ÁRABE Y CATÓLICO. FE Y REBELDÍA

Falleció el venerable y nonagenario arzobispo Hilarion Capucci: admirado y respetado en Oriente, desconocido y ninguneado en Occidente.

Teólogo, Vicario Patriarcal del Jerusalén Este, miembro de la Orden Basiliana de los Melquitas y a su vez parte del Sínodo de los religiosos Greco Católicos Orientales.

Nacido en la segunda ciudad de mayor importancia de Siria (ahora felizmente desinfectada del moderadamente opositor Terrorismo wahhabita), quedará en el recuerdo por su incansable lucha en favor del Pueblo Palestino.

A mediados de los 70 es detenido, juzgado y condenado por Israel a más de una década de prisión en lo que habría sido otro irregular proceso penal. Casi un lustro en la cárcel, sale de ella por intermediación vaticana y luego es deportado por las autoridades hebreas.

Desde entonces continuó perseverando en su activismo por tan noble causa dando conferencias y ofreciendo entrevistas en el país y en el continente que fueran, promoviendo y acudiendo a manifestaciones, etc.

Estuvo incluso a bordo de la fallida Flotilla que intentó romper el bloqueo judío impuesto a la Franja de Gaza, cuya población sigue malviviendo entre miseria y mugre, al igual que la de Cisjordania.

La maquinaria propagandística sionista procuró (con desigual éxito) desacreditarlo al otorgarle todas las maldades aparentemente factibles e imaginarias. Tan previsible y pueril estrategia puede que funcione cuando la diana es un disidente europeo pero se antoja algo más compleja cuando se trata de un destacadísimo sacerdote árabe y cristiano.

Al saber la noticia de su muerte, numerosos han sido los grupos de posiciones de resistencia en el mundo musulmán, laicos e islámicos, clérigos y seculares, que han mostrado sus condolencias: la Organización para la Liberación de Palestina, Hamas, Al Fatah, Hezbollah… los palestinos claro está, libaneses, sirios, iraníes, egipcios…

En sus propias palabras: «El amor a la Patria es, de alguna manera, el amor de Dios. Si lo amáis y tenéis conciencia, debéis defenderla. Lo contrario sería traición. Seríais un renegado. Yo quiero ser un hombre y no arrastrar una caricatura de él mismo. Porque el ser humano no existe sin libertad ni dignidad. ¿Cómo ser libre bajo ocupación extranjera? ¿Cómo mantener lo digno sin nación propia? En conciencia pues, luchad por Amor a vuestra Patria»

Hilarion Capucci: Aleppo, 1922 – Roma, 2017. Descanse en Paz.

HERR NEIN

 


 

Fallece el arzobispo Hilarión Capucci, terrorista para Israel, héroe de los palestinos

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/01/05/actualidad/1483638419_036102.html

herr1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate