorrón desvergonzado y un artista de los sablazos”.

Churchill, sinónimo de oportunismo y alcohol en dosis iguales.

A.MARTÍN

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies