ANTIGUOS DIOSES

El problema no es de los dioses: el problema es tuyo que no los puedes ver.
Ellos navegan por el río de la sangre, como despreocupados marineros de submarinos en una misión secreta.
El problema es tuyo que no recuerdas nada y has perdido la noción de la belleza y de la lucha.
Las montañas con los huesos de tu gente no han cambiado de lugar.
La rueda del cosmos gira sin mirarte. Has despreciado lo único que importa.
Te has puesto a ti mismo un alto precio de mercado y no te diste cuenta que ya no hay mercado para vos, porque la oferta de traidores es infinitamente mayor a la demanda.
Cuando te llegue la muerte no te llevarás nada y no serás nada, porque habrás destruido lo único que podía trascenderte: la estirpe, el espíritu, la estética.
Los dioses están en el mismo sitio que antes, pero tú no sabes dónde, porque has quemado el mapa para que tu miseria se olvide.
Pero eso no cambia nada. Los dioses seguirán siendo ellos mismos y tú serás todo lo que ellos odian: la traición, la cobardía, la miseria, la nada.

JUAN PABLO VITALI

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate